<
>

A sólo tres meses del retiro de NFL, Marshal Yanda es un hombre nuevo

play
Los consejos para bajar de peso durante la pandemia para linieros retirados (1:43)

Los ex linieros de Ravens Marshal Yanda and Matt Birk ofrecen consejos a sus colegas para mantenerse en forma en tiempo de confinamiento (1:43)

El 12 de enero, Marshal Yanda se sentó en casa, sintiéndose más frustrado y molesto de lo que jamás había estado.

Fue un día después de la sorpresiva derrota de los Baltimore Ravens ante los Tennessee Titans en la Ronda Divisional de los playoffs. La temporada más exitosa y --como Yanda la ve-- la más divertida de sus 13 años de carrera, pasó. Mientras que muchos de sus compañeros de equipo tomaron consuelo en la posibilidad de hacer otra carrera de campeonato con el mariscal de campo Lamar Jackson, Yanda sabía que probablemente nunca volvería a ponerse un casco.

La ira de Yanda lo impulsó a ponerse los zapatos de ciclismo que estaban en el suelo desde hace cuatro meses y subir al Peloton de su esposa por primera vez. Pedaleó y pedaleó furiosamente, alejándose de un final amargo y una trayectoria All-Pro, y embarcándose en un camino que transformaría su cuerpo de 35 años.

Una rutina de ejercicios renovada, un par de bolsas de atún y una feroz fuerza de voluntad llevaron a Yanda a perder más de 60 libras en sus primeros tres meses de retiro. Pasó de ser un liniero ofensivo de 312 libras a parecerse a un ala cerrada novato de 245 libras.

Los aficionados, compañeros de equipo y amigos se sorprenden de lo diferente que se ve una Yanda rasurado y limpio en estos días. Sin embargo, a nadie le sorprende cómo atacó una forma de vida más saludable.

Yanda encaró su estilo de vida de calorías reducidas y mayor cardio, con el mismo vigor que lo hizo al lidiar con jugadores como J.J. Watt y Geno Atkins.

"Hay una palabra: es 'Quiero'", dijo Yanda. “Si quieres hacerlo, lo harás. Es qué tanto lo quieres. La gente quiere hablar de ello, pero al final del día, ¿realmente lo quieres? Eso es importante".

Es este nivel de compromiso lo que convirtió a Yanda en el mejor y más valiente liniero interior de su generación. No era el bloqueador más atlético o físicamente imponente. Pero era mejor que no te metieras con Yanda en una jugada de carrera, cuando sacaba a tres defensores del camino para abrir un hueco. Dejó el juego como uno de los tres guardias en la historia de la NFL en conseguir ocho selecciones Pro Bowl y ganar un Super Bowl, uniéndose a Larry Allen y Alan Faneca.

Conocido como un trabajador, Yanda también es realista. Había estado preparado para retirarse desde 2018, después de lidiar con cirugías de tobillo y hombro. Muchos sintieron que Yanda debía jugar una temporada más, considerando que los Ravens son fuertes contendientes a Super Bowl, pero su cuerpo le dijo lo contrario después de 13 operaciones.

El Plan Marshal

Yanda entiende el peaje que el juego ha tomado y anticipa artritis y otros problemas médicos en los años venideros. Por lo tanto, su enfoque cambió inmediatamente de proteger a Jackson de los cazadores de quarterbacks, a quitarle peso a sus articulaciones.

Una de las primeras llamadas de Yanda después de la temporada fue para Chris Doyle, el entrenador de fuerza de la Universidad de Iowa y su mentor, por un plan para deshacerse del peso.

"Esa es exactamente la forma en que pronosticarías que Marshal continuaría", dijo Doyle. "Este es el siguiente paso. Este es el objetivo. Este es el plan. Así es como voy a noquearlo metódicamente. Así de meticuloso y detallado lo voy a hacer. Así es como enfrenta todo. La forma en que se acerca a un conjunto de pases. La forma en que enfrenta el juego terrestre. La forma en que se acerca a la preparación del juego. Así es él".

Así es como Yanda pasó de comer 6,000 calorías al día a 2,200:

Desayuno

Antes: Seis huevos (fritos o revueltos) y una taza de avena con un plátano y azúcar morena.

Ahora: Dos huevos.

