<
>

Joe Frazier fue mucho más que un rival de Muhammad Ali

play
Scoop Jackson escribe un epílogo a la épica batalla entre Muhammad Ali y Joe Frazier (2:43)

El lunes 8 de marzo marca el aniversario #50 de la Pelea del Siglo (2:43)

Nota del editor: esta nota se publicó el 7 de noviembre de 2011 tras la muerte de Joe Frazier. Este lunes 8 de marzo se cumplen 50 años desde el primer combate entre Muhammad Ali y Joe Frazier, La Pelea del Siglo.

Sin importar lo que Joe Frazier haya hecho durante su gran carrera boxística, y durante décadas después de haberla finalizado, él siempre ha sido conocido mayormente por una cosa: ser el Lado B de Muhammad Ali, con quien compartió la más grande trilogía en la historia del boxeo.

Probablemente no haya habido un solo día durante los 40 años que pasaron desde ese día en los que "Smokin' Joe" no haya escuchado una mención o haya hablado de Alí y sus tres peleas entre ambos.

Pero Frazier, que personalizaba el término "peleador de Filadelfia" con su gran corazón, estilo lleno de acción y espíritu indomable, fue mucho más que el "otro tipo" en la famosa serie de peleas de peso pesado. Él fue un gran peleador por derecho propio, ex campeón mundial de peso pesado, medallista dorado olímpico en 1964 y un muy merecedor miembro del Salón Internacional de la Fama.

Recuerden, sin Frazier, la leyenda de Alí no hubiese sido posible. Él necesitó a Frazier tanto como Frazier necesitó a Alí.

Pero claramente, Frazier, que falleciera el día lunes a sus 67 años luego de una batalla con el cáncer de hígado, es mejor conocido por aquellas peleas con Alí.

El primer combate entre ambos, el 8 de marzo de 1971 en el Madison Square Garden de Nueva York, fue una de las peleas más significativas en la historia del boxeo y uno de los eventos deportivos más famosos del siglo XX. Ambos eran campeones invictos cuando chocaron en lo que se denominó simplemente como "La Pelea del Siglo". Frazier había ganado un torneo para alzarse con el título que le habían quitado a Alí cuando se rehusó a ser reclutado en el ejército durante la Guerra de Vietnam, para luego prohibírsele boxear durante tres años y medio. Alí seguía siendo considerado el campeón legítimo por no haber perdido su título en el ring. Y aún a pesar de que Alí sacaría la mejor parte de su histórica rivalidad, fue Frazier quien ganó el primer combate (el más grande de todos) derribando a Alí con su famoso gancho de izquierda en el 15to y último asalto, y ganando una decisión unánime para quedarse con el campeonato indiscutido de peso pesado.

La victoria fue el punto máximo de la carrera de Frazier, que concluyó con un récord de 32-4-1 con 27 nocauts.

"Si Joe Frazier hubiese peleado ante King Kong él lo hubiese noqueado esa noche", le dijo Gene Kilroy, amigo de ambos peleadores que luego manejaría los negocios de Alí, a la agencia Associated Press. "Nada iba a detener a Joe Frazier".

El ascenso de Frazier al campeonato comenzó en 1968 cuando ganó el título del estado de Nueva York (que muchos reconocían y respetaban como si fuese un título mundial) noqueando a Buster Mathis en el 11er round. Frazier terminó defendiendo el título cinco veces ante oponentes como Oscar Bonavena y Jerry Quarry.

Con Alí todavía estando prohibido en el boxeo a comienzos de 1970, Frazier necesitó solamente cinco asaltos para noquear a Jimmy Ellis, quien había ganado un torneo para alzarse con el título que le habían sacado a Alí, para así unificar fajas. Frazier defendió luego su corona ante el campeón semipesado Bob Foster, miembro del Salón de la Fama, y lo noqueó con un gancho de izquierda en el segundo round.

Frazier había despejado cualquier duda sobre quién era el mejor peso pesado en el mundo que no se llamase Muhammad Ali. Pero Alí recuperó su permiso para boxear y ganó dos peleas, lo cual abrió el camino para el combate más grande de todos.

