<
>

Los mejores y peores casos para Warriors, Knicks y los equipos que no vemos desde marzo

play
Revisando la temporada NBA dentro de la burbuja (6:19)

Hace un año cuando la temporada 2019-20 inició, nadie sabía que nos depararía 355 días después. Hacemos una revisión de todo lo que nos trajo. (6:19)

La próxima temporada reintroducirá a los ocho equipos que no pasaron el corte para el reinicio de la NBA este verano en Orlando, Florida.

Para los Atlanta Hawks, Charlotte Hornets, Chicago Bulls, Cleveland Cavaliers, Detroit Pistons, Golden State Warriors, Minnesota Timberwolves y New York Knicks, el inicio de la temporada 2020-21 será su primera vez en una cancha de la NBA desde marzo.

Los Warriors planean retomar su búsqueda del campeonato después de que las lesiones de Klay Thompson y Stephen Curry descarrilaron la temporada pasada. Para los Bulls y los Knicks, los cambios de dirección y de entrenadores dan esperanza para un futuro mejor.

¿Cómo se ve el éxito y el fracaso de estos ocho equipos después de un periodo de inactividad tan largo? Nuestros expertos detallan lo que podría salir muy bien o muy mal para cada uno.

MÁS: Lista de agentes libres equipo por equipo para 2020 y 2021


Atlanta Hawks

Mejor de los casos
Un equipo joven y talentoso generalmente se abre paso en algún momento. Hubo un pensamiento, brevemente, que la temporada pasada sería ese momento para los Hawks. El comienzo fue prometedor y hubo señales de un movimiento ascendente. Pero la suspensión de John Collins, algunas lesiones y la falta de desarrollo defensivo los pusieron de nuevo en la lotería.

La próxima temporada es otra oportunidad de lograr ese progreso. Se estableció la capacidad ofensiva y el estrellato de Trae Young. Los jugadores jóvenes han mejorado. Clint Capela podría ser el baluarte necesario en el interior para estabilizar una defensa abominable.

Los Hawks pueden anotar. Simplemente dejan que sus oponentes anoten mucho más. Si hacen algunos movimientos pensando en la defensiva, junto a varios movimientos de este tipo en los últimos años , esas decisiones podrían comenzar a mostrar resultados. Si mejoran en defensa, incluso para estar en la mitad de la clasificación, podrían ser un equipo de playoffs de la Conferencia Este.

Peor de los casos
En esencia, los Hawks tienen un problema simple que podría no tener solución: su mejor jugador es el peor que luce en el área más débil del equipo. La defensa de Young ha sido un problema, y aunque se han hecho movimientos para tratar de cubrir sus limitaciones, jugar con un jugador defensivamente deficiente durante más de 40 minutos por juego puede ser un problema serio.

Agregar a Capela fue un esfuerzo para abordar algo de eso en el back-end, pero no es solo Young. Los Hawks no han desarrollado una identidad más allá de correr y disparar, y no son una ofensiva de élite para pensar que pueden ganar todas las noches anotando más que el oponente.

Los Hawks se han configurado para operar con un plan orientado al proceso, y es hora de que esas inversiones den resultados. Si los Hawks no avanzan en búsqueda de los playoffs la próxima temporada, es posible que veamos varios cambios en Atlanta.

-- Royce Young


Charlotte Hornets

Mejor de los casos
En un escenario de ensueño, los Hornets encuentran una futura estrella. Hubo suficiente competencia en la lista de Charlotte la temporada pasada para mantenerse al margen de la carrera por los playoffs, pero no hubo grandes beneficios. El salto de Devonte 'Graham hacia adelante en su segunda temporada fue impresionante, pero está limitado por su tamaño y debilidades a la hora de finalizar en el canasto. A sus 25 años, Terry Rozier probablemente no mejorará dramáticamente. Miles Bridges todavía tiene que crear su tiro con mejor eficiencia para proyectarse como algo más que un titular de calidad en el mejor de los casos.

Eso deja dos buenas opciones para los Hornets: PJ Washington y la tercera selección de este año. Debido a que Washington anotó con eficiencia promedio y fue un reboteador débil, su campaña de novato no calificó tan bien por estadísticas avanzadas en comparación sus promedios por juego, pero a los 22 años, es demasiado pronto para definir su límite. La selección No. 3 es la más alta de Charlotte desde 2012. Más que cualquier otro equipo en el draft de este año, los Hornets deberían buscar pegar un jonrón en el draft.