Merienda a media mañana

Antes: Licuado que incluía espinacas, col rizada y fruta ("Te cansas de comer y es más fácil beber cosas que comerlas", dijo Yanda).

Ahora: Media taza de yogur griego sin grasa con un cuarto de taza de arándanos.

Almuerzo

Antes: 12 onzas de pechuga de pollo con arroz o quinua.

Ahora: 3 a 4 onzas de pechuga de pollo, pavo o atún.

Merienda de media tarde

Antes: Granola, frutos secos mezclados y mangos secos por puñados.

Ahora: Un cuarto de taza de nueces mezcladas que mide en bolsas de sándwich.

Cena

Antes: 12 a 13 onzas de proteína (bistec o pollo) con patata al horno o batata.

Ahora: 3 a 4 onzas de proteína magra junto con repollo, espárragos, tomates y pimientos.

Merienda post-cena

Antes: Granola alrededor de las 8 p.m.

Ahora: Nueces, zanahorias o palitos de queso, pero nada después de las 7 p.m.

¿Yanda no tiene hambre? "Espera, cuando llega el día de trampa, sal de mi camino", dijo con una risa.

Una vez a la semana, Yanda se deleita a un par de hamburguesas dobles con queso o a un banquete de mini-barbacoa que incluye costillas, falda, carne de cerdo, ensalada de col, frijoles horneados y, por supuesto, pan de maíz.

"Ahora, el problema es que si como demasiado, estoy muy incómodo", dijo Yanda. "Mi estómago está en nudos".

Yanda ciertamente lo quema. Su régimen diario es estar montando 45 minutos en la bicicleta estática; suda tanto que compró un secador de botas para sus zapatos de ciclismo. Luego se mete al sauna para quemar más calorías.

No anotó cuántas libras perdió en las primeras dos semanas. El progreso se midió por lo que muchos dan por sentado. Durante sus días de juego, Yanda bajaba las escaleras ralentizando el movimiento un paso a la vez. Si hubieras sugerido un largo paseo con la familia, se reiría de ti.

Cuando Yanda tenía más de 300 libras, cualquier tiempo prolongado en sus pies habría resultado en sus tobillos y la parte baja de la espalda matándolo. Ahora, cinco días a la semana, está consiguiendo cuatro millas en una hora junto a su esposa, Shannon, y sus hijos Graham, Logan y Libby, todos los cuales son menores de 10 años.

Yanda compró un reloj inteligente para realizar un seguimiento de las caminatas, aunque realmente no lo necesita. Si se frena, su esposa lo empujará y dirá: "Vamos a subir el ritmo. Estás holgazaneando".

Inspirado por Birk

Para inspirarse para bajar de peso, Yanda no tenía que mirar lejos. De hecho, sólo tenía que girar a su izquierda.

El ex centro Pro Bowl, Matt Birk, quien alineó junto a Yanda en el Super Bowl hace siete años, perdió 75 libras y 10 pulgadas de cintura en 2013, su primer año lejos del juego. Otros hombres de línea como Faneca, Joe Thomas, Jordan Gross y Nick Hardwick han bajado al menos 50 libras.

"Cuando te retiras, de repente no tienes nada que hacer y tienes esta competitividad", dijo Birk. "Te gusta tener metas y enfocarte en las cosas. Es como, bueno, el fútbol americano ocupaba mucho de eso antes y ya no lo tengo. Podría poner un poco de esa energía para bajar unas cuantas libras.

Para Yanda, combinó un par de pasiones con su tiempo libre, usando su primer gran viaje de pesca en la jubilación para ayudarse con su pérdida de peso. Fue a Puerto Vallarta, México, y salió de ahí con una de sus principales fuentes de proteína magra.

Yanda capturó el pez más grande de su historia --un atún de aleta amarilla de 270 libras-- que orgullosamente se convirtió en su primera (y actualmente única) publicación en Instagram. Es todo un logro teniendo en cuenta que nunca había capturado un pez de más de 100 libras.

View this post on Instagram

PV Mexico Trip #retirement

A post shared by Marshal Yanda (@marshalyanda73) on

Y, como muchos de los principales logros de Yanda, esta fue una batalla. Fue una guerra de 90 minutos antes de que finalmente lo capturara.

