<
>

Foro de combate: Mis peleas más difíciles y momentos más satisfactorios en el ring

play
Teófimo López es el nuevo campeón mundial de peso ligero (1:16)

Apenas en el segundo round, el pugilista hondureño noqueó a Richard Commey y se lleva el título mundial de la IBF. (1:16)

Los boxeadores siempre están pensando en pelear. Ya sea en la pelea anterior o en la siguiente, aquellos que suben al ring rara vez tienen la oportunidad de dar un paso atrás y comprender por todo lo que han pasado. Sin embargo, con el deporte en espera, muchos peleadores de clase mundial han tenido la oportunidad de reflexionar sobre lo que han logrado hasta ahora en sus carreras.

ESPN habló con varios combatientes sobre dónde se encuentran en sus trayectorias. La mayoría de los boxeadores en este panel ganaron importantes títulos mundiales o pronto competirán por uno. La mayoría también sufrió decepciones y derrotas. Atravesaron por el amplio espectro de emociones que vienen con esta vocación particular.

¿Cuál ha sido la pelea más dura de tu carrera?

Teófimo López: Yo diría que William Silva. Mi perro Leo falleció la semana de la pelea. Fue duro para mí emocionalmente y luego me rompí la mano en el primer round de una pelea programada a 10 asaltos.

Nonito Donaire: Mi última pelea con Naoya Inoue, pensé que mostraba mucha rudeza allí, mucho corazón. Quiero decir, su poder, recibir sus golpes, levantarme y todo. Pensé que fue una de esas peleas clásicas.

Abner Mares: Creo que fue contra Vic Darchinyan, porque para ser honesto sufrí mucho dolor en esa pelea. Esa es una de las peleas que realmente me dolían. Cada vez que el tipo me pegaba, me dolía la cabeza, mi cuerpo. Sus golpes fueron muy duros, muy fuertes. Entonces fue realmente duro. Me derribaron. Me corté Me quitaron un punto. Estaba perdiendo la pelea y realmente peleé con todo mi corazón, seguí presionando, ganando round por round y, finalmente, me puse al día e hice lo suficiente para ganar una decisión dividida.

Jamal Herring: La pelea de Denis Shafikov, absolutamente, porque en ese momento yo era un peleador joven e invicto. Y, por supuesto, cuando estás invicto, comienzas a pensar que puedes derrotar a cualquiera. Tomé esa pelea con un aviso de tres semanas y media y no pude entrenar por completo para un peleador de ese calibre. Esa fue definitivamente la pelea más dura de mi carrera.

Oscar Valdez: Definitivamente tendría que decir que fue la pelea contra Scott Quigg, solo porque me rompieron la mandíbula en el cuarto round. Entonces, pasar por todo ese dolor, pasar por todos esos asaltos peleando con la mandíbula rota, definitivamente fue más difícil que todas mis otras peleas. Y ni siquiera dio peso, ni siquiera intentó llegar en 126. Pensamos que tal vez era parte del plan de juego con [su entrenador] Freddie Roach, porque estaba muy, muy pesado y ni siquiera quiso pesarse al día siguiente.

Estaba tan molesto que lo único que quería era entrar al ring y golpearlo.

Andrew Cancio: Debo decir que fue contra Dardan Zenunaj. Le tiré con todo, lo lastimé un par de veces, pero él se negó a caer. Tenía una gran barbilla y seguía avanzando.

Jorge Linares: Tuvo que ser contra Kevin Mitchell. El era fuerte. Era como un luchador callejero con un estilo muy complicado.

Julian Williams: He tenido algunas difíciles. Debo decir que Nathaniel Gallimore fue una pelea difícil. Era fuerte, estaba en una buena racha ganadora, tenía mucha confianza y era un tipo muy duro. Su dureza probablemente está subestimada porque no ha tenido ninguna victoria a nivel del campeonato. Es un tipo muy duro.

¿Cuál es el momento más satisfactorio de tu carrera?

López: Después de la pelea de Richard Commey cuando pude sostener el cinturón por primera vez. Podías ver la alegría en mi cara. Trabajé muy duro para ese momento.

Donaire: Hay dos. La primera fue la primera pelea de Darchinyan, obteniendo el título. El segundo es el combate de Fernando Montiel. Al entrar en esa pelea estaba muy nervioso, y sucedió tal como lo planificamos previo al combate.

Mares: Fue contra Jesús Cuéllar, el boxeador argentino. Mucha energía, su desarrollo, y por muchas razones. Uno, sabiendo que iba a pelear con él [mi entrenador] Robert García saltó de alegría porque hizo de Cuéllar un campeón y quería quitarle ese título por la forma en que lo dejó. Después de derrotarlo, ambos celebramos porque ambos conquistamos algo. Mucha gente pensó que iba a perder la pelea porque Cuéllar era un artista del nocaut, era un golpeador devastador. Yo venía de una derrota ante Leo Santa Cruz. Así que básicamente la gente me descartó.

Linares: Creo que todas mis peleas han sido muy importantes, pero las tres peleas en el Reino Unido [contra Mitchell y dos veces contra Anthony Crolla] tienen que ser mis tres mejores porque me mostré como boxeador y me di cuenta de lo bueno que era, no solo físicamente, pero mentalmente también.

Herring: La pelea de Masayuki Ito, por muchas razones. Hubiera sido el décimo cumpleaños de mi hija, falleció de SIDS [síndrome de muerte súbita infantil] cuando tenía dos meses de edad. Entraba como un desfavorecido amplio, por lo que mucha gente no me dio la oportunidad.

Valdez: Cuando me convertí en campeón mundial al vencer a Matías Rueda. [Convertirse en campeón] siempre fue un sueño que tuve desde que era un niño pequeño. Lograrlo fue definitivamente uno de los momentos más felices de mi vida, y tenía a mi padre en mi esquina. El momento en que padre e hijo lograron un sueño que ambos tuvimos fue inolvidable.

Cancio: Debo decir que cuando me convertí en campeón mundial, derrotando a Alberto Machado. Tuve un largo periodo de inactividad, pensando que estaba retirado, y todo lo que se desarrolló esa noche. Era un gran desfavorecido, nadie esperaba que iba a ganar con todo lo que había sucedido en mi vida. Ese fue un gran momento para mí.

Williams: Eso es fácil; ganando el título mundial [contra Jarrett Hurd]. Solo recuerdo estar en ritmo desde el primer round hasta el final. Sin embargo, se fajó y peleó fuerte. Luchó hasta el final. No se detenía. Si fuera una pelea de 15 asaltos, habría peleado 15 asaltos.