Historias de vida: Eluid Kipchoge

La historia del humilde ganador de la maratón de los Juegos Olímpicos de Rio 2016. Getty Images

Eluid Kipchoge nació en Kapsisiywa, Kenia, el 5 de noviembre de 1984 y es el reciente ganador de la medalla de oro en la maratón de los Juegos Olímpicos de Rio 2016. Para algunos puede resultar casi un desconocido, pero este atleta fue quien ganó la medalla de plata en la prueba de 5.000 metros de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y la medalla de bronce en la misma prueba de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Además, en el Campeonato Mundial de Atletismo de 2003, celebrado en París, obtuvo la primera plaza y fue segundo en el de Osaka 2007, también en 5.000 metros. Más recientemente, ya volcado a la maratón, ganó los 42k de Londres en 2016 con un tiempo de 2h03’05”, segunda mejor marca mundial de la historia, y la maratón de Berlín en 2015, con 2 horas 4 minutos.

La historia de Eliud Kipchoge no es muy diferente a la del resto de las grandes figuras del maratón mundial que provienen de Kenia. Hasta no hace mucho tiempo, limpiaba, cocinaba y arreglaba el jardín después de sus entrenamientos en el centro de Iten, en Kenia. Allí, duerme en una cama de plaza y media, en un delgado colchón y una pequeña almohada. En ese sitio, el mejor maratonista del momento se entrenó previo a la carrera de Londres 2016, la que ganó y quedó a 9 segundos de romper el récord mundial, en manos de su compatriota Dennis Kimetto (2:02:57).

Como para el resto de los maratonistas de Kenia, los lujos no son una prioridad para Kipchoge, quien piensa que las comodidades que le pueda reportar el dinero no le harán mejor maratonista y cree que es mejor tenerlo fuera de su alcance mientras esté en activo.

Eliud es fiel a sí mismo y por eso tiene una nota en su pared del autor brasileño Paulo Coelho, lo cual lo identifica: “Si usted quiere tener éxito, debe respetar una regla: Nunca se mienta a sí mismo”. Es por eso que se levanta a las 05:00 todos los días, para iniciar sus entrenamientos las 05:50. Más de una docena de jóvenes corren con él por los polvorientos caminos de Kaptagat, con la esperanza de que si hacen similar entrenamiento, entonces tal vez pueden llegar a ser lo que es: un campeón. Desde su impresionante debut en Hamburgo en 2013, donde ganó con un tiempo de 2:05:30, se ha perfilado como uno de los mejores maratonistas de la historia. En las 8 maratones en las que ha participado, ha cruzado la meta primero en 7, con solo un segundo lugar en Berlín en 2013, año en el que Wilson Kipsang rompió la marca mundial y puso un crono de 2:03:23.

Tal vez muchos recuerden a Kipchoge por correr desde el primer kilómetro de la Maratón de Berlín en 2015 con las plantillas casi por salirse de sus zapatillas. Con todo y esos detalles técnicos se impuso y obtuvo su tercera victoria consecutiva en las maratones denominados ‘Majors’, obteniendo la victoria en Chicago en 2014, Londres y Berlín en 2015. Kipchoge no se conformó con haber ganado 3 de las 6 grandes maratones del mundo. “El atletismo no se trata tanto de las piernas. Se trata del corazón y la mente”, asegura Kipchoge.

Sólo en 2015 ganó $ 600 mil en concepto de premiaciones en carreras. Pese a todo, sigue teniendo el mismo espíritu, y sigue siendo el atleta austero que entrena en el centro deportivo de Iten, mientras duerme en una pequeña cama con un delgado colchón.