<
>

Odell Beckham Jr. resucita su carrera con un impulso en producción y buena vibra para Rams

play
Sergio Dipp: "¡Cuidado con los 49ers! Son un equipo muy peligroso" (1:08)

El equipo de San Francisco tienen dos victorias en gira durante estos playoffs y barrió la serie contra Los Ángeles esta campaña. (1:08)

OBJ tendrá la posibilidad de demostrar, con un viaje al Super Bowl, que su carrera no solamente sigue viva, sino prospera

THOUSAND OAKS -- El receptor abierto de Los Angeles Rams, Odell Beckham Jr., atrapó un pase lateral, se movió, y luego plantó los pies durante un partido de la Ronda de Comodines en contra de los Arizona Cardinals, preparándose para una rareza, incluso para su famoso conjunto de habilidades.

Lanzó un pase de 40 yardas al corredor Cam Akers, quien se frenó un poco para quedarse con él, al tiempo que Beckham recibió un golpe, se puso de pie nuevamente, y alzó los brazos en celebración.

"Podía haber guiado un poco", dijo Akers, riendo. "Nah, estoy jugando".

"Hizo el lanzamiento con la mano derecha", notó el quarterback Matthew Stafford. "Probablemente podría hacerlo con la izquierda, también. Es un fenómeno".

"¡Toda la jugada fue grandiosa!", opinó el esquinero Jalen Ramsey. "Fue una jugada que, creo, metió mucha energía en todo el estadio".

En L.A., donde firmó un acuerdo por una temporada y 1.25 millones de dólares como agente libre en noviembre, luego de ser dado de baja por los Cleveland Browns, Beckham ha redescubierto la alegría en el fútbol americano que se había desvanecido después de cinco campañas con los New York Giants y dos y media en Cleveland, paradas donde consistentemente atrajo controversias: desde berrinches en las laterales hasta una riña sobre el campo con el entonces esquinero de los Carolina Panthers, Josh Norman, y un viaje en yate por Miami previo a un juego de Ronda de Comodines.

Las violaciones de uniforme de Beckham han incluido desde un reloj de pulso colorido --literalmente portó un reloj anaranjado durante un encuentro-- hasta zapatos del Guasón que la NFL le ordenó cambiarse al medio tiempo, si deseaba regresar al campo. Entregó fajos de billetes a los jugadores después de que LSU conquistara el título universitario nacional en el 2019, y fue vetado por su alma mater por dos años como castigo. Más recientemente, fue cortado por los Browns después de que su padre publicara un video en redes sociales criticando al quarterback Baker Mayfield por no lanzar el ovoide a Beckham.

Pero, para Beckham, todo eso está en el pasado, con solamente la mínima pista --cuando portó zapatos anaranjados para la primera mitad del duelo frente a los Green Bay Packers-- de drama previo (Beckham señaló que no había recibido todavía el calzado apropiado para combinar con el uniforme, y se puso zapatos negros al medio tiempo).

"Es simplemente grandioso estarse divirtiendo", dijo Beckham. "Pienso que, a menudo nos olvidamos, hay un negocio, hay política, hay todo eso en el juego, pero se trata de chicos grandes de corazón que aman el fútbol americano y simplemente poder salir allá y darlo todo en la derrota o la victoria".

Los Rams regresan a SoFi Stadium para enfrentar a los San Francisco 49ers el domingo por el Juego de Campeonato de la NFC, un partido adicional en casa que alguna vez pareció improbable, antes de una caótica Ronda Divisional. Los Rams derrotaron al segundo equipo sembrado en la Conferencia y campeón defensor, Tampa Bay Buccaneers, en Florida mientras que los sextos sembrados, 49ers, también dieron la sorpresa al dejar fuera a los Packers en Lambeau Field. Eso prepara una tercera cita entre los rivales divisionales para la campaña. Los 49ers han ganado los seis compromisos previos frente a los Rams.

Se trata del primer Juego de Campeonato de Conferencia para Beckham, de 29 años de edad, quien inició su carrera con tres temporadas consecutivas de al menos 90 recepciones, 1,300 yardas y 10 touchdowns del 2014 al 2016 con los Giants, sin mencionar una atrapada de anotación a una mano en juego de "Sunday Night Football" como novato que capturó la imaginación de una nación.

En una temporada en la que parecía que su carrera de ocho años continuaría en declive, Beckham tendrá la posibilidad de demostrar --con un viaje al Super Bowl en juego-- que su carrera no solamente sigue viva, sino prosperando, al tiempo que demuestra que su personalidad es ciertamente bienvenida en un vestidor de la NFL.

"Odell ha hecho un trabajo increíble, llegando aquí y aprendiendo tanto como ha hecho en un tiempo tan corto", refirió Cooper Kupp, el mejor receptor de la NFL en la pasada temporada y apenas el cuarto jugador en obtener la triple corona de la liga como su líder en recepciones (145), yardas por recepciones (1,947) y touchdowns por recepciones (16). "Es un activo enorme para nuestro grupo de receptores, así que estamos muy contentos por tenerlo".

