<
>

Djokovic y una muestra de regularidad irrefutable en Wimbledon

play
Djokovic no tuvo problemas para vencer a Kokkinakis (2:37)

Fue 6-1, 6-4 y 6-2 para continuar en Wimbledon con el sueño de la "séptima". (2:37)

Es un Wimbledon distinto. La prohibición de jugadores rusos y bielorrusos hacen que está edición sea atípica. La decisión de la ATP y la WTA de que el certamen no entregué puntos incrementa mucho más la diferencia con todas las ediciones anteriores. Los jugadores, el clima, los rankings. Todo cambia, menos una sola cosa. La regularidad de Novak Djokovic en este certamen.

Los datos no mienten. El año pasado estos fueron los cuatro partidos de cuartos de final: Djokovic vs. Fucsovics, Khachanov vs. Shapovalov, Berrettini vs. Auger-Aliassime y Federer vs. Hurkacz. De esos ocho tenistas, el único que sigue con vida este año es Nole.

Fucsovics perdió en primera ronda ante Bublik, Khachanov no pudo participar en el torneo, Shapovalov cayó en segunda ante Nakashima, Berrettini se bajó por haberse contagiado de Covid-19, Auger-Aliassime se fue derrotado en primera por Cressy, Federer se está recuperando de una lesión y Hurkacz se despidió en primera instancia contra Davidovich Fokina.

Djokovic despachó en primera a Kwon y luego a Kokkinakis. En tercera ronda enfrentará a Kecmanovic.

Son datos que asombran por la irregularidad de los tenistas mencionados. Pero también llama la atención, y de sobremanera, la sobresaliente actuación del ex N°1 en este certamen. Está es su decimoséptima participación en Wimbledon. Los números en las 16 apariciones previas son de película: salió campeón seis veces, perdió una final, cayó tres veces en semifinales, se despidió en dos ocasiones en cuartos, una en octavos, dos en tercera ronda y una sola en segunda. Nunca perdió en el debut.

Lleva 81 partidos ganados en el All England y solo perdió diez. 23 de ellos son de forma consecutiva ya que alzó el trofeo en las últimas tres ediciones. Además, tras su victoria en primera ronda, se convirtió en el único tenista en alcanzar las 80 victorias en todos los Grand Slams. Su sueño de conseguir su séptimo trofeo en la Catedral del Tenis está intacto. Es cuestión de días saber si Nole seguirá haciendo historia.