Latinos de la Semana LN: Javier Báez está de vuelta

Dennis Wierzbicki/USA TODAY Sports

Hace dos semanas, el puertorriqueño Javier Báez entró en una mala racha en la que prácticamente le era imposible hasta hacer contacto con la pelota.

El pelotero más divertido de todo el béisbol tuvo un lapso de siete juegos en el que llegó a tomarse 18 ponches, incluidos cinco en un solo partido el 27 de mayo.

Sin renunciar a su swing libre, hizo los ajustes y ya está de vuelta en su estado natural, en concordancia con su inmenso talento que parece ser ilimitado.

En la semana del domingo 2 al sábado 8 de junio, Báez, de los Chicago Cubs, disparó nueve imparables en 29 oportunidades, para average de .310, con cinco carreras anotadas y diez impulsadas.

El boricua tuvo hits de todas dimensiones: cuatro sencillos, un doble, un triple y tres cuadrangulares, para un promedio de slugging de .724.

Otro de capacidades incalculables, el jovencito venezolano Ronald Acuña Jr, de los Atlanta Braves, también disfrutó de una gran semana.

Novato del Año de la Liga Nacional en el 2018, Acuña conectó en los últimos siete días ocho cohetes en 25 oportunidades, para average de .320, con tres anotadas y cuatro remolcadas.

Entre sus hits sumó un doblete y dos jonrones, uno de ellos frente al dominicano José Ureña, de los Miami Marlins, que celebró de manera exagerada, como una venganza por aquel pelotazo que tanta polémica levantó a fines de la temporada pasada.

Su compatriota Wilson Ramos, de los New York Mets, también le dio en la cara a la pelota, al batear ocho imparables en 19 visitas al plato, para average de .421, con cuatro anotadas y tres empujadas.

Ramos despachó un par de vuelacercas y añadió un doblete, para un slugging de .789.

Y el también venezolano Antonio Senzatela brilló desde la lomita con los Colorado Rockies.

Senzatela inició dos partidos en la semana y en total completó 12 episodios de trabajo, en los que permitió ocho imparables y solamente dos carreras limpias, para efectividad de 1.50.

El diestro de los Rockies propinó cuatro ponches y en ambas aperturas salió con la victoria a su cuenta personal.

Frío, frío

Al dominicano Carlos Gómez, de los Mets, ya no le queda mucha gasolina en el tanque, si es que todavía conserva algo.

A sus 33 años, regresó en el 2018 con un contrato de Liga Menor al equipo con el que comenzó su carrera en el 2007, pero es poco lo que ha podido aportar desde que fue llamado a las Mayores el pasado 17 de mayo.

En los últimos siete días, Gómez solamente ligó dos imparables en 15 turnos, para average de .133 y en siete de esas ocasiones se fue por la vía del ponche.

Para esta selección se tomaron las estadísticas desde el domingo 2 hasta el sábado 8 de junio.