<
>

Sharapova es criticada por sus pedidos de invitaciones

Aún no volvió a competir oficialmente, lo que hará a fines de abril, pero está en boca de muchos. Maria Sharapova, ex-Nº1 del mundo y ganadora de los cuatro torneos de Grand Slam, está recibiendo muchas críticas por sus pedidos de invitaciones especiales. Pasó porque le permiten jugar en Roma y Madrid, a la vez que se lo negaría Roland Garros, siendo el Major que más obtuvo, con dos títulos.

La posibilidad de que la rusa no pueda entrar directo en el cuadro principal del Abierto de Francia es celebrado por colegas, en un momento en el que se escucharon voces en su contra, como los casos de Angelique Kerber, Francesca Schiavone y Andy Murray, todos campeones de Grand Slam. Y también lo hizo Nick Kyrgios, polémico por sus actitudes antideportivas.

A poco más de un mes de su regreso oficial, marcado para Stuttgart, a fines de abril, Sharapova sigue en el ojo de la tormenta. Su doping positivo en el Abierto de Australia 2016 encendió la llama de la discordia y ahora Kerber no tuvo reparos en criticar a otra ex-Nº1 del mundo.

"La situación en Stuttgart será extraña", dijo la virtual líder del ranking WTA, que volverá a desplazar a Serena Williams tras Indian Wells. "Esa invitación que le dieron podría haberse aprovechado para darle una oportunidad a una joven promesa alemana. Considero que uno debe ganarse su vuelta a las pistas", afirmó.

Y la alemana agregó: "Los torneos hacen lo mejor que creen para sus intereses. Si piensan que trayendo grandes nombres consiguen llenar más asientos, lo harán. Sharapova tiene la oportunidad de mejorar su ranking hasta que llegue ese momento. No necesita un wild card".

Campeona de París como la rusa, la que disparó duro fue Schiavone. La italiana no tuvo dudas: "Aún no pensé en pedir una invitación para entrar en Roland Garros. Espero poder jugar por mis propios méritos, para ser honesta. No quiero esperar nada de los demás. Como se sabe,, hay otra persona que aceptó una invitación de Madrid y de Roma y posiblemente de Roland Garros... Esto me lo pone muy difícil a mí, ya que yo no tengo el poder de su equipo de managers", expresó.