<
>

¿Quién es ese tal Kawhi Leonard?

play
Raptors repitieron dosis de victoria ante Warriors (2:10)

Toronto remontó en el segundo tiempo y venció a domicilio a los Golden State por 105-92. Son el primer equipo en ganar 3 juegos consecutivos contra Warriors en Oracle Arena, desde que Steve Kerr se convirtió en entrenador jefe en 2014-15. (2:10)

FRAN FRASCHILLA LLEGÓ al campamento de desarrollo de destrezas de Paul Pierce, llevado a cabo en 2008 en la secundaria Mater Dei High School de Santa Ana, California, esperando que algún jovencito le impresionara.

"Teníamos aproximadamente 25 chicos allí", dijo Fraschilla, analista de ESPN y exentrenador de baloncesto universitario, "y no quiero revisar la lista de esos chicos y ver cómo están clasificados en este momento. Voy a entrenar a estos chicos con varias rutinas (tuvimos un entrenamiento de dos horas) e intentar convencerme después de ese primer entrenamiento de quién puede jugar y quién es mejor que quien, etcétera".

Con eso en mente, Fraschilla agrupó 25 de los mejores jugadores aleros de secundaria en Estados Unidos y los puso a practicar. Poco tiempo después, uno de ellos destacó sobre el resto.

"Después de esa primera mañana, el chico siempre estaba de primero en la fila", dijo Fraschilla. "Nunca dijo nada en las prácticas, pero se trataba de un competidor feroz. Cuando pregunté sobre él, me dijeron que se trataba de un joven local proveniente de Inland Empire (región que comienza aproximadamente a 40 millas al este del centro de Los Ángeles) y queríamos darle una oportunidad".

"Compitió durante la totalidad de los tres días y no dijo una sola palabra. No recuerdo haber tenido una conversación con él... Ni siquiera recuerdo cómo era su voz en ese momento".

Más de una década después, la interrogante permanece: ¿Quién es Kawhi Leonard?


KAWHI LEONARD es hombre de pocas palabras.

Sus entrenadores en San Diego State lo entendieron muy rápidamente mientras intentaban reclutarle... y tenían dificultad en intentar que éste devolviera sus llamadas telefónicas.

"Era divertido hablar con él", dice Justin Hutson, uno de los entrenadores asistentes en el staff de Steve Fisher, a quien se le asignó la tarea de reclutar a Leonard. "Sin embargo, no era fácil hacer contacto con él".

"Una vez que lo tienes en el teléfono, es simpático, habla contigo. Pero hay que ser persistente".

Hutson, quien ahora es entrenador jefe en Fresno State, frecuentemente conducía su auto en el trayecto de aproximadamente 100 millas desde San Diego hasta la secundaria Martin Luther King de Riverside, California, para ver practicar y jugar a Leonard.

Eventualmente, a medida que estrella de Leonard comenzaba a ascender (fue designado "Mr. Basketball" en el estado de California después de su último año de secundaria), varias escuelas pertenecientes a conferencias atléticas de renombre comenzaron a llamarle.

"Creo que él entendió que fuimos sinceros en lo que le decíamos y la forma en la cual nos comportábamos", dice Hutson.

"Es algo sumamente simple. Él desea ganar partidos de baloncesto y trabajar duro. Es un hombre leal y creo que fue importante para él que fuimos sinceros".

Leonard lo puso de forma más sucinta.

"Siempre pensé, incluso mientras crecía, que uno debe ir con la gente que te quiera más", indicó. "No ir con alguien que no te quiera".

"San Diego State me estaba reclutando y uno de mis amigos asistía a esa universidad, por eso, había una gran parte de mí que quería ir allá. Además, el hecho de que ellos fueran persistentes fue mucho mejor... Quería ir a una escuela que me quisiera".

Leonard también quería ir a una escuela que le facilitara el camino para alcanzar el nivel siguiente. Durante el último año de Leonard en secundaria, los Aztecs contaban con un jugador alero en su último año de estudios llamado Lorrenzo Wade, cuyo nombre era objeto de debates como posible elegido en segunda ronda del draft de la NBA.