Peor de los casos
Los Hornets fallan con otra selección alta en el draft. Su récord en la lotería desde que regresaron a la NBA en 2004 es feo:

• 2004: Emeka Okafor (No. 2)

• 2005: Raymond Felton (No. 5)

• 2005: Sean May (No. 13)

• 2006: Adam Morrison (No. 3)

• 2008: D.J. Augustin (No. 9)

• 2009: Gerald Henderson Jr. (No. 12)

• 2011: Bismack Biyombo (No. 7)

• 2011: Kemba Walker (No. 9)

• 2012: Michael Kidd-Gilchrist (No. 2)

• 2013: Cody Zeller (No. 4)

• 2014: Noah Vonleh (No. 9)

• 2015: Frank Kaminsky (No. 9)

• 2017: Malik Monk (No. 11)

• 2018: Miles Bridges (No. 12)

De las 14 selecciones de lotería que Charlotte ha hecho en los últimos 16 años, solo Walker logró ser escogido para un Juego de Estrellas. Además de Walker, hay algunos jugadores de rol de calidad en este grupo, pero tal jugador no moverá la aguja por los Hornets. Por mucho que Charlotte necesite reclutar para mejorar, fallar sería doloroso y no dejaría al equipo más cerca de regresar a los playoffs por primera vez desde 2016.

-- Kevin Pelton


Chicago Bulls

Mejor de los casos
Después de lo que sea que haya sido la temporada pasada para los Chicago Bulls, ver que el núcleo joven del equipo se mantiene lo suficientemente saludable como para jugar juntos y competir por el octavo sembrado en los playoffs sería un paso en la dirección correcta.

Buena salud permitiría a los Bulls ver lo que tienen en Otto Porter Jr. antes de que expire su contrato después de la temporada. Lo mismo sucedería con el agente libre restringido Kris Dunn, uno de los mejores defensores del perímetro en la NBA, asumiendo que Chicago lo traiga de regreso a pesar de sus dificultades por mantenerse en la cancha.

Otro aspecto a tener en cuenta con este club: cómo se comporta en el clutch. Los Bulls fueron uno de los peores equipos de la NBA en partidos cerrados la temporada pasada, ya que Zach LaVine a menudo jugó con visión de túnel al ponerse el equipo sobre sus hombros tarde en los desafíos. Por eso de comparar, el Thunder, que fue dirigido por el nuevo entrenador de los Bulls, Billy Donovan, terminó con la mayor cantidad de victorias en el clutch (30) la temporada regular.

Peor de los casos
Sería un desperdicio no tener claridad sobre la cuestión de si Coby White es mejor como escolta principal, junto con LaVine, o como escolta suplente. Y sería una lástima que el club no busque más oportunidades para Wendell Carter Jr. Es uno de los mejores pasadores de Chicago, pero a menudo apenas mira el aro. Donovan, quien entrenó a la ex estrella de los Bulls Joakim Noah en Florida, debería poder ayudar a Carter a alcanzar su potencial.

Una mancha descartada en el currículum de este equipo es su brutal desempeño contra competencia sólida. Los Bulls tuvieron una marca de 2-23, la peor de la NBA, contra equipos de .500 o mejor la temporada pasada. Jugar tan mal contra los mejores de la liga en temporadas consecutivas, con una plantilla decente, sería un fracaso, especialmente porque el equipo intenta mostrar su progreso a los agentes libres en 2021.

-- Chris Herring


Cleveland Cavaliers

Mejor de los casos
Después de temporadas consecutivas de 19 victorias en la era posterior a LeBron James, competir por un puesto en los playoffs sería un gran éxito para los Cavs.

Cleveland debe acertar en su selección No. 5 en el próximo draft para ayudar a un roster con muchos huecos. Una temporada completa bajo la dirección del entrenador en jefe JB Bickerstaff, contratado a tiempo completo en marzo después de que John Beilein acordó separarse tras 54 juegos en su primera temporada, establecería estabilidad para los jóvenes bases/escoltas Collin Sexton y Darius Garland, con el liderazgo adicional de los veteranos All-Star Andre Drummond y Kevin Love.

Idealmente, los Cavs luchan toda la temporada para rondar los .500 y competir por el octavo sembrado del Este.

