Nuevamente, es Super Bowl o nada para Los Angeles Rams

PHOENIX -- La temporada pasada, Los Angeles Rams identificaron una ventana de oportunidad para apostarlo todo, adquirir a los mejores jugadores disponibles para completar una plantilla talentosa y llegar a lo más profundo de los playoffs.

El resultado: una aparición de Super Bowl por primera vez en 17 temporadas, aunque terminó en derrota por 13-3 ante los New England Patriots.

Mientra los Rams se preparan para la temporada del 2019, la ventana permanece abierta, incluso si el head coach Sean McVay enfatiza la complicada naturaleza de una repetición.

"La gente dice, 'Bueno, ustedes volverán'", dijo McVay durante las reuniones anuales de la NFL. "Pero no es así".

No obstante, con el regreso de algunos estelares y mínimo recambio en posiciones titulares, sigue siendo una posibilidad. Varios equipos a lo largo de las últimas tres décadas, incluyendo a los Patriots, Seattle Seahawks, Denver Broncos, Dallas Cowboys, Buffalo Bills y San Francisco 49ers, han logrado apariciones de Super Bowl consecutivas.

Los Rams tienen el talento y el presupuesto para unirse a esa lista.

"Siempre que cuentas con un head coach joven y un quarterback joven, jugadores de núcleo jóvenes, te encuentras en la ventana para hacer algunas de las cosas de las que hemos hablado", dijo el gerente general Les Snead. "Y siempre estás navegando eso con base a quién llega a la plantilla y quién se va".

Luego de una campaña de 13-3 y títulos divisionales consecutivos, los Rams regresan con los estelares Aaron Donald, dos veces Jugador Defensivo del Año; el quarterback Jared Goff, dos veces seleccionado al Pro Bowl; y el corredor Todd Gurley, un dos veces All-Pro. Además, se han realizado algunas adiciones clave en la agencia libre.

Miremos en primer lugar a la defensiva.

Antes del periodo legal para negociar con agentes libres, los Rams aseguraron una ganga en un mercado perfecto para cazadores de quarterbacks cuando firmaron al linebacker externo Dante Fowler Jr. por un año y hasta 12 millones de dólares. Fowler inició 11 partidos la temporada pasada luego de ser adquirido por los Rams procedente de los Jacksonville Jaguars en la fecha límite para canjes. probó ser valioso, especialmente en el Juego de Campeonato de la NFC, cuando presionó al quarterback de los New Orleans Saints, Drew Brees, para que lanzar un pase errático que resultó en intercepción, conduciendo a los Rams a una victoria de tiempo suplementario.

Los Rams también han sumado al safety veterano Eric Weddle gracias a un contrato de dos años y 12.78 millones de dólares, y al linebacker veterano Clay Matthews gracias a un contrato de dos años y 9.3 millones de dólares.

La adición de Weddle ayudará a compensar la pérdida de Lamarcus Joyner, quien emigró a los Oakland Raiders en agencia libre. Un veterano de 12 campañas, Weddle está en la parte final de su carrera y está por verse si todavía cuenta con habilidades de élite luego de un año en que no produjo intercepciones.

Matthews, un veterano de 10 campañas al que también le queda un número limitado de temporadas, sabe cómo ganar un Super Bowl. Dada su experiencia jugando por dentro y por fuera, puede aportar gran flexibilidad en la defensiva 3-4 del coordinador Wade Phillips.

Pero recordando que el draft todavía está por celebrarse, siguen algunas interrogantes defensivas. ¿Quién tapará el hueco dejado por Ndamukong Suh? No se espera que regrese el tackle defensivo por limitaciones de presupuesto (los Rams cuentan con unos 4.8 millones de dólares bajo el tope salarial, de acuerdo al ESPN Roster Management). En caso de ser promovido a la titularidad, bastará el jugador de segundo año, Micah Kiser, para suplir al linebacker interior Mark Barron, quien fue cortado para ahorrar 6.33 millones de dólares en salario?

A la ofensiva, pocos cambios se esperan en una unidad que ranqueó segunda en la NFL la temporada pasada, promediando 32.9 puntos por partido.

Goff entra al cuarto año de su contrato de novato, lo que permite que recursos sean destinados a otros sitios. Pero un día de pago grande se asoma por el horizonte, dado que ha escalado consistentemente en los rankings de quarterback. La temporada pasada, no solamente registró un índice de pasador perfecto en una victoria de la Semana 4 sobre los Minnesota Vikings, sino también finalizó la campaña con 4,688 yardas, 32 touchdowns y 12 intercepciones, y ayudó a orquestar una victoria por remontada en el Juego por el Campeonato de la NFC.

Los objetivos primordiales de Goff regresan, notablemente Gurley y los receptores Brandin Cooks, Robert Woods y Cooper Kupp, quien estará volviendo de una lesión de rodilla que cortó su temporada pasada. La temporada pasada, los tres receptores llevaban paso para superar las 1,000 yardas por recepciones, y Cooks y Woods alcanzaron esa marca.

La temporada pasada, Gurley corrió para más de 1,000 yardas por segunda campaña al hilo y lideró a la liga con 21 touchdowns, aunque persisten preguntas acerca de la durabilidad a largo plazo de su rodilla izquierda. "Está bien", respondió McVay cuando se le preguntó del estado de la rodilla de Gurley durante las reuniones de los propietarios.

Además de la rodilla de Gurley, la mayor interrogante que queda a la ofensiva es cómo operará sin dos veteranos clave. El guardia izquierdo Rodger Saffold emigró a los Tennessee Titans en la agencia libre, y los Rams no hicieron válida la opción de contrato del centro John Sullivan.

La decisión de seguir adelante sin Sullivan y la pérdida de Saffold no pueden minimizarse. Contribuyeron en la única línea ofensiva que mantuvo a los mismos cinco titulares a lo largo de la campaña, y fueron uno de los grupos mejor calificados.

Pero los Rams entraron al draft del año pasado planeando específicamente para el futuro de la línea cuando reclutaron a Joseph Noteboom de TCU en la tercera ronda, y Brian Allen de Michigan State en la cuarta. Se espera que Noteboom inicie en lugar de Saffold, y Allen tomará el puesto de Sullivan. La decisión del tackle izquierdo Andrew Whitworth, de demorar su retiro, ayuda en la transición.

"Saliendo este año, lo que sí sabemos es que podemos ganar la división en temporadas consecutivas. Lo que no sabíamos saliendo de la temporada del '17 era, '¿Podemos ganar un partido de playoffs?", declaró Snead. "Este año, sabemos que podemos... La gran respuesta a la pregunta: sabemos de lo que somos capaces, pero es el 2019 diferente que el '18".

Al término de esta temporada, todo puede cambiar. Los contratos de Whitworth y el esquinero Aqib Talib están por expirar, junto con el del liniero defensivo Michael Brockers.

Los Rams ciertamente deberán pagarle a Goff, y decisiones contractuales deben hacerse respecto al joven núcleo, incluyendo posibles extensiones para el guardia derecho Austin Blythe, esquinero Marcus Peters, linebacker Cory Littleton y safety John Johnson III, quien lideró al equipo con cuatro intercepciones el año pasado, y quien no pudo hacer otra cosa más que sonreír cuando se le preguntó si había notado el dinero que cobraron los safeties durante la agencia libre.

Pero esos son temas para el futuro.

Por ahora, es Super Bowl o nada, de nuevo.