Si bien Wade no fue tomado en el draft, fue suficiente demostración para Leonard de que este instituto le daría una oportunidad legítima de perseguir sus ambiciosos sueños.

"Sabía que podías pasar de la universidad a la NBA y eso era todo lo que quería", dice Leonard. "Ir a una escuela en la cual pudiera jugar de inmediato, mostrar mi talento y poder ser evaluado por los scouts".


KAWHI LEONARD es un hombre con un solo objetivo.

Se trata de ese principio subyacente que le ha impulsado desde sus años de secundaria: Jamás podrán acusarle de no trabajar lo suficientemente fuerte.

"Siempre solía estar al aire libre jugando, viendo partidos, intentado trabajar en mis movimientos", comentó Leonard a ESPN. "Cursaba noveno grado o décimo grado y (los otros jugadores) cursaban último año e intentaban estudiar en universidades dentro del circuito de la División I. No obstante, empezaron a entrenar demasiado tarde, por eso, estaban revisando escuelas de la División 2. Simplemente, jamás quise encontrarme en ese dilema, tratando de descifrar las cosas en el último minuto".

Eso no sería problema para Leonard, quien eventualmente comenzó a pensar en metas más grandes, más allá del baloncesto de la División I. Mientras cursaba tercer año de secundaria, Leonard ya se sentía confiado de que eventualmente jugaría en la NBA.

"Tenía 6 pies, 6 pulgadas de estatura (1.98 metros), podía encestar el balón y no jugaba frente al poste solo porque era muy alto", indica Leonard, desglosando con precisión quirúrgica las destrezas que tenía en ese entonces.

Y mientras tanto, revisaba a sus competidores para ver cómo podía compararse con ellos. Mientras se preparaba para su último año, otro prospecto cotizado de una secundaria rival, llamado Malcom Lee, se preparaba para iniciar su carrera universitaria con la UCLA.

"En ese momento, él era mejor que yo", dijo Leonard. "Aunque sabía que, si yo hacía el trabajo, podía llegar a su nivel".

Y entre aquellos que conocían mejor a Leonard, nunca hubo duda alguna de que él haría todo el trabajo necesario.

"(Era) auto disciplinado", expresa Clint Parks, quien fue durante largo tiempo preparador físico de Leonard. "Nunca tenías que decirle cosas tales como: 'Oye, tenías que estar en el gimnasio. ¿Acaso esto es importante para ti?' Jamás tuve que decirle algo así. No sé si otra persona tuvo que hacerlo, pero no me lo puedo imaginar. No hubo nada que se interpusiera entre él y su mejoría como jugador".

Leonard siempre estaba pensando en el siguiente nivel de competición. El campamento de Paul Pierce en el cual se topó con Fraschilla le ofrecía una oportunidad particular de distinguirse del resto. La terna más pequeña de jugadores participantes significaba que todos los espectadores se verían obligados a evaluar la actuación de todos.

"Fue positivo, poder estar frente a scouts de la NBA que podían evaluar bien tu nivel de juego", dijo Leonard a ESPN. "No había 100 jugadores presentes, por eso, ellos podían ver de verdad cómo jugabas y cómo te desempeñabas contra los mejores jugadores".

En el caso de Leonard, esos mejores jugadores fueron otras estrellas locales que sirvieron de barómetro. Tenemos el caso de Lee, el rival vecino que era considerado por Leonard como un peldaño a alcanzar. Mismo caso de James Harden, otro oriundo del sur de California quien terminaría siendo elegido en el tercer puesto del draft de la NBA en su versión 2009. No obstante, a primera vista, los objetivos de Leonard fueron mucho más modestos que simplemente repetir el ascenso de Harden.

"Siempre veía al último hombre, sentado al extremo de la banca y pensaba que yo podía ser mejor que él", dijo Leonard. "Pensé que siempre tenía una oportunidad".