Peor de los casos
Si Cleveland no mejora a la defensiva después de ceder 42.8 puntos por juego en el área restringida la temporada pasada, la mayor cantidad de un equipo de la NBA en las últimas 23 temporadas, según NBA.com/stats, las cosas podrían ir de mal en peor.

Sexton, que ingresa a su tercer año después de emerger como uno de los mejores anotadores de la NBA después del receso del Juego de Estrellas la temporada pasada (25.5 puntos por juego con un 53% de tiros en 11 juegos), no puede dar un paso atrás a medida que se convierte en un punto focal de las defensas.

Si los movimientos del GM Koby Altman y la oficina principal, como agregar a Drummond y Bickerstaff, no se traducen en victorias en 2020-21, la franquicia podría sufrir su tercera temporada consecutiva de menos de 20 victorias.

-- Eric Woodyard


Detroit Pistons

Mejor de los casos
Los Pistons esperan obtener otra temporada casi All-NBA de Blake Griffin, que, a pesar de su contrato inflado para esta temporada y la próxima, podría permitirles salir de él antes de la fecha límite de cambios para asegurar que Detroit termine en la parte inferior de la clasificación de la NBA.

Los Pistons podrían entonces usar su espacio en el tope salarial para adquirir más activos de draft y ayudar al nuevo gerente general Troy Weaver a comenzar a cambiar la franquicia. Esos planes obtendrían otro gran impulso si los Pistons ganan la lotería del draft de la NBA de 2021, dándoles la oportunidad de elegir entre los mejores de una clase profunda y de conseguir la primera superestrella local de la franquicia desde Grant Hill a mediados de la década de 1990.

Peor de los casos
Si la franquicia ve a su estrella pasar la temporada fuera de acción con más lesiones y no tiene la oportunidad de cambiar a un Griffin resurgente por bloques futuros de construcción, eso podría significar problemas. Mientras tanto, podría significar que los Pistons intentan mejorar rápidamente en la agencia libre gastando dinero en acuerdos a largo plazo que obstruyen los libros del equipo en los próximos años y no hacen nada para mejorar la posición de Detroit en la parte inferior de la liga.

Si el talento joven del equipo, incluyendo el alero de segundo año Sekou Doumbouya y la selección de lotería más reciente del equipo, luce más como una decepción en vez de una fundación a largo plazo, eso será un problema. Y si el único otro jugador joven e intrigante del equipo, Luke Kennard, no está lo suficientemente sano como para ser convertido en un activo del draft antes de la fecha límite de cambios, eso planteará otros problemas.

Detroit podría encontrarse en el mismo lugar en el que estaba después de la temporada 2019-20: cerca del sótano de la liga, pero no lo suficientemente malo como para tener una oportunidad realista por la primera selección general.

-- Tim Bontemps


Golden State Warriors

Mejor de los casos
Este es un grupo orgulloso que busca competir por otro título de la NBA. En una temporada que va según lo planeado, los Warriors vuelven a convertirse en los Warriors: Stephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green se mantienen saludables y llevan al equipo a la prominencia a medida que una banca joven encuentra su camino. Golden State acerta en la selección general No. 2 del draft o la cambia en un trato para conseguir otro jugador estelar.

Si Curry encuentra su tiro rápidamente después de jugar solo cinco partidos la temporada pasada debido a una lesión en la mano, y Thompson nuevamente se convierte en uno de los mejores swingman de ambos lados después de perderse toda la temporada pasada debido a una lesión del ACL, los Warriors tener la oportunidad de volver al escalón superior de la NBA.

Ese proceso se aceleraría si Andrew Wiggins encaja en la ofensiva jugando con las estrellas de los Warriors, Kevon Looney se vuelve un jugador productivo nuevamente después de un año lleno de problemas de lesiones, y Eric Paschall da otro paso tras una sólida temporada de novato y se convierte en un miembro confiable en la rotación de Steve Kerr.

Peor de los casos
Si Curry no puede dominar a los 32 años, o si Thompson lucha por recuperar su forma All-Star a más de un año y medio de su lesión del ACL, los Warriors no serán el equipo que conocíamos. Lo mismo ocurre con Green en el lado defensivo: necesitan que vuelva a brillar.

