<
>

Historias destacadas: Álvaro Mejía Flórez

Philip Strong

El colombiano Álvaro Mejía Flórez fue uno de los atletas que escribió las páginas doradas del deporte latinoamericano. Nacido en Medellín el 15 de mayo de 1940 es considerado como uno de los mejores maratonistas del continente en la década de 1960 y principios de 1970, y contribuyó fuertemente a la renovación de los métodos de entrenamiento para corredores de fondo y semifondo. Fue él quien a mediados de los sesenta introdujo y adaptó el sistema de Arthur Lydiar, y posteriormente, a principios de los setenta, la combinación entre entrenamiento aeróbico y anaeróbico.

Mejía comenzó a competir nacionalmente en el campeonato de Manizales, en 1961. Su primer gran triunfo internacional lo obtuvo en 1962, cuando ganó los 1.500 metros llanos en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Kingston. En 1963 fue campeón sudamericano de la misma distancia en el torneo realizado en Cali.

Su primer récord sudamericano lo consiguió en 1964, como preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio, en el estadio de Anoeta, en San Sebastián (España) en los 5 mil metros llanos. Allí obtuvo un crono de 13 minutos, 53 segundos y 4 décimas, a sólo 18 segundos de la marca mundial del australiano Ron Clarke. Fue tricampeón bolivariano (1500, 5 mil y 10 mil metros) en Quito (1965) y centroamericano en San Juan de Puerto Rico (1966). Conquistó los récords sudamericanos de 3 mil metros llanos con la marca de 8 minutos y 12 segundos, en Medellín en abril de 1966; y el de los 10 mil metros en 29 minutos, 10 segundos y 4 décimas, en Bucaramanga en septiembre de 1966. Más adelante y aún en la misma temporada ganó la primera edición del maratón de Coamo, Puerto Rico, y consiguió sendos triunfos en los 5 mil y 10 mil metros en la segunda semana preolímpica en octubre de 1966, en Ciudad de México. Y para coronar un año inolvidable, Álvaro ganó la popular y prestigiosa carrera de San Silvestre, en São Paulo, Brasil, en donde asistieron muchos de los mejores corredores del momento.

Pero el punto cúspide en su carrera deportiva llegaría poco después, durante la temporada de 1971, cuando ganó el Maratón de Boston, en los Estados Unidos de América, convirtiéndose en el primer sudamericano en coronarse en la histórica carrera. Ese año un total de 877 runners se atrevieron a encarar el maratón en un mediodía cálido y ventoso. Utilizando el dorsal 49, el colombiano completó los 42.195 metros con sus pies llenos de ampollas, no sin antes y a mitad de carrera pensar en abandonar por el intenso dolor. Pero su amor propio y entusiasmo fueron sus aliados. Así fue como en un final cerrado superó al gran candidato, el irlandés Pat McMahon, que venía de ser cuarto en la competencia de la edición de 1970. En una recordada prueba que se definió en los últimos 200 metros, Álvaro cruzó la meta en 2 horas, 18 minutos y 45 segundos, apenas 5 segundos más rápido que su inmediato escolta.

Luego de su impactante victoria en Boston y aún durante la misma temporada 1971, Mejía Flórez ganó la medalla de bronce en los 10 mil metros de los Juegos Panamericanos de Cali y llegó en el cuarto lugar en el maratón de ese evento. Ambas pruebas fueron ganadas por Frank Shorter, que al año siguiente fue campeón olímpico en maratón.

Luego de luchar contra un cáncer de próstata, falleció el pasado 12 de enero de 2021, a sus 80 años de edad. No obstante, hasta hace dos años solía correr 10 kilómetros. El deporte fue una parte fundamental de su vida hasta sus últimos días.