<
>

Las principales interrogantes de los siete contendientes al título de la NBA

play
Alrededor de la NBA: Arranca la temporada con la 'batalla' de Los Angeles (1:08)

El 22 de octubre, el Staples Center será el escenario del debut de Kawhi Leonard y Paul George con los Clippers y Anthony Davis con los Lakers. Y en Toronto, los Raptors inician la defensa de su título ante New Orleans Pelicans. (1:08)

Durante la temporada pasada, los Golden State Warriors recibieron cada voto disponible para el primer lugar cuando le preguntamos a nuestro panel ESPN de pronósticos de la NBA por el equipo con mayores probabilidades de ganar el título de la NBA. Este año, cuatro equipos recibieron, por lo menos, un voto al primer lugar. Esta será una temporada muy diferente a lo que nos habíamos acostumbrado bajo la dinastía de los Warriors.

Los LA Clippers son los líderes en los resultados de la votación por el campeón de la NBA en su edición 2019-20, pero los Milwaukee Bucks no se encuentran muy alejados del primer puesto. (Se les pidió a los votantes que mencionaran los tres equipos que consideran con mayores probabilidades de hacerse con el título y en base a sus respuestas, calculamos un total de puntos sopesado).

¿Cuál es la mayor ventaja que tiene cada uno de estos siete equipos que recibieron votos con miras a la venidera temporada? ¿Cuál es la mayor interrogante que los rodea?

Nuestros expertos en la NBA analizaron las posibilidades de hacerse con el título para los Clippers, Bucks, Warriors, Philadelphia 76ers, Los Angeles Lakers, Houston Rockets y Utah Jazz.


1- LA Clippers | 117 puntos

Votos en el primer lugar: 54.5%

Mayor ventaja: Si bien no es una exigencia imperativa para ganar el campeonato, contar con un gigante que juegue por las alas, capaz de crear su propia ofensiva y brille defensivamente ha sido siempre un impulso importante para las probabilidades de que un equipo se lo lleve todo. Desde el paro patronal más reciente, siete de los equipos campeones más recientes (con la excepción de los Warriors del año 2015), han contado con uno de estos jugadores en su roster: Kevin Durant, LeBron James o Kawhi Leonard. Con la poca o casi nula probabilidad de que Durant juegue durante la campaña 2019-20 después de la fractura de talón de Aquiles que sufrió recientemente, diría que existen cuatro jugadores que califican para contar con dicha designación: LeBron, Leonard, Giannis Antetokounmpo y Paul George. Los Clippers cuentan con dos de los jugadores antes mencionados y no hemos visto un dueto de semejante categoría desde que LeBron y Dwyane Wade sumaron fuerzas para alzarse con dos títulos en Miami.

Mayor interrogante: La respuesta sería la salud, lo cual representa una preocupación para cada equipo y particularmente en el caso de los Clippers, considerando los problemas de salud que ha confrontado Leonard en el pasado con una misteriosa lesión en un tendón de su cuádriceps; adicionalmente, George se sometió a un procedimiento quirúrgico en ambos hombros durante esta temporada baja. Además, diría que la duda radica en la forma en la cual los Clippers podrán manejarse contra jugadores de estatura y calidad en la posición de ala-pívot, incluyendo sus coarrendatarios del Staples Center, asumiendo que Anthony Davis es titular en el puesto 4. Las mejores alineaciones de los Clippers seguramente incluirán a George y Leonard en los dos puestos de alero, aunque podrían verse obligados a hacer ajustes al jugar con un JaMychal Green de mayor estatura en la posición 4 para enfrentarse a Davis, lo cual les daría un poco menos de movilidad y creación de espacios en la cancha por retirar de la cancha al base Landry Shamet. – Kevin Pelton


2- Milwaukee Bucks | 85 puntos

Votos en el primer lugar: 36.4%

Mayor ventaja: Contar con el actual dueño del premio al Jugador Más Valioso.

