<
>

Así empezó todo: Kobe Bryant con los Lakers

play
Shaq-Kobe, una dupla llena de éxitos y fricciones (2:47)

Shaquille O'Neal y Kobe Bryant brillaron como compañeros en los Lakers, pero esa relación también vivió momentos complicados y el Coach Carlos Morales no recuerda todo sobre la ganadora pareja de Los Ángeles. (2:47)

El debut de Kobe Bryant en la NBA con Los Angeles Lakers no fue tan brillante como seguramente él deseaba, ni como los aficionados del oro y púpura recuerdan, pues una serie de lesiones retrasó el comienzo de su carrera profesional, un ligero tropiezo antes de ser incluido en el segundo equipo All-Rookie de aquella temporada 1996-97.

Por aquellos años, los Lakers estaban reconstruyendo la plantilla en torno a la figura de Shaquille O’Neal, pero los Charlotte Hornets sorprendieron eligiendo a Kobe con el pick 13 de la primera ronda del Draft; sin embargo, su padre, Joe JellyBean Bryant, presionó para que finalmente recalara en la franquicia californiana, que para ello traspasó a Vlade Divac al equipo de Carolina del Norte. Kobe contaba sólo con 17 años y firmó un contrato de 3.5 millones de dólares por temporada.

Tras ese intercambio, a Kobe le costó adaptarse del todo a sus nuevos compañeros debido a que una semana antes de iniciar la pretemporada (96-97) sufrió una lesión en la muñeca que lo alejó de la duela por un mes y antes del comienzo de la temporada regular se lastimó la cadera.

Dicha lesión privó a 'The Black Mamba' de aparecer en la alineción de los Lakers para el primer partido de aquella campaña en el que vencieron 96-82 a los Phoenix Suns, por lo que el camino del futuro miembro del Salón de la Fama y leyenda de la NBA inició oficialmente el 3 de noviembre de 1996, cuando los Lakers se midieron ante los Minnesota Timberwolves; Bryant contaba apenas con 18 años.

Durante ese juego, Kobe vio acción sólo 6 minutos y los angelinos sumaron su segunda victoria (91-85), pero la leyenda había comenzado a forjarse a pesar de sus pobres estadísticas contra los Wolves: 0 puntos, 1 rebote, 1 bloqueo, 1 foul, 1 pérdida de balón, 0 asistencias, 0 robos y 1 intento de tiro.

Un comienzo poco halagador, tomando en cuenta los logros que llegaron después; sin embargo, en su año de novato, Kobe mostró evidencia de lo que vendría y el resto es una historia que se puede resumir en 5 anillos de campeón y récords que hasta la fecha siguen vigentes.

Durante su primera temporada en la NBA (96-97), el menor de los tres hijos de Joe JellyBean Bryant y Pamela Cox participó en 71 partidos, promedió 7.6 puntos y 1.3 asistencias por juego; además vio acción en los nueve encuentros de los Lakers de playoffs. Nada mal para un chico que tuvo su primer contacto deportivo con el futbol y vivió su niñez en Italia.

Si bien las lesiones no le permitieron explotar todo su potencial durante su primer año, Kobe tuvo una destacada participación durante el All-Star Weekend. En el juego de los novatos gozó de un momento de gloria puntual con un actuación soberbia (31 puntos), y se proclamó campeón del concurso de clavadas.

El resto de su carrera fue una dominante exhibición de Kobe Bryant, que lo llevó a ganar cinco anillos de campeón, tres de manera consecutivas (2000, 2001 y 2002).

En su palmarés destacan algunos logros singulares:

  • Fue el jugador más joven de la historia en alcanzar los 10.000 puntos (24 años y 193 días).

  • Superó la barrera de los 50 puntos en nueve partidos.

  • Fue el primer jugador en 41 años en cifrar 45 puntos en cuatro partidos seguidos (2005-2006).

  • Fue el primer jugador que consiguió 12 triples, 9 de ellos consecutivos.

  • El 21 de diciembre de 2005, en un partido ante Dallas Mavericks, anotó 62 puntos en tres cuartos.

  • El 22 de enero de 2006 frente a los Toronto Raptors, consiguió la segunda mejor marca de puntos de la historia, con 81, sólo superada por los 100 que Wilt Chamberlain cifró en 1962.