Desde que los Rams firmaran a Beckham tras su salida de los Browns, el favorito de las redes sociales --quien puede presumir de más de 19.3 millones de seguidores entre sus cuentas de Twitter e Instagram-- ha producido bajo los reflectores al tiempo que ha desempeñado un rol que crece en importancia para la ofensiva de los Rams, ubicada quinta en la liga.

Catapultado a la alineación titular después de apenas cuatro días de haber firmado con los Rams, Beckham atrapó 27 pases para 305 yardas y cinco touchdowns en ocho encuentros de temporada regular.

Ha agregado 10 recepciones para 123 yardas y un touchdown en los playoffs.

Todo, al tiempo que demuestra que es, quizás --pese a lo que insisten muchos-- no tan diva, después de todo.

"El mundo necesita poner el dedo en algo para sentirse cómodos con lo que es, y cuando se trata de mí, quieren etiquetarme como este egoísta, esta diva, blah, blah, blah. Todas las cosas que se dicen, como te dije, significan absolutamente nada para mí", explicó Beckham. "Elegí venir aquí porque vi una gran oportunidad y sabiendo que sería capaz de jugar buen fútbol americano, no llegar aquí pensando que iba a ser el receptor abierto N° 1.

"Toda la percepción sobre mí, no es ofensa contra nadie, pero realmente no me importa porque sé quién soy al final. Y sé qué clase de compañero soy, y la persona que soy".

Modo renacimiento

Beckham saltó para bajar con ambas manos un pase de 1 yarda contra el esquinero de los Jacksonville Jaguars, Nevin Lawson, en las diagonales durante la Semana 13.

Era su segundo touchdown en igual número de partidos, después de romper con una sequía de 10 partidos una jornada antes con una recepción de anotación de 54 yardas en Green Bay.

Beckham corrió hacia Kupp, saltó para un choque de pechos, luego cayó inmediatamente al suelo, aparentemente lesionado.

Kupp inicialmente pensó que estaba lastimado. El head coach de los Rams, Sean McVay, no tenía idea de lo que sucedía.

"Pensé que estaba haciendo abdominales o algo así, de inicio", confirmó McVay, riendo. "Definitivamente mucha personalidad, mucha actitud. Pensé que fue grandioso".

Para Beckham, fue una celebración planeada.

"Es de 'Call of Duty'", explicó Beckham. "A veces se te baja la vida, y siempre es bueno tener una auto-resucitación".

Auto-resucitación, seguro.

Una semana más tarde, Beckham atrapó pase de touchdown por tercer juego consecutivo, ofreció una recreación del meme viral "Detroit Urban Survival", y aportó garantías de que, a pesar de estar en su mejor racha de touchdowns desde el 2015, no se le acabarían las celebraciones únicas.

"No hay posibilidad", dijo sonriente Beckham. "No hay posibilidad".

En una campaña de apilar jugadores estelares para llegar al Super Bowl LVI, los Rams trajeron a Beckham para tomar un rol importante en un grupo de receptores que presentaba a Kupp, Robert Woods y Van Jefferson. Recién habían cortado el veloz DeSean Jackson, quien pidió permiso para explorar opciones de canje después de quedar insatisfecho con su falta de oportunidades ofensivas.

Los Rams no fueron mencionados entre los favoritos de Beckham, pero un tardío esfuerzo de reclutamiento de Ramsey y Von Miller, entre otros, ayudaron a convencerlo.

"Sucede que estaba charlando con él, como hacemos usualmente, y descifrando cuál podría ser la posibilidad y ofrecérselo allí, ver si le interesaba o no", admitió Ramsey.

Beckham firmó con los Rams pese al interés reportado por los Kansas City Chiefs, Packers, New Orleans Saints, New England Patriots y Seattle Seahawks, y fue inesperadamente forzado a un rol titular cuando Woods sufrió una rotura de ligamento anterior cruzado en el día de la primera práctica de Beckham.

En dos meses y medio, en un vestidor que ha permitido a personalidades aparentemente controversiales brillar --véase los casos de Ndamukong Suh, Marcus Peters, Aqib Talib y Ramsey-- se ha desprendido de la noción de que puede causar disrupción, una idea prevaleciente que le siguió desde Cleveland a L.A., pese a que algunos compañeros con los Browns dijeron lo contrario.

"Tenerlo como compañero es grandioso, honestamente. Es como una versión ofensiva de mí", ofreció Ramsey. "Es muy talentoso, un gran conjunto de habilidades, pero simplemente su naturaleza competitiva, su deseo de ser grande y luego, también es un poco incomprendido. Es un compañero realmente bueno, y la gente no tiene ese mensaje de él".

"Es un gran compañero", opinó Stafford. "Ha hecho un gran abajo para nosotros hasta ahora. Su habilidad para aprender lo que le pedimos que aprenda es realmente impresionante".

