<
>

¿Cómo ven los psicólogos deportivos su propio ascenso en el deporte? Es complicado...

play
Asumir responsabilidad, la mayor enseñanza para Chicharito (2:50)

El delantero mexicano sobre sus problemas de depresión y la importancia de la salud mental en su desarrollo. (2:50)

En la Copa del Mundo de Rusia 2018, había algo diferente en la selección de fútbol de Inglaterra. Parecían más felices que los equipos del pasado, más confiados, sin recordar haber caído en la fase de grupos en Brasil y lejos del equipo que se aburría bajo las órdenes de Fabio Capello en Sudáfrica ocho años antes.

En la cancha, parecían aliviados de la presión de las expectativas de la nación y, en cambio, jugaron con alegría y hambre de éxito. Superaron sus temores a la tanda de penales para vencer a Colombia en los octavos de final, que fue su primera victoria en la Copa del Mundo en definición por penales y su primera en cualquier competencia desde 1996; y llegaron hasta las semifinales por primera vez en casi 30 años.

Cuando surgieron imágenes del equipo compitiendo en una piscina en unicornios inflables y jugando a los dardos contra los periodistas, gran parte del crédito se le dio a la Dra. Pippa Grange, la psicóloga deportiva.

Grange fue contratada por la Asociación de Fútbol (FA, por sus siglas en inglés) como encargada de desarrollo de personas y equipos en noviembre de 2017, asignada la tarea de desarrollar la resiliencia y mejorar las relaciones y la cultura del equipo. Ella ayudó a Inglaterra a enfrentar sus miedos al confrontar los fracasos de los últimos años y permitirles abrirse sobre sus experiencias y ansiedades, al mismo tiempo que mejoraba la cultura general en el campamento, trabajando con los entrenadores y el grupo de personal más amplio, así como con los jugadores. Para cuando llegaron a Rusia, el equipo se veía en una mejor posición psicológica que durante generaciones, e incluso el Príncipe William comentó: "Inglaterra era un mejor equipo con [Grange] a bordo".

Sin embargo, la psicología del deporte no era nada nuevo en 2018. La ciencia psicológica se ha aplicado al contexto del deporte desde la década de 1960 y en algunas áreas, como el deporte olímpico, la configuración está muy bien establecida. Incluso antes de Grange, la FA ya había comenzado a centrarse en el lado mental del juego, contratando al psiquiatra Steve Peters antes de la Copa del Mundo de 2014, antes de trabajar con la consultora de rendimiento Lane 4 en tácticas psicológicas. La única diferencia en el período previo a Rusia fue cómo se adoptó la psicología deportiva, y se informó que los jugadores solo tenían acceso a Peters si así lo deseaban. Entonces, ¿por qué Grange trabajando con Inglaterra merece tanta atención?

"El fútbol es un ejemplo perfecto de cuando la gente se pone de pie y presta atención", dijo a ESPN la Dra. Charlotte Chandler, profesora de Psicología del Deporte y el Ejercicio en la Universidad de Derby.

"Es un deporte tan importante, tanta gente lo ve. Debe ser fenomenal en algunos aspectos, pero creo que eso también aumenta el desafío. He investigado un poco y he trabajado con personas que han trabajado en el fútbol, generalmente su experiencia, es tan desafiante".

Para Grange, uno de los desafíos posteriores al éxito de Inglaterra fue la atención de los medios. Los titulares la anunciaron como la heroína de los penaltis de Inglaterra, a pesar de que eso era solo una pequeña parte de su trabajo, y ella luchó por corregir los conceptos erróneos. "Miro hacia atrás ahora y, sabes, el mundo exterior imagina a este tipo de gurú al frente, haciendo algún tipo de truco mental para ayudar a alguien a lanzar penales. Es la pieza más pequeña", dijo Grange a The Game Changers Podcast el año pasado.

"Me sentí muy extraña al final porque los medios de comunicación me habían convertido en una heroina, lo cual es algo difícil de experimentar en un deporte de élite, y me sentí muy incómoda por eso.

"Y creo que generó cierta tensión. Nunca dije una palabra durante todo el proceso", agrega.

De hecho, fue solo después de que salió de la burbuja en Rusia, y luego cuando dejó la FA a fines de 2019, que finalmente pudo hablar sobre su experiencia con sus propias palabras.

Rebecca Levett se encontró en una posición similar a la de Grange cuando trabajó con la selección sub-21 de Inglaterra durante su exitosa carrera hacia las semifinales de la Eurocopa 2017, donde la atención se centró en ayudar a derrocar el estereotipo nacional en lugar del mandato más amplio de su trabajo. Descrita como un "alma vibrante y positiva" que "quiere transmitir positividad" por el jugador Alfie Mawson en una conferencia de prensa de ese torneo, Levett de repente se encontró en los titulares de todo el país, señalada como la primera psicóloga deportiva en ser llevada por una selección de desarrollo de Inglaterra a una competencia.

