Ajusta tu dieta en los meses de más frío

ESPN Run

Llegada la parte más fría del año, como las estaciones de otoño e invierno, muchos runners reducen sus kilometrajes de entrenamientos y cambian esas horas por ejercicios funcionales o de gimnasio. Si es tu caso, ten en cuenta que esto hará que tengas un cambio en la cantidad de calorías diarias quemadas, y que además tus músculos necesitarán algo más de proteínas debido a las sesiones de fuerza, por lo que deberás hacer algunos ajustes en tu alimentación. En este sentido, es muy probable que tu gasto calórico diario sea algo menor, por lo que tendrás que reducir las raciones de comida o eliminar algunos postres para equilibrar tu dieta. Eso sí, recuerda que reducir la cantidad de comidas diarias o saltarse alguna de ellas no es la mejor opción.

Por el lado de la calidad de los alimentos, una buena idea para el invierno es ingerir tres raciones de fruta y cinco de vegetales al día, pero reducir las fuentes de carbohidratos como pastas, pan, arroz o papas a medida que corras menos kilómetros semanales. Esto te ayudará a no ganar peso excesivo durante esta época del año.

En cuanto a las proteínas, busca fuentes de estos nutrientes que sean bajas en grasas, para así darle a tu organismo los aminoácidos que necesita para regenerar las fibras musculares dañadas al correr. Lácteos descremados, pescados, legumbres como la soja, quínoa, carnes magras, pechuga de pollo o huevos son buenas opciones.

Por último, ten en cuenta que las grasas no saturadas como las del aceite de oliva, los frutos secos, las paltas o aguacates, y las presentes en pescados de agua fría como el salmón no deben ser evitadas, sino consumidas en su justa medida, ya que son indispensables para el correcto funcionamiento de tu cuerpo.

¿Cambia tu dieta de verano a invierno?