Aunque había otras personas que sabían que Leonard podía ir mucho más allá.

"Ya era un jugador a nivel de NBA cuando estaba en su primer año de universidad"; comentó Trevor Ariza a ESPN.


KAWHI LEONARD NO TEME ponerse a prueba contra los mejores.

Cuando entrenaba con San Diego State en 2010, entre su primer y segundo año de estudios, se enteró de que Ariza (quien ya estaba firmemente establecido como jugador de la NBA y contaba con un título en su haber como parte de Los Angeles Lakers) entrenaría dentro del campus de su casa de estudios.

Entonces, Leonard buscó a Ariza, quien había ido a entrenar con su preparador físico, el ex base de los Aztecs Tony Bland, y le pidió entrenar con él. Ariza accedió y quedó inmediatamente impresionado con la forma en la cual Leonard se mostraba en la cancha.

"Hombre, mi primera impresión de él fue: 'Este chico está aquí para trabajar en serio. Punto.'", comentó Ariza a ESPN entre risas. "Sin importar lo que hiciera".

Ese verano en San Diego, Ariza trabajó arduamente. Día tras día, asistía en dos ocasiones al gimnasio: inicialmente a primeras horas de la mañana y después al final de la tarde. Se trataba de una agenda agotadora. Ariza consideraba que esta ética de trabajo lo colocaría por encima de cualquier otro jugador.

Sin embargo, había un problema: Leonard.

"Me enorgullecía de ser la primera persona en llegar al gimnasio todo el tiempo", afirma Ariza. "Y cuando llegaba allí, ya (Leonard) estaba presente. Había hecho todo lo que él necesitaba hacer y estaba listo para entrenar de nuevo... Cuando vi la ética de trabajo que tenía, comprendí que iba a ser un jugador especial".

Leonard sentía motivación para llegar temprano para así ponerse a prueba contra un jugador de la NBA. Y Ariza no era cualquier jugador de la NBA. Se trataba de alguien por quien Leonard sentía respeto, pero tampoco abrumaba al joven alero en la cancha.

"Trevor fue importante para mí cuando estuve en la universidad", afirma Leonard. "Jugando contra él, podía sentir que era capaz de demostrar mi habilidad en ese momento".

"Probablemente gané alguna partida. No lo recuerdo... (aunque) fui afortunado al permitirme entrenar con él".

Quizás Leonard no lo recuerde, pero Ariza sí lo hace con toda certeza.

"Él me ganaba en partidas 'uno contra uno' que jugábamos. No las ganó todas, pero él sí quería vencerme todo el tiempo", dice Ariza, entre risas. "Jugó tan fuerte como podía en cada ocasión... Tiene esa mentalidad necesaria para alcanzar el nivel que tiene como jugador".

KAWHI LEONARD sigue mejorando.

Cuando Leonard fue elegido por los Indiana Pacers en el puesto 15 del draft 2011 e inmediatamente canjeado a los San Antonio Spurs, fue percibido como un jugador con buen futuro como 'stopper' defensivo en las alas.

"Lo largo que eran sus brazos y sus manos grandes, como pensaba el resto", expresó Danny Green a ESPN con una sonrisa, cuando se le preguntó cuáles eran las características de Leonard que saltaban a la vista cuando se topó con él por primera vez. "Parece un experimento científico".

"A primera vista, nadie podía determinar o imaginarse (en lo que se convertiría). Nadie podía predecirlo. Nadie lo percibía como alguien especial".

Las primeras señales de que Leonard contaba con un elemento que lo distinguía fueron percibidas inmediatamente después que los Spurs se hicieron con sus servicios. Con la inminencia de un paro patronal en la NBA, los Spurs apenas contaban con siete días para trabajar con él antes de que se le prohibiera tener contacto alguno con el equipo.

