<
>

Drew Brees fue el mejor jugador de la Semana 14 en la NFL

play
La mejor versión de Ryan Tanehill puede conducir a los Titans a playoffs (1:17)

Javier Trejo Garay destaca el nivel mostrado del ex mariscal de los Dolphins. (1:17)

Quizás la mejor jornada para quarterbacks en términos de actuaciones individuales, la Semana 14 dio mucho de qué hablar. No obstante, los reflectores se los robaron los pasadores que se dieron cita en el Superdome de New Orleans:

DREW BREES, QB, NEW ORLEANS SAINTS

Pocas veces resulta ver aquí a un jugador de un equipo que cayó, pero hubo que hacer la excepción para Brees, que hizo un partido casi perfecto para los Saints, aunque al final no les alcanzó y terminaron cayendo gracias a un gol de campo de último momento.

Fueron 29 completos de 40 intentos para Brees, acumulando 349 yardas por aire y cinco touchdowns, sin intercepciones, ni capturas, a pesar de que estuvo bajo constante presión.

Lo que hace más notable la actuación de Brees, en lo individual, es que llegó ante una defensiva de élite, la de San Francisco. Los Niners fueron capaces de mantener presión constante, y de jugar agresivamente en cobertura de pase. También, gozaron del buen desempeño del linebacker Fred Warner, quien ha sido una revelación este año. Con todo y eso, Brees consiguió números impresionantes.

Fue el undécimo partido de Drew Brees con al menos cinco pases de anotación, la mayor cantidad en la historia de la liga, de acuerdo a datos de ESPN Stats & Information. Con esos números, es casi imposible perder, pero así sucedió en esta tarde, porque enfrente había un rival al nivel. Sin embargo, a nivel individual, nadie lo hizo mejor que Brees en la jornada dominical de la Semana 14.

MENCIONES HONORÍFICAS

A.J. Brown, WR, Tennessee Titans. La mejor actuación del novato receptor abierto de Tennessee llegó en el momento más crucial de la temporada: en la lucha por la postemporada y ante un rival que también está a la caza de los playoffs. Brown atrapó cinco pases para 153 yarads con dos touchdowns en una tarde que, probablemente, terminó por sepultar las esperanzas de Oakland.

Austin Ekeler, RB, Los Angeles Chargers. La distribución de balón de esta tarde mandó un mensaje claro al backfield de los Chargers: han elegido a Ekeler como su corredor a futuro, y estamos viendo a Melvin Gordon en el uniforme angelino en sus últimos acarreos. Ekeler corrió para 101 yardas en ocho acarreos, y sumó 112 yardas más, y un touchdown, en cuatro recepciones. De no ser por el tiroteo que tuvimos en New Orleans, hubiera sido Ekeler el elegido para el puesto de honor.

Jimmy Garoppolo, QB, San Francisco 49ers. Una vez más, los Niners necesitaron que Garoppolo diera un partido casi perfecto y lo dio. No nada más se trataba que administrara el partido, sino San Francisco sabía que si se llegaba a convertir en tiroteo, Garoppolo tendría que responder cada golpe de Brees con un propio, y así sucedió por gran parte del encuentro. Fueron cuatro pases de anotación y una intercepción, además de 349 yardas --las mismas que lanzó Brees-- en 26 completos de 35 intentos para el pasador de los 49ers en el Superdome.

Derrick Henry, RB, Titans. Los Titans se llevaron un enorme susto cuando Henry debió abandonar el partido antes del medio tiempo para dirigirse al vestidor, aparentemente afectado del tendón de la corva. El corredor regresó al partido, pero se le notó afectado por el problema físico. Aun así, jugó lo suficientemente bien para acumular 103 yardas y dos touchdowns en 18 acarreos. para confirmarse como el arma ofensiva más importante para el equipo de Tennessee.

Aaron Jones, RB, Green Bay Packers. Sí, esperábamos quizás un marcador más abultado a favor de Green Bay, pero Jones cumplió lo suyo, sumando 134 yardas y un touchdown en apenas 16 acarreos para un increíble promedio de 8.4 yardas por acarreo. Mientras siga siendo productivo por tierra, Green Bay es doblemente peligroso de lo que ya sabemos es con Aaron Rodgers lanzando el ovoide.

Emmanuel Sanders, WR, 49ers. Todavía me cuesta trabajo tratar de entender por qué los Broncos decidieron que Sanders ya no les servía. Ha tenido impacto inmediato desde que llegó a San Francisco, y esta tarde no fue la excepción. fueron siete recepciones para 157 yardas y una anotación atrapando el ovoide, pero además, también un intento de pase completo para anotación de 35 yardas para Sanders, quien será un jugador clave en las aspiraciones de título de los Niners.

Ryan Tannehill, QB, Titans. Confieso que nunca creí demasiado en Tannehill, pero ahora me hace cambiar de opinión. Le inyectó nueva vida al equipo y desde que asumió la titularidad, nunca ha mirado hacia atrás. Está jugando mejor ahora de lo que jamás hizo en Miami, y la exhibición de este domingo es evidencia de ello. Lanzó para 391 yardas y una intercepción de la que se repuso rápidamente en el inicio del partido para mantener a los Titans en marcha y terminar apaleando con facilidad a los Raiders, a domicilio.

Michael Thomas, WR, New Orleans Saints. En medio de una de las mejores temporadas en la historia para un receptor abierto, Thomas sigue apilando números. Ante la defensiva de los Niners, fueron 12 recepciones para 134 yardas y una anotación en lo que, desafortunadamente para su causa, terminó siendo un tropiezo que le puede costar a los Saints en la siembra de la Conferencia Nacional más adelante. Sea cual fuere el caso, se mantiene fiel a su nombre en Twitter: @CantGuardMike.