La fórmula secreta de Giannis Antetokounmpo consiste en la forma cómo éste responde ante las decepciones. Después que Milwaukee perdiera en las finales de la Conferencia del Este, Giannis se sentó en silencio en su vestidor temporal en la ciudad de Toronto. No lo expresaba, pero uno podía sentir cómo su cerebro estaba maquinando. Es así como Giannis hace las cosas: Se pregunta qué salió mal y cómo él pudo haberlo hecho mejor. Necesitó de 24 horas de periodo de reflexión para asentarse, según comentó en sus entrevistas finales. Tenía que sacudirse toda la tristeza y frustraciones. Pero fue entonces cuando, según comenta, esas emociones se transformaron en combustible.

Antetokounmpo ha tenido un verano bastante ajetreado: ha lanzado al mercado su primera zapatilla con su nombre, jugó con la selección de Grecia, asistió a la ceremonia de entrega del galardón al Más Valioso. Se publicaron en redes sociales varios videos en los cuales se veía a Giannis levantando pesas con su hermano y encestando triples con su nuevo compañero Kyle Korver. Si Antetokounmpo es capaz de llevar su juego al siguiente nivel (encestar un poco mejor y mejorar en los tiros libres), los Bucks serán un equipo de miedo. Cierto que Eric Bledsoe y Khris Middleton deben contribuir. Cierto, sería lo mejor si la banca de Milwaukee mantiene el nivel mostrado en la temporada pasada. Pero Antetokoumpo (el arma más importante y mejor con la que cuentan los Bucks) crea el tono para que todo lo anterior se concrete. Y él lo sabe.

Mayor interrogante: Durante la temporada pasada, los Bucks no tenían mayores expectativas puestas sobre ellos. Pero ese lujo que tenían de operar con mínima presión ya no existe. Los Bucks fueron el pequeño tren que pudo llegar lejos: resollando, resoplando, desafiando las adversidades, ganando partidos y demostrando que los escépticos estaban equivocados. Milwaukee llegó hasta las Finales de Conferencia antes de quedar eliminado a las gigantescas manos de Kawhi Leonard y los Raptors. Después, llegó el periodo de agentes libres y los Bucks han emergido como favoritos en la Conferencia del Este.

He aquí la gran pregunta para Milwaukee hoy en día: ¿Cómo responderá el equipo a esa nueva presión externa? Las ramificaciones de esta temporada son excelentes. Los Bucks se enfrentan a la inminencia de que la estrella de la franquicia podría probar las aguas de la agencia libre. Milwaukee cuenta con una excelente cultura dentro de su vestuario. Liderados por Antetokounmpo, el equipo cuenta con la única habilidad de deslastrarse de las opiniones exteriores. Pero esas voces solo incrementarán su fuerza y la cultura de los Bucks debe demostrar su fortaleza no sólo para soportarlas sino también para convertirlas en munición. – Malika Andrews


3- Philadelphia 76ers | 38 puntos

Mayor ventaja: Estatura y versatilidad. Los Sixers regresarán en el tiempo y colocar en la cancha un quinteto titular enorme conformado por Ben Simmons (con estatura de 6 pies, 10 pulgadas), Josh Richardson (6 pies, 6 pulgadas), Tobias Harris (6 pies, 9 pulgadas), Al Horford (6 pies, 10 pulgadas) y Joel Embiid (7 pies). Esa estatura se traducirá en la construcción de una identidad defensiva. Con la adición de un defensor de élite como lo es Richardson por las alas y Horford y Embiid como anclas de la pista delantera, los 76ers deberían catapultarse del puesto 14 a ubicarse en el Top 5 de la categoría de rating defensivo.

Si bien existen dudas con respecto a la forma en la cual podrían compaginarse Horford y Embiid, la adición del exmiembro de los Boston Celtics le aporta al entrenador Brett Brown una póliza de seguros cuando Embiid esté fuera del partido. Filadelfia contará con la flexibilidad de poner a Harris en el puesto de ala-pívot (su posición natural) para que haga dupla con Horford. Mismo caso cuando se pone a Richardson como alero, posición que ha jugado durante la mayor parte de las últimas tres temporadas.

