<
>

Playoffs MLB 2020: Para algunos Astros, este es su último baile con Houston

play
Cómo los Astros callaron a sus detractores para llegar a su cuarta SCLA consecutiva (2:11)

Jeff Passan analiza la forma en la que los Astros lograron llegar a la SCLA por cuarta temporada seguida, incluso en medio de las consecuencias por el escándalo del robo de señas. (2:11)

Tal vez así es como se supone que terminará, en un estadio de béisbol extraño frente a fanáticos de cartón, con su roster ni cerca de estar completo. Extraño, pero quizás, para un equipo manchado por uno de los mayores escándalos de trampas del béisbol, encaja. Los Houston Astros, dos juegos por debajo de .500 durante la temporada regular de 60 juegos, 5-1 a partir de entonces, han avanzado a su cuarta Serie de Campeonato de la Liga Americana consecutiva, un hito alcanzado solo por otras cuatro franquicias. Y es difícil no preguntarse si podría ser así.

Esta inconcebible temporada de béisbol, organizada en medio de una pandemia, podría representar el último viaje de los Astros.

"Hablamos de eso todo el tiempo, lejos del campo de juego, obviamente", dijo Josh Reddick. "Estamos tratando de montar esta ola y disfrutarla tanto como sea posible".

Reddick, que termina su cuarta temporada con los Astros, forma parte de todo un campo abierto que se aventurará en el mercado de agentes libres esta temporada baja, junto a Michael Brantley y George Springer, la superestrella local que se unirá a J.T. Realmuto entre los agentes libres más codiciados. El próximo año, los Astros pagarán a su as, Justin Verlander, y a su cerrador, Roberto Osuna, más de $40 millones simplemente para rehabilitarse de la cirugía de Tommy John, después de lo cual se unirán a una cosecha de agentes libres que está programada para incluir también a Carlos Correa, Zack Greinke, Lance McCullers Jr. y Martin Maldonado, entre otros.

Los Astros languidecieron durante un verano como el equipo más vilipendiado en su deporte. Sus exitosos bateadores tuvieron un desempeño inferior, su cuerpo de lanzadores fue devastado por las lesiones, y no fue hasta el penúltimo día de la temporada regular que se aseguraron un lugar en esta postemporada ampliada. Luego pasaron a hurtadillas a los Minnesota Twins en juegos de comodines consecutivos y cobraron vida contra un equipo de Oakland Athletics que los dominó durante la temporada regular, bateando .322 / .388 / .594 en la Serie Divisional de la Liga Americana para establecer en una revancha con los Tampa Bay Rays.

A lo largo del año, a medida que se intensificaba el ruido a su alrededor, el mánager Dusty Baker, en su primer año con Astros, notó que sus jugadores "cerraban el círculo y se apoyaban entre ellos". Se unieron, en gran parte porque solo se tenían el uno al otro. Cuando termine esta temporada, ya sea en la Serie de Campeonato de la Liga Americana o en la Serie Mundial en Arlington, ese grupo comenzará a separarse, poco a poco, hasta que estos notorios Astros sean en su mayoría irreconocibles.

Es por eso que parecen tan decididos a seguir adelante.

"Honestamente, veo cada día como un nuevo día", dijo Springer, quien cuenta con un OPS de .998 en 13 juegos de postemporada desde el inicio de la Serie Mundial del año pasado, sobre su futuro incierto. "Entiendes lo que presenta cada día y partes de ahí".

El desafío solo se ha intensificado. El siguiente es un equipo de los Rays profundo en formas que los Astros ya no pueden comprender. Greinke, el lanzador más exitoso de los Astros por un amplio margen, no ha lanzado en la sexta entrada desde el 8 de septiembre y ha estado sintiendo un dolor poco común en su brazo. Su abridor más consistente, Framber Valdez, tuvo efectividad de 5.86 el año pasado. Una de sus mayores armas de postemporada, Cristian Javier, estuvo entre los 10 lanzadores de los Astros que debutaron con el equipo durante la temporada regular.

Para vencer a los Rays, los Astros podrían tener que batear una vez más como los Astros de antaño, un grupo al que podría estar quedándose sin tiempo.

"Creo que todos nos damos cuenta de que este será nuestro último hurra", dijo Reddick, hablando específicamente de los tres jardineros que podrían firmar en otro lugar este invierno. "Necesitamos hacerlo bien y salir con una nota alta".