Los cinco nocauts más emocionantes del boxeo mexicano

MÉXICO -- Andy Ruiz tuvo la pelea de su vida y entró a la historia del boxeo mexicano, al dar una de las mayores sorpresas de la categoría de pesos pesados, al derribar al británico Anthony Joshua en cuatro ocasiones, dos de ellas con golpes decisivos en el séptimo asalto.

Ruiz, el primer peso completo de origen mexicano que gana un título en la categoría, redondeó una de las victorias más grandes en la historia del boxeo, al arrebatarle a Joshua el campeonato unificado en el Madison Square Garden y unirse a otros nocauts históricos aztecas. Hacemos un repaso

Márquez a Pacquiao

El momento del que se hablará por años cuando se recuerde a Juan Manuel Márquez será sin duda cuando su mano derecha se impactó de forma brutal en el rostro de Manny Pacquiao la noche del 12 de diciembre de 2012 en Las Vegas. Después de tantos intentos y noches de insatisfacción, finalmente el boxeo le pagó a Márquez lo que le debía, al explotar la dinamita en el ring para finiquitar así una serie espectacular. Aunque cayó por quinta ocasión ante Pacquiao, logró derribar esa noche dos veces al 'Pacman', la segunda de ellas definitiva en el sexto asalto. Fue considerada además la pelea del año.

El capitalino venía de perder una discutidísima decisión mayoritaria frente al filipino, el 12 de diciembre de 2011, en la arena del Hotel MGM. Dave Moretti la vio 115-113, Glenn Trowbridge le dio su tarjeta al 'Pacman' por 116-112, mientras que Robert Hoyle entregaba otra versión distinta: 114-114.

Chávez a Meldrick Taylor

Colocado entre los mejores triunfos del boxeo mexicano, Julio César Chávez se encaminaba a perder su invicto la noche del 17 de marzo de 1990 ante Meldrick Taylor, pero con gran insistencia, el mexicano echó el resto y lo noqueó faltando dos segundos para terminar el duelo y unificar así los títulos de peso súper ligero del CMB y FIB en el Hotel Hilton de Las Vegas.

Chávez estaba abajo en las tarjetas en su legendario combate, pero cuando faltaban apenas dos segundos para acabar la pelea, arrinconado en una esquina, JC conectó un potente derechazo que envió a la lona a "The Kid". El réferi Richard Steele realizó la cuenta de protección a Taylor y al no recibir respuesta del peleador detuvo el combate para decretar el nocaut técnico a favor del mexicano. La revista The Ring eligió la Chávez-Taylor como la pelea del año y pelea de la década.

Salvador Sánchez a Wilfredo Gómez

El 21 de agosto de 1981, Salvador Sánchez, entonces campeón pluma del Consejo Mundial de Boxeo, exponía su cinturón verde y oro ante la sensación del boxeo puertorriqueño, Wilfredo Gómez. La rivalidad entre mexicanos y boricuas estaba en su mejor momento, y qué decir del choque entre Wilfredo y ‘Sal’.

Acostumbrado a lidiar con mexicanos, Wilfredo calentó la pelea, y Salvador decidió guardar cada palabra, prometió que sus puños hablarían en el ring, pero eso poco importó a Gómez.

Apenas sonó la campana, el jovencito Sánchez demostró por qué era el campeón del mundo y el mejor en las 126 libras. De inmediato puso orden y mandó a la lona a un Wilfredo que, fiel a su costumbre, fue al frente en busca del nocaut, pero se encontró a un rival con una pegada sólida que le aguantó todo.

Con el orgullo por delante, los dos salieron a dar y recibir castigo. Dio la impresión de que si 'Sal' hubiera querido, la pelea se hubiera terminado pronto, pero era tanto el odio que tenía por Wilfredo, que decidió alargarla.

Con el rostro irreconocible ya por los golpes del mexicano, Wilfredo nunca dejó de ir al frente pero el boxeo centelleante de Sánchez, con el jab por delante y la derecha martillada, sus opciones se fueron agotando hasta que, en el octavo round, Salvador le metió una derecha poderosa que lo envió a la lona por segunda y última ocasión en el combate.

Se levantó Wilfredo, auxiliado por el orgullo más que por la forma física, pero el réferi Carlos Padilla decidió que era suficiente y determinó el fin de la pelea a los dos minutos y nueve segundos.

Pipino Cuevas a Ángel Espada

Con 18 años y seis meses de edad, hace 40 años, Pipino Cuevas se convirtió desde entonces en el campeón mundial más joven en la historia del boxeo mexicano.

Cuevas, de 58 años, venció entonces al puertorriqueño Ángel Espada un 17 de julio de 1976 en la Plaza de Toros Calafia de Mexicali, Baja California. Se echó a la cintura, tras noquear en dos rounds al isleño, el cetro Welter de la Asociación Mundial de Boxeo.

En esa pelea, Pipino mandó a Espada a la lona en tres ocasiones, todas con ganchos poderosos de mano izquierda. “Esa vez lo noqueé en dos rounds, luego lo volví a noquearlo en Puerto Rico y también en Los Angeles, tres veces lo noqueé”, dijo el excampeón en entrevista a ESPN.

Margarito a Cotto

En una clásica pelea de rivalidad entre México y Puerto Rico, Antonio Margarito tiró en el round 11 a Miguel Cotto, el 28 de julio de 2008. El mexicano lo atrapó y lo detuvo para ganar un título de peso welter en una gran pelea.

Fue la primera derrota del boricua, y la victoria puso al mexicano en los cuernos de la luna, pero un año después muchos sospecharon que lo hizo con guantes cargados, ya que fue atrapado tratando de pelear usando manoplas ilegales en su siguiente pelea.