Mayor interrogante: La promesa de este quinteto abridor lleva implícita la incertidumbre con respecto a cómo funcionará. Harris volverá a la posición de alero, en la cual no ha jugado de forma consistente desde su año de novato. Horford regresará al puesto 4. Y si bien este grupo puede defender, ¿quién cerrará al final de los partidos tras la ausencia de Jimmy Butler y JJ Redick? En 12 partidos en los playoffs de 2019, Butler fue líder del equipo en anotación durante el cuarto periodo (6 puntos por partido). – Bobby Marks


4- Los Angeles Lakers | 29 puntos

Mayor ventaja: Los Lakers cuentan con dos de los mejores jugadores del planeta, como lo son LeBron James y Anthony Davis. Ambos comenzarán la temporada con motivación increíble. James viene de ver cómo su racha de apariciones en los playoffs se cortó, quedando en 13 postemporadas consecutivas. Después de perderse una parte sustancial de la pasada campaña debido a una lesión, sentirá hambre de recordarle a todos que se trata del mejor jugador de este deporte. Davis pasó gran parte de la zafra anterior estancado en el purgatorio. Ahora, se encuentra en un nuevo equipo y con una nueva vida.

Con la presencia de Kyle Kuzma y un elenco de encestadores veteranos liderado por Danny Green, los Lakers están hechos para llegar lejos en los playoffs. Si James y Davis pueden mantener la salud, no existen muchos equipos (si existe alguno) que pueda igualarse al dueto estelar de los Lakers.

Mayor interrogante: La salud de James y Davis es vital para el éxito de los Lakers en su búsqueda por un campeonato. No obstante, los Lakers también cuentan con un montón de nuevas piezas que incorporar esta temporada y la química jugará un rol importante a ese fin. Junto a seis jugadores nuevos que podrían formar parte de la rotación (sin incluir a quien decidan tomar los Lakers para compensar la ausencia de DeMarcus Cousins), los Lakers tienen un nuevo cuerpo técnico que intenta hacer que todo funcione. Frank Vogel reemplaza a Luke Walton y eso significa que James tendrá que ajustarse a un nuevo sistema por segunda campaña consecutiva, mientras que Vogel tendrá que intentar desarrollar la comunicación con James rápidamente.

Existen muchas partes en movimiento y un viaje a China en pretemporada acelera el calendario. Dicho lo anterior, la parte inicial del calendario es favorable. Los Lakers querrán que todo se desarrolle rápidamente de forma positiva o de lo contrario, Vogel y James tendrán que enfrentarse a la presión desde temprano. – Ohm Youngmisuk


5- Golden State Warriors | 15 puntos

Votos en el primer lugar: 3.0%

Mayor ventaja: Los Warriors traen de vuelta los cimientos de un equipo que ha disputado las cinco ediciones más recientes de las Finales de la NBA. Stephen Curry, designado en dos ocasiones como Jugador Más Valioso y el ex Jugador Defensivo del Año Draymond Green están sanos y motivados para reanudar sus roles como anclas de la ofensiva y defensiva y eso no puede subestimarse. También tienen cosas que demostrar, como por ejemplo, que pueden mantenerse en contención después de la partida de Kevin Durant y ante el vacío generado por la lesión de Klay Thompson.

Con D’Angelo Russell aportando la presencia de un tercer jugador con calibre All-Star y el tentativo regreso de Thompson para los playoffs, tranquilamente los Warriors podrían contar en la cancha con cuatro All-Star con mucho que demostrar, justo a tiempo para intentar alzarse con un sexto campeonato de conferencia consecutivo.

