<
>

Uruguay: con restricciones, los clubes ya pueden volver a entrenar

En el contexto de la pandemia, de a poco, la actividad comienza a regresar. Ése es el caso actual del rugby en Uruguay, país en el que ya se autorizaron los entrenamientos físicos individuales, siempre y cuando se respete el protocolo sanitario impuesto por la Secretaría de Deportes.

Luego de una reunión vía teleconferencia entre los presidentes de los clubes, la Unión de Rugby de Uruguay compartió un protocolo en el que detalla cómo debe ser el reinicio de la actividad según informa El Observador: en un principio, los trabajos se harán de forma individual, respetando el distanciamiento mínimo de dos metros entre persona y persona y, hasta nuevo aviso, no habrá contacto físico ni ejercicios que incluyan pelota.

Por otro lado, vale la pena destacar que el plan de URU está dividido en cuatro fases. La primera es la fase previa o de preparación de entrenamientos; la segunda, es la de entrenamiento en solitario; la tercera, la de entrenamiento por grupos; y la cuarta y última, la de entrenamientos colectivos.

Lo concreto es que, de aquí en adelante, cada institución tendrá la libertad de comenzar este camino del regreso o no. Naturalmente, siempre y cuando se respeten las medidas que aparecen detalladas en este protocolo.

Durante los últimos días, la entidad que regula el rugby en ese país lanzó un comunicado en el que, además, advierte que "tampoco está permitida la utilización de vestuarios y gimnasios" y que "el entrenamiento individual de los deportistas fue flexibilizado siempre que se den en espacios abiertos y con la responsabilidad de cumplir con todas las indicaciones de protocolo sanitario, respecto del distanciamiento mínimo entre las personas, higiene y limpieza".

Sin ninguna certeza al respecto, en Uruguay esperan que la práctica del rugby regrese a la normalidad en agosto o septiembre.