Para llevarlo de vuelta a casa, Yanda primero congeló el atún y luego lo registró en dos bolsas de 49 libras en su vuelo de regreso. Durante 2 meses y medio, lo ha estado asando para una de sus comidas favoritas.

"Viviendo su mejor vida", escribió el actual centro de los Ravens, Matt Skura, en la historia de Instagram de Yanda.

Nuevos hábitos

Yanda es una criatura de hábito, aunque hay un propósito que viene con eso.

Entrenadores en Iowa podrían establecer sus relojes por la pickup 2007 Chevy de Yanda, que se conoce cariñosamente como "Old Blue", entrando al estacionamiento para su entrenamiento de temporada baja. Lo veían ir al vestuario, donde se ponía el mismo par de Nike que había usado durante los últimos nueve años. Recibió los zapatos rojos y plateados como parte de un paquete de regalo de su primer Pro Bowl en 2011.

"Para él, era un recordatorio de permanecer humilde", dijo Doyle. "Era un recordatorio de lo que se necesitó para llegar al nivel de juego de Pro Bowl y lo que requeriría para seguir jugando a nivel Pro Bowl".

Es por eso que ha sido aún más sorprendente para algunos ver cambios tan drásticos con alguien que había estado tan establecido en sus caminos. Yanda está bajo las 250 libras por primera vez desde su segundo año de preparatoria. Toda su ropa de vestir y jeans se le caen. Solía usar pantalones tan grandes de cintura como talla 44. Hoy en día, los de tamaño 38 se sienten sueltos en él.

Yanda no planea perder más peso. Se ha establecido en 245 libras durante las últimas dos o tres semanas, y no prevé ir por debajo de eso.

No son sólo los kilos los que ya no están. Yanda se rasuró la barba tupida que tuvo durante casi 15 años. La última vez que se la quitó fue después de que los Ravens ganaran el Super Bowl en el 2013, y odiaba lo redonda que era su cara. La dejó crecer como "camuflaje".

Después de bajar 30 libras, Yanda estaba emocionado de ver cómo se veía sin la barba. Ha estado tan contento de haber comprado una maquinilla de afeitar eléctrica y se afeita cada dos días.

"En realidad tengo una línea de barbilla", dijo Yanda. "Me gusta sentir el viento en mi barbilla y mi cara. Es bueno tener un cambio".

Mirando hacia el futuro

Yanda descubrió cuántos ex compañeros de equipo vieron su aparición en "The Pat McAfee Show" la semana pasada por el número bromas que le cayeron.

Un texto de Birk decía: "Con 248 libras, apuesto a que eres débil como un gatito".

La respuesta de Yanda: "No es del tamaño del perro. Es el tamaño de la pelea en el perro. Así que aléjate”.

Yanda nunca se alejó de nadie en el campo, y era conocido por poner a los jugadores en su lugar, especialmente cuando un jugador joven se involucraba en hablar basura.

Escucha, jovencito, acabas de llegar a este campo. No has hecho nada. Cierra la --- boca.

Birk cree que ir de Superman a Clark Kent es la parte más difícil de la pérdida de peso.

"Has estado programado para ser el tipo grande y fuerte", dijo Birk. "Cuando eres un jugador de la NFL, en cualquier habitación en la que entras, eres el tipo más grande y más fuerte de allí. Ahora, es posible que no lo sea”.

Cuando comience la temporada de fútbol americano, Yanda sabe que se va a sentir raro. El competidor dentro de él querrá que juegue. Pero una o dos temporadas más no iban a calmar su amor por el juego.

Yanda no sabe exactamente lo que tiene su futuro. Podría construir sobre las 94 hectáreas que posee en Iowa. Podría involucrarse en el fútbol americano. Todo lo que es seguro es que ayudará a su padre en la granja familiar y tomará vacaciones familiares.

Es fácil fijarse en lo diferente se ve Yanda en todas las fotos recientes. Otros ven su sonrisa y cierta mirada en sus ojos.

"Para mí, es sólo una mirada de satisfacción, en que este es sólo un caso más en el que Marshal Yanda estableció una meta, hizo un plan, desarrolló estrategias y lo logró", dijo Doyle. "Marshal perdió 60 libras. Marshal hizo algunos cambios de vida. Marshal está comprometido con ello. Marshal ejecutó su plan. Sin bromas. Eso es exactamente lo que hace Marshal".