También es necesario un elenco de apoyo fuerte. Wiggins y los jugadores jóvenes no están probados, y la salud de Looney es una interrogante. Queda por ver si Curry, Thompson y Green pueden encontrar la misma química con los Warriors más nuevos que tenían con el grupo anterior, que incluía a líderes y contribuyentes multifacéticos como Andre Iguodala y Shaun Livingston. Y, por supuesto, el último equipo campeón de los Warriors contó con Kevin Durant, que ahora está en Brooklyn.

En el peor de los casos, los Warriors deben afrontar el hecho de que su carrera como aspirantes al título podría terminar antes de lo esperado.

-- Nick Friedell


Minnesota Timberwolves

Mejor de los casos
Los Timberwolves quieren ver a Karl-Anthony Towns y D'Angelo Russell, quienes jugaron solo un juego juntos después del intercambio que unió a los viejos amigos, hacer clic en la cancha y emerger como uno de los mejores dúos de 25 años o menos de la NBA. Con este par combinándose para casi 50 puntos por partido, los Timberwolves podrían llegar al top 10 de la NBA en eficiencia ofensiva.

Antes de eso, los Timberwolves esperan encontrar una tercera piedra angular de la franquicia con la selección general No. 1 o ya sea intercambiando la selección. Minnesota necesita especialmente que el trío de Malik Beasley, Jarrett Culver y Josh Okogie sea fuerte a la defensiva para ayudar a compensar las deficiencias de las estrellas del equipo y brindar más evidencia de que son jugadores de rotación de calidad.

Si los Timberwolves compiten por un lugar en los playoffs en el Oeste, sería un gran paso adelante y una temporada exitosa en Minnesota.

Peor de los casos
En el peor de los casos, los Timberwolves siguen siendo malos a la defensiva. Ese es un riesgo distintivo cuando se construye un quinteto alrededor de un centro y un base armador que carecen de instintos defensivos y cuyo esfuerzo en ese extremo de la cancha a menudo puede describirse cortésmente como indiferente.

Si el desarrollo de los otros jugadores jóvenes en la lista se estanca, o si la selección número uno es un fracaso, los Wolves podrían volver a ser uno de los peores equipos de la NBA. Y el próximo año, las pelotas de ping-pong podrían no rebotar a favor de Minnesota. Si los Timberwolves caen al número 4, justo fuera de la protección de los tres primeros en la selección que se le debe a Golden State como impuesto por asumir el contrato de Andrew Wiggins en el acuerdo de Russell, eso podría asegurar otro año de miseria en Minnesota.

-- Tim MacMahon


New York Knicks

Mejor de los casos
El éxito de la próxima temporada no se medirá en victorias y derrotas. En cambio, los Knicks esperan desarrollar una cultura ganadora con el nuevo entrenador Tom Thibodeau, y especialmente una defensa mejorada, e identificar a los jugadores jóvenes que muestran más promesas como piezas centrales en su reconstrucción.

El mejor escenario es que RJ Barrett se convierta en el anotador superestrella para el que fue seleccionado. Y el equipo quiere ver a Mitchell Robinson y Julius Randle unirse en una línea frontal de impacto.

Los Knicks tienen seis jugadores de 25 años o menos, incluyendo los ex picks de lotería Dennis Smith Jr., Frank Ntilikina y Kevin Knox II, y tres de los 38 primeros en el draft de la NBA del próximo mes, incluido el No. 8 en general. Los Knicks necesitan encontrar un base armador y un ala entre estos jugadores y selecciones.

Peor de los casos
El peor de los casos es si ninguno de los jóvenes gana tracción o demuestra que son futuros jugadores de impacto de la NBA. La reconstrucción es difícil, pero el primer paso es identificar y desarrollar jóvenes como piezas de fundación. Si desperdician sus oportunidades de encontrar ese talento joven, los Knicks seguirán atrapados en el purgatorio de la lotería en el que residen desde 2013.

Si los Knicks continúan incorporando agentes libres sobrevalorados, y si Thibodeau adopta un enfoque de "ganar ahora", la reconstrucción podría detenerse antes de que realmente comience. Thibodeau debe estar dispuesto a jugar con los jóvenes y evitar reducir la rotación para obtener ganancias a corto plazo. Con todo eso dicho, la franquicia debe aprovechar la oportunidad de construir a largo plazo, tomándose el tiempo para invertir en los jugadores jóvenes y evaluarlos.

-- André Snellings