"No fui la primera", dijo Levett a ESPN. "Definitivamente hubo otros que habían hecho eso antes que yo.

"[A la prensa] le encantan los titulares. Creo que uno de los titulares era 'se encogen, todo ha terminado' y piensas, 'Dios mío' -- eso te hace temblar.

"Les encanta todo lo que suena como si marcara la diferencia cuando en realidad [nosotros] solo representamos un pequeño papel, al igual que cualquier otro miembro del personal. No es diferente.

"Así que es una experiencia extraña cuando obtienes exposición. Obtienes exposición de esa manera y, para ser honesto, ese tipo de cosas no necesitan demasiada atención".

Levett compararía el trabajo que hace como una atleta que trabaja con un entrenador de fuerza y acondicionamiento, un nutriólogo o un entrenador técnico, como una parte más del equipo que trabaja para mejorar el rendimiento, aunque recibe más reconocimiento. que otros.

Para la Dra. Hannah Stoyel, propietaria de la consultora Optimize Potential, puede ser un desafío hablar sobre lo que realmente hace entre bastidores. Hay acuerdos de confidencialidad y reglas estrictas -- pero también existe la presión de aceptar elogios cuando tu trabajo es apoyar a los atletas.

"Creo que existe esa preocupación de que nunca querrías que alguien pensara que querías la gloria para ti mismo", dijo Stoyel. "Creo que soy realmente consciente de eso cuando ofrezco mi nombre por ahí.

"Creo que hay un poco de esa preocupación de que vas a parecer demasiado descarado o audaz o que busca llamar la atención cuando se supone que debes permanecer detrás de escena -- eso puede ser difícil".< /p>

El cambio en la cultura en el mundo deportivo más amplio por adoptar la psicología del deporte es solo una de las razones por las que vemos que más atletas comienzan a expresarse y quieren y buscan apoyo. Los estereotipos sobre la salud mental se están desvaneciendo y, al igual que en la FA, los entrenadores se han vuelto cada vez más receptivos al valor que pueden aportar los psicólogos deportivos, especialmente en entornos de alta presión. Aunque esta es una progresión intrínsecamente buena, Levett cree que la anterior falta de información sobre la psicología del deporte no ha ayudado a reducir gran parte del estigma que le rodea.

"Desde un punto de vista general, para mí, cuantas más cosas no se hablan, más tabú se sienten y esa es la mitad del problema", dice.

Las historias, a veces, se escriben para el factor sorpresa, para que la audiencia se pregunte por qué su atleta favorito está buscando ayuda psicológica. Pero la psicología del deporte es una parte integral del rendimiento y ya no es motivo de sorpresa. "Todavía es un titular a veces -- tal y tal está comprometido con un psicólogo deportivo y dices 'oh wow'. No debería ser así", agregó Levett. "Nosotros pensamos, ¿cómo es eso de interés periodístico?

"Creo que los informes de los psicólogos deportivos no son precisos la mayor parte del tiempo. A veces, en realidad, hacen más daño que bien a la profesión -- las cosas se sacan de contexto".

Para Stoyel, también se reduce a la naturaleza de la profesión. Para ser un psicólogo deportivo eficaz, debes entablar una relación con el atleta, permitirles confiar y conectarse contigo para que se sientan cómodos para hablar sobre temas, a menudo, delicados.

"A veces, cuando consigues estos trabajos, no debes decir dónde estás o dónde estás trabajando", dice. "Algunas personas creen firmemente que no deberíamos ser conocidos.

"No creo que eso sea necesariamente cierto... Creo que eso aumenta el estigma de que no deberías ver a alguien por salud mental o apoyo mental".

A medida que el interés en la psicología del deporte crece cada vez más, con la demanda de servicios de psicología del deporte aumentando rápidamente desde la década de 1990, las personas quieren saber más. "Creo que la psicología del deporte, como disciplina, se está volviendo más interesante", dice Chandler. "Hay un enfoque cada vez mayor en el bienestar y la fusión de la psicología con el rendimiento de un atleta.

"Todas esas cosas juntas marcarán la diferencia en términos de cómo las personas las captarán".

A través de su tiempo como profesora, Chandler ha sido testigo de primera mano del crecimiento de la popularidad, con un interés cada vez mayor en la población estudiantil en torno a la investigación relacionada con la psicología del deporte. Hay mucho todavía que sigue evolucionando, pero la conciencia está ahí y seguirá creciendo.

"Es genial porque está recibiendo tracción y está llamando la atención", agregó Chandler. "No está claro si esté llamando la atención por las razones correctas, supongo que porque la gente lo encuentra único... De cualquier forma, está recibiendo la cobertura que se merece".