Por ende, Leonard pasó la mayor cantidad de tiempo posible en esa semana que transcurrió entre el draft y el paro patronal trabajando con Chip Engelland, el afamado entrenador de enceste de los Spurs. Una de las críticas que se le hacían a Leonard antes del draft era que contaba con dificultad para encestar consistentemente. Cuando Leonard volvió a San Antonio después de la conclusión del paro patronal de 161 días, había reconstruido por completo su tiro brincado. Después de haber convertido apenas el 29% de sus intentos de triples en su segundo año en la universidad, con una línea de tres puntos más corta, terminó anotando en el 37.6% de sus intentos a larga distancia como novato, quinto mejor registro entre los jugadores en su primer año en la NBA que intentaron al menos 100 triples esa temporada.

play
0:16

Triplazo de Kawhi Leonard

NBA: Warriors vs. Raptors (Juego 4)

Todo ascendió rápidamente desde allí, al punto en el cual Leonard ha madurado hasta convertirse en quien se podría considerar el mejor jugador del mundo, capaz de repercutir en los partidos a ambos lados de la cancha en cualquier rincón, tal como lo hizo al inicio del tercer periodo del Juego 4 de las Finales de la NBA 2019 al convertir triples consecutivos, imponiéndose a Draymond Green, quien intentó robarle el balón sin éxito.

"Creo que hace varios años, a principios de su carrera, cuando comenzaba a hacerse de un nombre, hubo muchos que dijeron: '¿De dónde demonios vino esto?'", dice Danny Green. "Cuando llegó a la NBA, era considerado un jugador defensivo y se convirtió en un jugador ofensivo en marcaciones personales, quien podía encestar el balón desde la línea de 3 puntos".

"Cuando empezó a surgir, creo que los equipos lo veían pensando: 'Wow'".

La actuación de la noche del viernes, en la cual Leonard sumó 36 puntos, fue el decimocuarto partido con al menos 30 tantos para él en la actual postemporada. Solo lo superan en ese sentido Hakeem Olajuwon, Michael Jordan y Kobe Bryant. Se trata de una compañía impresionante para un jugador que no era percibido como encestador cuando incursionó en la NBA.

"Hay que darle el crédito que se merece", expresa Draymond Green. "Se impuso en este juego a voluntad y todos sus compañeros le han seguido el paso. Por eso, no estoy seguro si llegará a alcanzar a esos otros jugadores, pero ciertamente cumple con su trabajo".

Con respecto a la forma que tiene Leonard para alcanzar sus objetivos, Parks tiene una simple explicación.

"Siempre le digo a la gente: 'Kawhi Leonard ha sido la verdad'", afirma Parks. "Su historia tiene que ver con su ética de trabajo, si me preguntan. Eso siempre destacará de él".


KAWHI LEONARD es una persona divertida.

Así se describió, para después agregar "Adoro el deporte del baloncesto", cuando fue presentado en septiembre pasado a los medios de comunicación en Toronto. New Balance creó una campaña publicitaria denominada "Chico divertido" después de contratar a Leonard a principios de la presente campaña y la carcajada inusual con la cual dio punto final a su respuesta se ha convertido en leyenda viral.

Sin embargo, aquellos que conocen a Leonard fuera de la cancha dirán de forma unánime que se trata de una persona mucho más graciosa de lo que se le atribuye.

"No hay duda de que cuenta con un sentido del humor negro", dijo Hutson. "Eso lo describe muy bien".

Kyle Lowry, su compañero en los Raptors, repitió esa idea.

"Es sumamente divertido", dice Lowry. "Tiene un sentido del humor negro. (Su sentido del humor es) similar al (del actor) Vince Vaughn".

"¿Vince Vaughn? ¿Quién es ese?", preguntó Leonard.

Una vez se le comenta a Leonard de quien se trata, específicamente la estrella de la cinta "Aquellos viejos tiempos" ("Old School"), el jugador parece tener cierta idea.

"Oh, cierto, cierto. Sé de quién están hablando", expresó Leonard, esbozando una sonrisa.

Después, toma una pausa.

"No lo sé. Creo que otras personas son capaces de describirnos mejor que nosotros mismos, ¿cierto?"