<
>

Consejos para correr con tu pareja

ESPN Run

Muchos corredores y corredoras tratan de compartir el running con su pareja, situación que puede verse como algo ideal desde afuera pero que a veces dista de ser de color de rosas cuando ciertos factores no son tenidos en cuenta. En concreto, correr con tu pareja puede ser una muy buena opción para afianzar sus lazos, siempre y cuando tengas en cuenta algunos puntos clave para evitar que ocurra todo lo contrario.

El primer punto tiene que ver con dejar todas las reglas del juego bien en claro de antemano. Qué distancia van a correr, a qué ritmos, por qué lugares, qué ejercicios de calentamiento y estiramiento van a hacer. También si habrá o no pausas en el recorrido, si los dos llevarán un mismo ritmo o cada uno va a correr a uno diferente, etc. Puede parecer poca cosa, pero dejar todo claro antes da seguridad a los dos, y evita que alguno sienta incomodidades por creer que está afectando de alguna manera al entrenamiento.

Otra cosa importante es elegir cuáles serán las sesiones de entrenamiento para compartir. Los regenerativos son los que mejor se acomodan por tener márgenes más amplios. También son buenas las series de velocidad cortas o medias, porque luego estar juntos en una entrada en calor cada uno hace su trabajo y ahí comparten la pista. Y ni hablar de los fartlek, donde además de ayudarse mutuamente se van a divertir. Y, por lo contrario, tal vez los que se presentan como poco ideales para compartir son los tempo run, porque son largos y para hacerlos bien cada uno debe llevar un ritmo muy personal. De la misma manera, puede ayudar mucho elegir los recorridos por los cuales van a entrenar, dando prioridad a los que tengan trayectos circulares y cortos como un parque, o pista de atletismo. Estos van a permitir que, aunque en tramos cada uno entrene a su ritmo, estén siempre cerca y en contacto. Otra buena idea es que en estos casos ambos corran en sentido opuesto, de forma que puedan cruzarse y alentarse mutuamente cada media vuelta cuando se vean de frente.

Y, por último, aunque parezca una obviedad, recuerden siempre: nada de discusiones mientras se entrena. En cada momento hay que tener en claro y muy presente que eligieron correr juntos para disfrutar de esta actividad y tratar de desconectar de los problemas del día a día y sus rutinas, no para generar nuevos. Correr en pareja puede ser una actividad muy divertida para escapar de la rutina y fortalecer nuestra convivencia, por lo tanto, deberíamos hacerlo para eso.

¿Sueles correr solo o acompañado?