<
>

¿Qué significa en Washington que propietarios minoritarios quieran vender?

Daniel Snyder controla el 60 por ciento de los Redskins como socio mayoritario. Getty Images

Los Washington Redskins probablemente tendrán un nuevo nombre y accionistas minoritarios de la franquicia en algún futuro cercano. Dos días después de que el equipo anunciara que revisaría profundamente su nombre, varios informes indicaron que los tres accionistas minoritarios del equipo --Dwight Schar, Bob Rothman y Fred Smith-- están buscando vender después de 17 años, y han contratado a una firma de banca de inversión para ayudar.

Eso, por supuesto, lleva a más preguntas sobre una franquicia que se ha enfrentado a una gran cantidad de escrutinio en los últimos años bajo el propietario Dan Snyder.

¿Qué impacto tiene esto en Snyder?

Dos días después de que terminara la temporada del 2003, cuando los Redskins necesitaban otro entrenador, Schar hizo una llamada telefónica. A Joe Gibbs. Así, puso en marcha una serie de eventos que llevaron al regreso de Gibbs como entrenador.

Mientras que Snyder finalmente cerró el trato, fue Schar quien hizo la primera llamada a su amigo de toda la vida en una agresiva persecución. Schar estaba en el consejo de la Youth for Tomorrow Foundation de Gibbs, y tenían una fuerte relación.

Esa era una situación inusual, pero el impacto vendrá sobre todo a nivel personal. En los últimos 10 meses, la jerarquía de la organización ha cambiado bastante: varios empleados de confianza, incluyendo al presidente Bruce Allen y el vicepresidente senior de operaciones de fútbol americano y asesor general Eric Schaffer, se han ido. También el vicepresidente senior de comunicaciones de los Redskins, Tony Wyllie. y el preparador atlético Larry Hess. Todos conocían bien a Snyder. Sabían que era un dueño exigente, con llamadas nocturnas y expectativas de cambio de planes en el último minuto.

Hess (18 años), Schaffer (17), Allen (10) y Wyllie (10) sumaban 55 años de experiencia bajo Snyder. Pero Snyder todavía tenía a su grupo de inversionistas minoritarios que él consideraba amigos. Smith, el presidente y CEO de FedEx, no era un habitual de los juegos en casa o fuera, pero Schar y Rothman a menudo asistían (Rothman, el presidente y CEO de Black Diamond Capital, estaba en casi todos los partidos). Se volvieron cercanos con Snyder y, según una fuente, sirvieron como una influencia calmante después de los juegos. Snyder pasaba el tiempo en el palco del propietario después de los juegos, a veces caminando de un lado a otro, dependiendo del resultado. Se podía perder con los detalles mínimos del momento, pero los otros presentaban un enfoque al panorama general, dijo una fuente.

Una fuente dijo que Schar, presidente de NVR, el quinto constructor de viviendas más grande del país, "No podría estar más con los pies en la tierra, pero también tenía un brillante sentido común, y Fred es igual". Ambos proporcionaron una fuerte orientación cuando era necesario y sabiduría empresarial para Snyder a lo largo de los años. Una fuente dijo que Snyder casi idolatraba a Smith, especialmente por su perspicacia empresarial en cómo construyó FedEx. Como una persona dijo: "Esto tuvo que dolerle [a Snyder]".

¿Tendrán problemas para encontrar nuevos inversionistas?

A finales de la temporada pasada, durante la búsqueda del equipo de un nuevo entrenador en jefe, una frase destacó: sólo hay 32 equipos. En otras palabras, alguien querría el trabajo porque la NFL es una fraternidad a la que pocos pueden unirse. Una persona que solía trabajar para Snyder proporcionó la misma respuesta cuando se le preguntó acerca de encontrar más inversionistas.

Pero ciertamente no será fácil.

Cuando este trío invirtió en los Redskins en 2003, les costó una inversión combinada de 200 millones de dólares inicialmente por una participación del 20 por ciento. En julio del 2019, Forbes calculó el valor de la franquicia en 3,100 millones de dólares. Si ese es el caso, reemplazar la participación del 40 por ciento del grupo con otros tres inversionistas requeriría un pago de unos 400 millones de dólares cada uno. Esa es una cuota considerable, lo que podría obligar a Washington a buscar muchos más inversionistas.

