<
>

¿Qué debe tener una bebida deportiva?

ESPN Run

Estar bien hidratados es indispensable, en especial cuando corremos. Además de hacerlo con agua, muchas personas recurren a las bebidas deportivas o también llamadas isotónicas. Se trata de preparados que favorecen la absorción del líquido, para lo cual es necesario que el organismo la reconozca como tales, es decir, deben tener la misma concentración de compuestos (azúcares y minerales) en solución que nuestra sangre. En concreto, la composición de las bebidas isotónicas suele constar de agua, hidratos de carbono de absorción rápida y electrolitos, que son sales minerales como el sodio, el potasio y el magnesio. En este punto, es importante insistir en la importancia de leer atentamente su composición, debido a que no todas las actualmente etiquetadas como bebidas para deportistas son isotónicas, y si quitamos las características específicas que hacen que la preparación sea equivalente en composición a nuestra sangre, al final lo que tenemos no es una bebida isotónica sino un simple refresco, y una concentración excesiva de solutos entorpecerá la absorción del agua, incluso comparándola con el agua sola. Para que esto no suceda, los hidratos de carbono no deben superar el 10% de la composición de la bebida.

Cuando están correctamente formuladas, estas bebidas favorecen la hidratación y reposición de electrolitos del organismo ante pérdidas importantes, debido a que contienen una cantidad de agua, hidratos de carbono y minerales adecuada para estos fines.

A la hora de hablar de los componentes agregados en una bebida isotónica para mejorar la absorción del agua, en primer lugar, aparecen los carbohidratos como la maltodextrina, un polímero de la glucosa con menos osmolaridad, o aminoácidos como la glicina, glutamina y la alanina que pueden tener una función similar a la de la glucosa en la absorción del agua. Otros componentes que se les añaden y que no están relacionados con la mejora en la absorción de agua son minerales, magnesio y calcio. También aminoácidos, pensando más en reponer los que se han degradado, carbohidratos de asimilación lenta para reponer las reservas de glucógeno, y vitaminas, de las cuales son más recomendables las hidrosolubles (vitamina C y grupo B) ya que el grupo B está relacionado con el metabolismo, y el exceso, tanto de C como de B, se eliminan fácilmente con la orina. Además, se les añade saborizantes y colorantes que sólo tienen funciones organolépticas. No deben contener gas carbónico ya que puede provocar molestias durante el ejercicio.

En períodos de ejercicio de menos de una hora las bebidas isotónicas no son imprescindibles, y no presentan prácticamente ventajas respecto al agua, pues el resto de solutos (sodio, glucosa, etc.) se reponen en la siguiente comida. Pero en períodos de larga duración, sí pueden aumentar el rendimiento o disminuir el cansancio.

Por último, es importante no confundir las bebidas deportivas o isotónicas con las bebidas energizantes, que no contienen sustancias estimulantes y no ayudan en la rehidratación del organismo. Por lo contrario, al contener cafeína favorecen la deshidratación.

¿Vos qué propiedades valoras a la hora de elegir una bebida deportiva?