<
>

Así empezó todo: El primer juego de Tom Brady como titular y el nacimiento de una histórica rivalidad

play
Así empezó todo: Tom Brady (0:57)

Recordamos el primer juego como titular del nuevo quarterback de los Bucs, hace más de 18 años con los New England Patriots. (0:57)

El 30 de septiembre de 2001, Tom Brady debutó como titular y desde ese día, el ahora quarterback de los Tampa Bay Buccaneers mostró el temple que lo llevó a ser considerado uno de los mejores jugadores en la historia.

El objetivo principal de los New England Patriots en aquella fecha era arropar a Brady mientras trabajaba en sustitución de Drew Bledsoe, quien la semana anterior había sufrido una seria lesión que lo tuvo al borde de la muerte.

Brady ya había debutado en la NFL en el 2000 como novato y al año siguiente, ascendió al segundo equipo. En la Semana 2 de la campaña 2001, los Patriots enfrentaban en su entonces nuevo Gillette Stadium a los New York Jets, duelo en el que el linebacker Mo Lewis golpeó en el abdomen a Bledsoe, quien sufrió una hemorragia interna que lo puso en serio peligro, pero de la cual se recuperó.

La acción determinó el futuro de New England.

Brady entró al campo y no pudo evitar la derrota de los Patriots, pero ya era seguro que iniciaría como titular la siguiente semana. ¿El rival? Los Indianapolis Colts de Peyton Manning.

Ni Brady ni Manning anticipaban que ese sería el primer juego de una de las rivalidades entre quarterbacks más intensas que ha visto la NFL, mucho menos imaginaba Manning que Brady se convertiría en su peor pesadilla los próximos años.

Cabe recordar que Bledsoe había firmado en marzo de 2001 un contrato por 10 años y $103 millones, el más lucrativo entonces para un quarterback, por lo que parecía imposible que perdiera el trabajo como titular. La idea era que Brady sólo lo sustituyera hasta que estuviera listo para volver y mantuviera a los Patriots en buena forma para pelear un lugar en Playoffs.

Brady, quien había sido reclutado en la sexta ronda del draft del 2000, saltó al campo del Gillette Stadium en ese contexto y enfrente tenía a un quarterback que se afianzaba como uno de los mejores en la NFL.

Ante tales escenarios, Brady demostró en ese momento ser capaz de llegar a alturas que nadie sospechaba.

El número 12 guió a los Patriots a irse al frente 23-0 al medio tiempo, con ayuda de una intercepción que Otis Smith regresó 78 yardas para anotación y tres goles de campo de Adam Vinatieri, dos de ellos de más de 45 yardas.

La segunda mitad del encuentro no fue muy distinta. Aunque los Colts reaccionaron y se acercaron 23-7 con una carrera de anotación de 10 yardas de Manning, los Patriots hicieron su trabajo: arroparon a Brady.

Tras una anotación de New England por tierra con Kevin Faulk, Manning volvió a ser interceptado y Ty Law regresó el regalo 23 yardas a la zona final para aumentar la ventaja de los Patriots 37-7.

Al final, New England venció 44-13 a Indianapolis. Brady, quien completò 13 de 23 pases para 168 yardas, no lanzó pase de touchdown ni fue interceptado, pero venció a Manning en el primer duelo de su rivalidad, que se extendió hasta la temporada 2015.

En la Semana 4, Brady y los Patriots perdieron ante los Miami Dolphins como visitantes y después vencieron a los entonces San Diego Chargers, duelo en el que lanzó su primer envío de anotación de su carrera, y la semana siguiente, volvieron a encontrarse con Manning y los Colts, en Indianapolis, y los volvieron a vencer (en 2001, Patriots y Colts estaban en la misma división).

Poco a poco, Brady se afianzó como titular y dejó a Bledsoe en la banca de forma definitiva, cuando guió a los Patriots a ganar los últimos seis juegos de la temporada regular camino a ganar el Super Bowl XXXVI, del cual fue nombrado el Jugador Más Valioso.

El resto es historia.