<
>

Los Warriors sufren con la defensa de los Raptors

play
Alrededor de la NBA: Pascal Siakam, la gran figura en la victoria de Raptors (1:28)

El camerunés lideró a los Toronto Raptors con 32 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias en la victoria 118-109 sobre los Golden State Warriors. Pese a sus 34 puntos, Steph Curry sufrió al ser marcado por Fred VanVleet. (1:28)

TORONTO -- Los Golden State Warriors sufrieron desde el salto inicial frente a los Toronto para mover la bola y anotar como acostumbran, en el Juego 1 de las Finales NBA.

Eso distó de ser casualidad. Al menos en la actual postemporada no enfrentaron antes a una defensa del nivel de Toronto; mucho menos con al menos tres jugadores que han sido nombrados al Equipo Ideal Defensivo de la NBA en años recientes.

Así sucedió el jueves por la noche. Stephen Curry, Klay Thompson, Draymond Green y compañía tuvieron que medirse contra una defensa que incluye a Kawhi Leonard, Marc Gasol, Danny Green y Serge Ibaka, que han formado parte de la élite defensiva de la liga en todos aspectos.

Además, otros jugadores de reparto también hicieron un gran trabajo. Fred VanVleet y Kyle Lowry tuvieron que ver. Pascal Siakam hizo mucho más que anotar 32 puntos en su camino a Jugador Más Valioso del primer partido de la serie.

“Creo que la gran clave es que pudimos continuar jugando defensa durante todo el partido”, dijo el entrenador de los Raptors, Nick Nurse. “A veces las cosas no funcionan como quieres y frente a un equipo como ese, te harán ver como un tonto alguna veces. Golpearán, cortarán, explotarán y jugarán tan rápido que te van a anotar canastas fáciles”.

“Esos problemas pasarán”, agregó. “Pero para arreglarlo, nuestro lado débil tiene que jugar bien. Tenemos que rotar y ser muy pacientes. Todos conocemos su habilidad para anotar rápido. Nunca puedes distraerte”.

Los Raptors tuvieron la ventaja, que llegó a ser de doble dígito desde el principio. En el último periodo, la gran mayoría de los aficionados que llenaron la arena comenzaron a temblar cuando los Warriors se acercaron a un punto. Pero fueron capaces de defender y crear a la ofensiva. Al final resultó en el triunfo.

“Tuvimos distracciones”, dijo el entrenador. “No rotamos o regresamos tan rápido otra veces. Pero seguimos jugando defensa y nos repusimos”.

Los Raptors ganaron los rebotes defensivos casi al 50 por ciento, 29 contra los 20 de Golden State; provocaron 16 entregas de balón, incluyendo seis bloqueos. Fueron capaces de dificultar el trabajo a Stephen Curry cuando el partido aún estaba en la línea, con ajustes como enviar a Gasol al perímetro contra él, y meter a Lowry y VanVleet a la pintura a soportar a los hombres grandes de enfrente.

“Ejecutamos el plan de juego como se suponía”, consideró Gasol. “Entendimos el espacio que tendríamos y los disparos que harían ellos abiertos casi por completo, así como el tipo de rotación que iban a hacer”.

Leonard no tuvo su mejor juego ofensivo, pero sí jugó defensa. Ayudó a eliminar a dos de los mejores creadores de los Warriors, Draymond Green y Andre Iguodala.

Cuando Leonard finalizó una posesión sobre Green o Iguodala, Golden State promedió 0.73 puntos por jugada. Cuando él acabó frente a cualquier otro Warrior, promediaron 1.54 puntos por jugada.

Los Warriors finalizaron con 43.6 por ciento de efectividad en tiros de campo y 38.7 en triples. Sólo metieron el 23 por ciento de sus tiros de campo en contragolpe, el peor porcentaje bajo el mando de Steve Kerr en playoffs.

“Ahora tenemos que mejorar en algunas áreas en espacios y movimientos, para evitar que nos sorprendan”, agregó. “Pero en general creo que hicimos un trabajo decente”.

Gasol tiene razón. Está consciente de las Finales apenas empieza y que los Warriors van a salir como si nada hubiera pasado el próximo domingo para el Juego 2.

Pero la historia da optimismo a toda la afición canadiense, entregada a sus Raptors: El ganador del Juego 1 en Finales NBA ha ganado el campeonato 71 por ciento (51-21) de las ocasiones.

“Ellos jugaron un buen partido defensivo y ofensivo”, dijo Stephen Curry. “Pero tampoco es el fin del mundo. Nuevas experiencias para nosotros todo el camino. Pero hemos probado nuestra resilencia y habilidad para ganar partidos que necesitábamos ganar. El domingo vendremos a tratar de ganar otra vez”.