Con los Rams, Beckham ha sido lejos de ser la atracción principal, con Stafford y Kupp encabezando a la ofensiva, y los All-Pros Aaron Donald, Miller y Ramsey a la defensiva.

Y parece estar genuinamente satisfecho con ello, ejemplificado por una cuenta regresiva que llevaba para dar seguimiento al progreso de Kupp hacia varias marcas de la NFL (Kupp al final se quedó corto de convertirse en el líder de todos los tiempos de la NFL en recepciones y yardas por recepciones en una campaña).

"Hombre, se me hace gracioso. Todas las charlas y todo lo que se ha dicho de mí --un tipo 'yo' y todo esto-- y la gente dirá lo que quiera, pero simplemente no tienen idea", dijo Beckham. "Y cuando elegí venir aquí, sabiendo del paso que lleva Coop para romper un récord. No llegué pensando, 'Oh, quiero tener mis pases dirigidos'. Eso es simplemente no ser yo".

Pero, ha tenido la oportunidad de mostrar chispazos- Desempeñó un rol crítico en una victoria de "Monday Night Football" sobre los Cardinals en la Semana 14, cuando logró su mejor total de la campaña con seis recepciones para 77 yardas, y anotó touchdowns en partidos consecutivos en la recta final para ayudar a los Rams a posicionarse en la NFC Oeste.

"Definitivamente para nosotros como compañeros, es refrescante para nosotros siempre que pueda lograr algunas jugadas", acotó Miller, quien llevaba una crónica de su reclutamiento de Beckham en Instagram. "Hacer algunos bailes de touchdown y simplemente las cosas que hace".

Con el pase de 40 yardas a Akers en la Ronda de Comodines, McVay vio una oportunidad de usar todas las cualidades de Beckham.

"Tuvo una jugada hace una semana en la práctica que fue prácticamente improvisada donde la jugada salió del guion y podías ver, simplemente se alzó y quedó con el ovoide 55 yardas campo abajo, sin esfuerzo", reveló McVay. "Pensé, y nosotros como coaches pensamos, quizás debemos pensar en darle a este chico una jugada de truco".

La jugada fue una réplica exacta de una realizada por Beckham en el 2018, cuando completó un envío de 57 yardas al corredor Saquon Barkley, quien lo llevó hasta el touchdown.

"Como un ex quarterback desde donde yo estaba parada, cuando lanza una espiral tan cerrada como esa y la nariz [del balón] se cae así, lo primero que sientes profundamente son celos", confesó el coordinador ofensivo Kevin O'Connell, un ex reserva en la NFL. "¿Por qué yo no podía lanzar el balón así?".

¿Qué sigue para Odell?

Después de que los Rams derrotaran a los Bucs, una fuesta de baile comenzó dentro del vestidor de los Rams.

Fue, por supuesto, liderada por Beckham, danzando al ritmo de 2 Chainz featuring Drake, "Big Amount."

En media campaña, Beckham se ha ganado a los Rams y revigorizado su carrera.

Es una estrella entre las estrellas. Después de todo, cuenta a los músicos Drake y Kanye West, y al estelar de la NBA, LeBron James, entre amigos que han estado, o que anticipa, estarán en el SoFi Stadium para apoyarlo.

Y con un contrato cargado de incentivos, está apilando los billetes. Se ganó 500,000 dólares con el triunfo en la Ronda de Comodines, y otros 750,000 con el triunfo de la Ronda Divisional sobre los Bucs. Si los Rams derrotan a los 49ers en el Juego por el Campeonato de la NFC, Beckham cobrará otros 500,000 dólares si juega y los Rams pierden, u otro millión si juegan y los Rams ganan. En total, Beckham tiene 3 millones en juego para la postemporada.

La cuestión ahora --más allá de si la plantilla repleta de estrellas de los Rams llegará hasta el Super Bowl-- es si Beckham regresará por más la siguiente temporada, o si intentará recapturar su éxito angelino en otro lugar, quizás algún equipo que le pueda pagar un número que posiblemente salga de las posibilidades de los Rams por cuestiones de tope salarial.

McVay no dudó cuando se le preguntó si quería a Beckham de regreso en el 2022.

"Sí, me encanta estar con él"; respondió McVay. "Amo trabajar con él y realmente lo estamos disfrutando. Lo que depare el futuro, veremos, pero ciertamente he amado cada segundo de estar con este tipo".

Y Beckham no dudó cuando se le preguntó si L.A. es donde quería estar, a futuro.

"Absolutamente", subrayó Beckham. "Es algo que veremos al final de la temporada. Donde sea que Dios quiera que esté, es exactamente donde será. No es exactamente lo primero en mi mente ahora. Simplemente, tan enfocado en la oportunidad que tenemos ahora y la razón por la que vine aquí y solo quiero aprovecharla y que las piezas caigan donde deban".

Para Beckham, la razón por la que la percepción externa de él --como jugador y como compañero-- ha cambiado es realmente tan simple.

"Pienso que ganar lo cura todo. Esa podría ser la respuesta", ofreció Beckham. "Pienso que ganar lo cura todo".