<
>

Mahomes es el Chief de la NFL

Las noticias en la NFL no han parado desde que concluyó la temporada pasada con el Super Bowl LIV en Miami, una historia vibrante que nos sigue manteniendo emocionados, con un joven Patrick Mahomes que remontó el partido más importante en un agónico último cuarto del juego, 21 puntos para darle a Kansas City su segundo título luego de una sequía de 50 años.

El chico tiene solo 24 años, ya fue Jugador Más Valioso de la temporada regular y al año siguiente campeón de la liga y se convirtió también en el Jugador Más Valioso del Super Bowl. Y lo mejor de todo es que apenas está comenzando su historia en este deporte.

Es un deleite verlo jugar, desde su soltura de brazo, con una técnica nada ortodoxa, pero sí muy funcional, un pasador nato, pero también con habilidad para moverse y resolver, rola a los costados, veloz de pensamiento. Ha roto el molde, jóvenes que crecen viéndole jugar querrán irremediablemente emular lo que hace el egresado de Texas Tech.

Fue la décima selección global del draft en el 2017, firmó su primer pacto con los Chiefs por cuatro años y 16.4 millones de dólares. Absorbió desde la banca, escuchó con atención y bajo el cobijo de Andy Reid, y espero hasta llegada la oportunidad.

En el 2018, ya como titular, desplegó la magia en el emparrillado, en cada partido, en cada jugada, mientras los rivales le estudiaban. Su efectividad fue del 66 por ciento, décimas por encima de Tom Brady ese año, cuando el entonces quarterback de los Patriots a la postre ganaría su sexto anillo de Super Bowl con New England. De hecho, la final de la AFC hizo encontrarse a estos dos mariscales, y aunque Mahomes perdió esa noche en Arrowhead Stadium, ya anunciaba lo grande que podía ser para la liga.

En esos días nos referíamos a él como el quarterback del futuro, pero a la campaña siguiente demostró ser el presente, siendo principalmente la cara de la nueva camada de jugadores talentosos en su posición, por delante de Lamar Jackson y Deshaun Watson.

El 2019 sosegó un poco su desempeño con dos semanas fuera por una lesión de rodilla y aunque no fue nada grave, la incógnita era si regresaba con lo suficiente para continuar en su gran nivel. La respuesta fue contundente, sin freno hasta el juego por el título, y todos sabemos cómo cerró la temporada, esa imagen en el Hard Rock Stadium levantando el Trofeo Vince Lombardi y al día siguiente visitando a Mickey Mouse en Disneyland.

Por esta fantástica historia y lo prometedor de su carrera, esperábamos una lógica jugosa renovación de contrato, por quizá cuatro o cinco años más, pero nos volvimos locos cuando se dio a conocer que sería por una década a cambio de 503 millones de dólares, de los cuales, 477 serían de manera garantizada, eso pensando que se concreten los 10 años.

¿Merecido? Sí, ha demostrado la pasta que tiene de talento mezclado con mentalidad ganadora, cumplido, reservado, no se mete en conflictos ni dentro ni fuera del emparrillado. En partidos que Mahomes va perdiendo por 10 puntos o más, su récord es de cinco ganados y ninguna derrota.

¿Afectará al equipo? Depende, básicamente es una cuestión de ingeniería financiera, y el equipo ha diseñado la forma de cubrir este acuerdo pensando también en que deberán pagar al resto de la nómina de la plantilla y hacerlo de manera estratégica para mantenerse como serios candidatos año tras año. Además, si nos ponemos exquisitos con los números, esas cifras para Mahomes tienen demasiadas condiciones.

¿Repercute en otros jugadores? Por supuesto, desde sus propios compañeros de equipo cuando necesiten negociar, no olvidemos el impacto al tope salarial. También hay que considerar que Chris Jones, Sammy Watkins, Demarcus Robinson y Damien williams terminan contrato con los Chiefs en el 2020, y al siguiente año será el mismo caso para Tyrann Mathieu y Travis Kelce. Ya en el 2022 será la última temporada de Tyreek Hill y Mecole Hardman.

Y habrá consecuencias en los próximos acuerdos de otros mariscales de campo que, aunque no hayan ganado un anillo, la tendencia del sueldo promedio de esa posición es siempre al alza. Y eso me lleva a pensar en que, además, dentro de tres o cuatro años el valor anual de lo que podría llevarse el quarterback de los Chiefs incluso podría estar por debajo de lo que se maneje en la liga.

¿Quién gana más con este contrato, los Chiefs o Mahomes? Creo que ambos, un ganar-ganar. Es un "creo en ti" correspondido con un "soy de aquí".

Repito, mucho depende de la ciencia economista aplicada por el equipo, pero tienen el matrimonio a largo plazo con el mejor de la liga en la actualidad, ese que no se equivocó cuando eligió la NFL en lugar del béisbol o el baloncesto.

De 'Mahoney' como algunos le llaman, pasemos al 'Mahomoney'.