<
>

Checo Pérez está en lo correcto al no conformarse con cuartos lugares

play
Charles Leclerc largará en punta el GP de Miami (5:54)

El monegasco dominó la clasificación de la quinta fecha de la Fórmula 1. Carlos Sainz completará la primera fila de Ferrari. Max Verstappen, tercero. (5:54)

Sergio Pérez lo dijo el jueves en entrevista con ESPN, "un día malo será terminar cuarto" y su cara lo reafirmó el sábado después de la calificación del Gran Premio de Miami de la Fórmula 1. Porque ser el último del cuarteto de pilotos en los autos dominantes es sólo un amargo y menos deseable consuelo.

El mexicano, de Red Bull, se sabe en la pelea con los Ferraris de Charles Leclerc y Carlos Sainz, e incluso con su coequipero Max Verstappen, pero 12 puntos en un domingo, cuando los otros tres sumen más no será un resultado que lo satisfaga.

Y hace bien el tapatío en ponerse objetivos así, el conformismo no es una opción. Las circunstancias de una carrera o el estado del campeonato pueden ser un matiz en esto, pero básicamente a lo que se refiere Checo Pérez es que no puede permitirse ser superado por los otros tres pilotos que tienen los únicos autos que, hasta ahora, han sido capaces de ganar carreras en la temporada 2022 de la Fórmula 1.

Lo que le ha faltado a Checo Pérez ha sido consistencia en la Q3, el entendimiento de los neumáticos y la obtención de la temperatura en la vuelta de salida para después atacar en la 'flying lap'.

Obviamente, lo del sábado es apenas la calificación, los puntos se reparten en domingo y nada está sentenciado hasta que ondea la bandera a cuadros. Como siempre, una largada oportunista, inteligente y valiente define una buena parte de las carreras. Es como el despegue de un avión. La tracción inicial, la elección de la línea y la primera frenada son críticas.

Luego vendrá la estrategia: ¿arrancar con blandas para atacar con el riesgo de perderlas muy pronto por la degradación e irse a dos detenciones en fosos? o ¿hacerlo con medias, atacar igualmente en el inicio pero con la consigna de alargar su vida al grado de que se pueda hacer sólo una parada para recibir duras?

Ciertamente, es un dilema que debe estar en el pizarrón y la mente de los ingenieros de Red Bull.

FERRARI DOMINADOR

Ferrari se vio dominador en la calificación del Gran Premio de Miami, tanto que pareció un poco jugar a ver qué tanto tenían los Red Bull. Al final, coparon la primera fila, la pintaron de rojo intenso y, desde ya, son los favoritos para ocupar dos escalones en el podio... pero cuidado con confiarse en la largada porque podrían ver pasar algún auto azul.

Charles Leclerc fue contundente en cada parte de la Quali, aunque no lo había sido en las Prácticas, pero ha sido constante y rápido a la hora buena.

De los cuatro autos de adelante, Leclerc ha tenido el fin de semana menos accidentado. Carlos Sainz se dio un buen golpe en la Práctica 1 del viernes, en la que antes había derrapado sin control; Max Verstappen sufrió un desperfecto hidráulico en la Práctica 2 y ha cometido, al menos, un par de errores en la calificación que le costaron la pole position.

Checo Pérez no puso la temperatura ideal y también se quedó sin dar su mejor vuelta en la Q3.

Leclerc parecía poner la vuelta rápida en el momento que lo decidía y así el vaivén de dominio entre los Ferrari y Red Bull vuelve a la parte roja del columpio. Parece que así será la temporada: unas pistas encajarán bien a los Toros y otras los Cavallinos. Las manos, estrategia y hasta la suerte pueden cambiar lo que el sábado ha sido para los de Maranello, pero hay que recordar que Verstappen lleva dos abandonos y ya en Miami ha visto salir humo de su monoplaza.

Los pilotos corren, los equipos trabajan física y estratégicamente, pero a veces llega la lluvia y todo lo descompone. Para el domingo, el pronóstico del clima presagia un 40 por ciento de probabilidades de lluvia a las 15:30 (hora del Este/12:30 PT) hora de la largada y entonces sí tiren los momios a la basura, es carrera nueva y hacer una profecía es un gran chance de hacer el ridículo. Lo bueno es que los reportes meteorológicos suelen quedar mal con mucha frecuencia.