La victoria ante Alí revalidó el campeonato de Frazier, y éste terminó haciendo dos defensas más antes de chocar con su enemigo George Foreman, quien se recuperó para levantarse seis veces de las lonas pero terminó cayendo por nocaut técnico en el segundo round en Kingston, Jamaica. Esa fue la famosa pelea en la que se oyó el famoso grito del relator de ABC Howard Cosell: "¡Así cae Frazier! ¡Así cae Frazier!"

Dos peleas más tarde, Frazier enfrentaba a Alí en la segunda pelea entre ambos el 28 de enero de 1974 nuevamente en el Madison Square Garden. No hubo título mundial en juego, sino un título regional, y no fue ni por asomo tan memorable como sus otros dos combates entre sí. Frazier perdió por puntos en 12 asaltos, y ambos estaban parejos.

Pero Frazier no estaba acabado. Él ganó sus dos peleas siguientes para tener una nueva oportunidad de alzarse con el título. Eso implicó una revancha con Alí, que había recuperado su corona con el famoso nocaut sobre Foreman en la célebre pelea denominada "Rumble in the Jungle".

Por eso, el 1ro de octubre de 1975, Frazier desafió a Alí por el título en el evento llamado "The Thrilla in Manila (Conmoción en Manila)". En lo que quizás haya sido la más grande pelea de peso pesado de todos los tiempos, Frazier y Alí libraron una batalla en el asfixiante calor del Coliseo Araneta en un suburbio de Manila, en las Filipinas.

play
13:52

Recordamos 'The Thrilla en Manila'

El 1 de octubre de 1975, Muhammad Ali y Joe Frazier se enfrentaron por tercera vez para coronar su rivalidad histórica en una pelea legendaria en las Filipinas.

Ambos peleadores estaban castigados y golpeados cuando Eddie Futch, el gran entrenador de Frazier, se apiadó y detuvo el combate después del 14to round. La imagen de Frazier, con su ojo hinchado casi cerrado, sentado en el banquillo después de la pelea con su cabeza gacha, es una imagen icónica del boxeo, aún cuando no tuvo nada de qué avergonzarse después de darlo todo en su combate.

Luego de que Alí derrotara a Frazier nuevamente para ponerse en 2-1 en la serie entre ambos, él había quedado muy lastimado por Frazier. Después de la pelea, Alí dijo su famosa frase "esto es lo más cerca que he estado de morir".

Con su legado sellado por mucho tiempo, Frazier pelearía apenas dos veces más, siendo derribado dos veces en una derrota por nocaut en cinco asaltos ante Foreman en una revancha en octubre de 1975 y luego regresando para un combate final, un empate en 10 asaltos ante Floyd "Jumbo" Cummings en diciembre de 1981.

Los únicos hombres con quienes Frazier perdió fueron Ali (a quien también derrotó en la mayor pelea de todas) y Foreman.

También hubo una muy documentada y tensa relación entre Frazier y Alí por muchos años, debido a las dolorosas palabras que Alí usó durante la promoción de sus combates. Él había dicho que Frazier era un "Tío Tom" antes de su primer pelea, y se refirió a él como un "gorila" antes de su tercer combate.

Frazier, nacido el 12 de enero de 1944 en Beaufort, S.C., se sintiómuy lastimado por las palabras de Alí, a quien había apoyado públicamente durante su exilio. A lo largo de los años ellos fueron hacia atrás y adelante en una relación dividida entre la enemistad y el perdón. Él pudo competir con Alí dentro del ring, pero Frazier era tranquilo y tímido, y era tan caballeroso fuera del ring como era feroz dentro del mismo, y no podía competir en locuacidad ante Alí. La última vez que vi a Frazier fue como una placentera sorpresa. Yo estaba en el centro de prensa en el Boardwalk Hall de Atlantic City, N.J., en la noche previa a la pelea entre Bernard Hopkins y Kelly Pavlik en octubre de 2008. Frazier, con una enorme sonrisa en su rostro y vistiendo un sombrero de cowboy negro, fue a ver las peleas y se detuvo un momento para saludar a los reporteros. Fue una ocasión muy feliz poder pasar un momento junto a Frazier.

Él habló sobre el estado de la división de peso pesado actualmente, que le pareció muy malo, e incluso cantó la canción "Blueberry Hill", según recuerdo.

Pero al igual que cualquier otro día de su vida en los últimos 40 años, Frazier también se pasó algo de tiempo rememorando el tema de su mayor logro: sus tres combates ante Muhammad Ali.