Snyder podría reclutar a varias personas o celebridades en su órbita. En el 2015, la estrella de la NBA, Kevin Durant, quien creció a las sombras de FedEx Field y es un gran fan de los Redskins, dijo en el "ESPN Fantasy Football Podcast" que "[Poseer un equipo] sería genial. Mi primera prioridad serían los Washington Redskins, pero yo, aunque sea con un pequeño porcentaje, sólo quiero estar involucrado".

Cualquier nuevo copropietario tendría que ser aprobado por tres cuartas partes de los propietarios de la NFL.

Si el equipo cambia su nombre y regresa al Distrito de Columbia con un nuevo estadio en el 2028, aumentaría el valor de la franquicia. Eso podría tentar a los inversionistas. Snyder ha sido capaz de convencer a otros para que se unan a él en el pasado, ya sean entrenadores u hombres de negocios inteligentes como Smith, Schar y Rothman. Con un nuevo nombre, podría eliminar un obstáculo para posibles inversionistas.

Además, a pesar de una serie de fracasos en los últimos años, la franquicia sigue siendo valiosa.

Washington ha registrado una temporada de 10 victorias en la última década y no ha ganado un partido de playoffs en 15 años. Tuvo el tercer porcentaje más bajo de asistencia en casa de la NFL la temporada pasada. Sin embargo, los Redskins ocuparon el puesto N° 14 en la lista de Forbes de los 50 equipos deportivos más valiosos hace un año. Fueron quintos entre los equipos de la NFL.

Y, mientras algunos se preguntan qué significa para la propiedad de Snyder, otra persona que lo conoce bien dice que ve muy difícil que Snyder venda la franquicia, incluso por un precio de 4,000 millones de dólares.

"Es su identidad", dijo la fuente. "Es muy, muy importante".

¿Qué impacto tienen los propietarios minoritarios?

En muchos casos, los propietarios minoritarios obtienen algunas de las ventajas, pero no tienen que preocuparse por la responsabilidad de la propiedad. No hay un impacto real en el día a día. A menudo se trata de ser parte de un club sin dolores de cabeza. Pueden volar para los juegos, ser escoltados al estadio, ver el partido y luego volver a casa.

Pero con sólo una participación combinada del 40 por ciento --Snyder, su madre y su hermana poseen el 60 por ciento restante del equipo-- no tienen poder de voto y no siempre tienen voz en los asuntos del equipo.

El círculo íntimo de Snyder ha cambiado, y a menudo recibe guía de fuentes externas. Sin embargo, mientras que Schar tuvo una gran influencia en la contratación de Gibbs, Rothman fue una parte clave del proceso de entrevista para atraer al actual entrenador en jefe, Ron Rivera, según una fuente. También estuvo en el Combinado de Talento con Rivera y Snyder antes de esta temporada baja, lo que llevó a una persona cercana a la situación a expresar sorpresa que Rothman querría vender.

Snyder necesitaba a este trío por su dinero. Cuando compraron hace 17 años, Snyder usó esos 200 millones para pagar deudas, llevándola de 450 millones de dólares hasta unos 250 millones.

¿Por qué ahora?

Todavía no hay explicación porque quieren vender sus acciones ahora, si los tres venden. Múltiples fuentes dijeron que no creían que tuviera que ver con el nombre del equipo, aunque Pro Football Talk informó que Smith había estado tratando de convencer a Snyder durante varios años en cambiar el nombre. De hecho, FedEx presentó una declaración el jueves diciendo que había pedido a la franquicia que lo hiciera, un día antes de que Washington anunciara que reconsideraría seriamente el nombre. Si Smith quisiera cambiar el nombre, y Snyder parece ir hacia ese rumbo, no tendría sentido que esa fuera la razón.

Otra fuente dijo que uno de los propietarios minoritarios --que se cree que es Schar-- está buscando retirarse. Tiene 78 años de edad.