<
>

Marileidy Paulino: Del balonmano a convertirse en una estrella del atletismo

play
Marileidy Paulino la esperanza de medalla en Atletismo para República Dominicana (1:13)

La corredora viene de una buena temporada y sigue enfocada en seguir su éxito en Tokyo (1:13)

La oriunda de Don Gregorio pudo haber sido una Reina del Caribe ya que en sus inicios experimentó también con el voleibol

La preparación de Marileidy Paulino ha sido muy activa y ha ido poco a poco batiendo records y quebrando marcas personales, y fue la primera atleta de campo y pista en lograr su clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Todo el trabajo realizado ha culminado bien con una medalla de plata en la carrera de relevo mixto 4x400 metros, y podría culminar aún mejor este viernes con una posible presea en los 400 metros planos donde participará la nativa de Don Gregorio.

Pero esta historia comienza muchos años detrás, antes de que ni ella imaginara que podría estar en unos Juegos Olímpicos, mucho menos competir por medalla, y también muy lejos de Japón.

En la escuela Aliro Paulino de Nizao, un municipio de la provincia Peravia que cuenta con solo 11,675 habitantes de acuerdo al último censo nacional realizado, Marileidy comenzó a tener contacto con el deporte.

“En la escuela, con mi profesor de educación física fue que descubrieron mi potencial. Nos puso a saltar a todos, tanto niños como niñas, y él vio que le gané en el salto a todas y a todos, y solo dijo: ¡Bueno, ésta es!”, le relató Marileidy a ESPN Digital, poco antes de marcharse a Tokio.

Paulino cuenta que el profesor hizo algunos contactos con entrenadores en la Capital, y al verla decidieron que tenía aptitudes tanto para el voleibol y para el balonmano.

Aunque decían que era buena. Tuve que dejar el voleibol. Cuando servía, golpeaba el balón muy duro y este siempre termina fuera. Eso no me gustaba, y dije esto no es para mí”. Así acabó el posible sueño de Paulino convertirse en una Reina del Caribe, pero justo inició otro.

"Me dijeron que tenía talento para el balonmano, practiqué con los equipos y quien sabe, tal vez pude haber pertenecido a la Selección Nacional, pero había un rumbo divino que me tenía preparado otro destino".

Este viernes, 8:35 de la mañana en República Dominicana, puede ser el clímax de una carrera que inició como una casualidad, o por lo que piensa Marileidy: “Por un plan de Dios”.

"Mi objetivo es poder brindarle al pueblo dominicano, a mi familia, a mi entrenador y a todas mis amistades, una buena participación y que sea Dios que me dé la medalla, si es su voluntad", finalizó Paulino.