Mayor interrogante: ¿Será Russell capaz de maximizar su producción y coexistir en este sistema? Si él puede aportar a Golden State el ímpetu ofensivo que necesita como anotador secundario y tercer manejador del balón, los Warriors podrían encontrarse entre los mejores equipos de la liga incluso antes del regreso de Thompson. De no ser así, los Warriors carecen de profundidad y calidad para mantener su puesto en la cima. – André Snellings


6- Houston Rockets | 11 puntos

Mayor ventaja: Los Rockets se ubican en la cima de la NBA (o cerca de ella) en lo que respecta a talento en bruto. Houston cuenta con dos de los tres ganadores más recientes del Más Valioso con Russell Westbrook uniendo fuerzas con James Harden. El gerente general Daryl Morey no tuvo que disolver el núcleo del equipo para hacerse con un All-Star permanente con el fin de que hiciera dupla con Harden, dejando partir a Chris Paul y puestos de selección de drafts futuros para conseguir a Westbrook, lo cual representa una mejoría significativa en lo que respecta a producción, y a quien le queda mucho más tiempo en plenitud de condiciones que al futuro miembro del Salón de la Fama que está reemplazando. Eric Gordon, Clint Capela, P.J. Tucker y Austin Rivers regresan como piezas comprobadas de alto calibre para un elenco de reparto en un club contendientes. Un equipo que históricamente se ha colocado dentro de la elite ofensiva sumó más pólvora a su arsenal.

Mayor interrogante: ¿Son los Rockets demasiado volátiles para ser contendientes? Westbrook está ahora en Houston gracias, en gran medida, a un deseo mutuo de jugar con Harden; no obstante, existen dudas con respecto a cómo los excompañeros en el Thunder se compaginarán, ahora que se han convertido en las dos estrellas con mayor dominio del balón en la NBA. Podrían existir algunas asperezas que limar entre las piezas complementarias clave del equipo, considerando que Capela, Gordon y Tucker están muy conscientes de que fueron ofrecidos en el mercado de canjes veraniego, particularmente cuando los Rockets buscaban hacer un pacto de “firmar y cambiar” con Jimmy Butler. Y todo indica que el entrenador Mike D’Antoni trabajará en la silla caliente, después de que las discusiones con respecto a una extensión contractual que entraría en vigor después de este año, el último en su convenio actual, se rompieron en dos ocasiones durante el verano, en medio de un ambiente que en ocasiones llegó a calentarse. – Tim MacMahon


7- Utah Jazz | 3 puntos

Mayor ventaja: El Jazz no es un súper equipo dentro de los parámetros tradicionales; no obstante, con la temporada baja que tuvieron, lograron armar un súper equipo. La profundidad de Utah quedó bajo cierta duda en la temporada anterior; ahora, se trata de una fortaleza esperada. Existe equilibrio dentro del roster y una base de talentos que no estaba presente en el pasado. Una gran cantidad de su potencial sigue dependiendo de la evolución de Donovan Mitchell, aunque contar con Mike Conley debería liberar presiones y posiblemente ayudar a acelerar el proceso del primero.

El Jazz siempre ha sido un equipo caracterizado por su fortaleza defensiva y casi con toda certeza, ese seguirá siendo el caso. Sin embargo, con una ligera mejoría en su enceste, anotación y creación, son un equipo algo más versátil de lo mostrado bajo las ordenes de Quin Snyder.

Mayor interrogante: ¿Cuán bien podrá el Jazz integrar sus nuevas piezas y hacer cambios en su identidad (por lo menos en una parte) como parte de este proceso? Mitchell tendrá que hacer algunos ajustes jugando con Conley y necesitará desarrollar su juego más, con el fin de convertirse en una amenaza para “atrapar y encestar”. El Jazz echará de menos la habilidad física de Derrick Favors y dependerá fuertemente de Ed Davis, junto a alineaciones que jueguen pequeño con Jeff Green. El Jazz está hecho para soportar un calendario de 82 partidos, pero la postemporada será un nuevo examen para ellos, que pondrá a prueba su filosofía y cambios en la mentalidad de juego. – Royce Young