Earl Thomas se ve retirándose con los Seahawks en el futuro

Earl Thomas admitió que le gustaría ver su jersey retirado en Seattle en algún momento. Getty Images

El safety All-Pro, Earl Thomas, dijo no tener resentimiento en contra de los Seattle Seahawks a pesar de su último año tumultuoso con la franquicia. Incluso piensa que firmará un contrato ceremonial de un día para culminar de manera oficial su carrera ahí cuando llegue el momento.

Thomas habló sobre el tema en una entrevista para el "Rich Eisen Show" el miércoles y detalló cuán cerca estuvo de firmar con los Kansas City Chiefs, señalando que había alcanzado un acuerdo antes de que llegara una mejor oferta de los Baltimore Ravens.

"Me imagino retirándome como Seahawk", dijo Thomas cuando se le cuestionó sobre esa posibilidad. "Nunca quemaría ese puente ahí. Sigo amando a mis compañeros. Definitivamente me veo firmando un acuerdo de un día quizás, es espero cuelguen mi jersey en las alturas".

Thomas se unió a los Ravens mediante acuerdo por cuatro años y 55 millones de dólares el mes pasado, luego de pasar sus primeras ocho campañas en Seattle. La relación se deterioró entre Thomas y los Seahawks el año pasado gracias a su deseo por un contrato nuevo y la negativa de la organización de brindárselo. Se mantuvo ausente de todo el trabajo de receso de temporada mientras él pedía públicamente una extensión o un canje, y luego se apareció justo al inicio de la campaña solamente para sufrir una fractura en la pierna en la Semana 4. Una semana antes, Thomas declinó entrenar en protesta por su situación contractual, y mientras era sacado del campo con la pierna inmovilizada, mostró su frustración contra la franquicia mostrando su dedo medio a la banca de los Seahawks. Thomas dijo más tarde que el gesto obsceno fue dirigido al head coach Pete Carroll.

"Mis sentimientos hacia la organización en ese momento, estaba muy candente, muy frustrado", dijo a Eisen. "Pero cuando miras la bendición de que la organización de los Ravens creyera en mí y me otorgara este gran acuerdo, dejé todo eso atrás y me enfoqué de inmediato en mis nuevos compañeros y la organización de los Ravens. pero obviamente, todo lo que hemos pasado, todo lo que entregué a ese equipo, sentí que me faltaron al respeto. pero sé que todo es negocio, y sé que tienen a otros tipos a quienes les deben de pagar, como [Russell Wilson], Frank Clark, Bobby [Wagner], y ellos se lo merecen, también".

Wilson ha emplazado a los Seahawks hasta el 15 de abril para recibir un nuevo contrato que se acerque o supere el convenio de Aaron Rodgers como el mayor en la historia de la NFL en términos de dinero anual, asumiendo que las partes pueden alcanzar un acuerdo. Wilson y Wagner, el apoyador medio All-Pro de Seattle, tienen programado convertirse en agentes libres después del 2019. Los Seahawks han colocado la designación de jugador franquicia sobre Clark, su mejor elemento a la hora de presionar quarterbacks, significando que tampoco tiene contrato más allá del 2019.

"Me doy cuenta de que jugué con algunos grandes tipos, y Bobby fue definitivamente uno de ellos", dijo Thomas. "Realmente no me percaté de lo grandioso que era él cuando jugábamos juntos, porque intentábamos ser lo mejor posibles, y no te sientas a entender, este tipo es el mejor apoyador medio en la liga. Ahora que he dado un paso hacia atrás del equipo y que he tenido tiempo para reflexionar sobre ello, estoy muy agradecido por el tiempo que tuvimos".

Thomas y los Ravens enfrentarán a los Seahawks en CenturyLink Field la próxima temporada.

Thomas previamente declaró al portal de los Ravens que pensó firmaría con Kansas City, pero no reveló hasta su entrevista con Eisen que había acordado un contrato con los Chiefs.

"La agencia libre fue extraña", admitió. "Realmente no sabía dónde terminaría. Intentaba conocer cuál era mi valor allá afuera y realmente pensé que iría a Kansas City. Me había comprometido allí por un año y unos 12 millones de dólares, y la siguiente mañana desperté, mis agentes me llamaron y me dijeron que tenía una mejor oferta de los Ravens, así que definitivamente tomé rápidamente esa oferta".

El promedio anual de Thomas de 13.75 millones de dólares anuales ranquea tercero entre safeties detrás de Landon Collins y Tyrann Mathieu, quienes firmaron, respectivamente, contratos por 14 millones. Pero el convenio de Thomas incluye 32 millones completamente garantizados a la firma, superando lo que recibió Collins de los Washington Redskins, o Mathieu de Kansas City. Sus agentes, Andrew Kessler y David Mulugheta, llamaron a los Chiefs para informar que Thomas firmaría con Baltimore.

"Eso fue lo primero que me vino a la mente", explicó "No quería faltarle el respeto a la organización, porque obviamente creyeron en mí por ese año y se comprometieron conmigo, pero mis agentes me dijeron que ellos se encargarían de eso y simplemente dejé que lo hicieran, y recibí el mensaje de que Kansas City comprendió mi situación y estaban bien con ello".

Se reportó que los Cleveland Browns estaban interesados por Thomas, pero una fuente dijo a ESPN que nunca estuvieron involucrados. Y, ¿por lo que respecta a los Dallas Cowboys, a quienes Thomas había memorablemente dicho "Vengan por mí", tras un partido de Nochebuena en el 2017?

"Ellos hicieron sus declaraciones muy claras en los medios", señaló Thomas. "Ellos no estaban listos para pagarme lo que yo pensaba que valía. Obviamente, me hubiera encantado jugar para la organización. Crecí como un gran fanático del equipo y todos los grandes jugadores que salieron de la organización, pero simplemente no funcionó".