Houston alista el relanzamiento del quarterback Deshaun Watson

Al inicio de la década, los Houston Texans parecían destinados a convertirse en uno de los invitados frecuentes a la postemporada de la Conferencia Americana, con dos títulos divisionales consecutivos bajo el mandato de Gary Kubiak. Una aberrante campaña de 2-14 marcó el fin de la era para Kubiak --quien emigró para ganar el Super Bowl 50 con los Denver Broncos-- para dar paso al mandato de Bill O'Brien.

Tres campañas consecutivas de 9-7 --entre las que se incluyen otros dos títulos en una entonces debilitada AFC Sur-- dieron paso a una temporada de 4-12 para Houston el año pasado. Nuevamente, es tiempo de reconstrucción para los Texans, que llegan al 2018 con la esperanza renovada gracias a que recuperan a dos figuras claves de lesiones, pero que ahora compiten en una división mucho más complicada que la que ganaron en el pasado reciente.

Estas son las cinco preguntas que enfrenta Houston para la temporada que está por arrancar:

¿En qué nivel regresará Deshaun Watson?

La muestra en pretemporada es mínima, pero de acuerdo a lo que se reportó desde el campamento de entrenamiento de los Texans, Watson regresará con un nivel más alto de lo que mostró en el 2017 como novato por seis inicios.

Afortunadamente para la afición de Watson, la rotura de ligamento no es nada nuevo para el quarterback, quien ya superó una lesión idéntica como universitario para volver mejor de lo que se fue para ganar un título nacional a su vuelta.

Durante el poco tiempo que estuvo en el campo, Watson se convirtió rápidamente en el jugador más emocionante de la NFL. Eso sí, vale la pena recordar que no todo fue perfecto. Por bien que haya lucido Watson, no podemos olvidar que, en sus seis inicios, los Texans quedaron con registro de 3-3 y el novato lanzó ocho intercepciones.

No obstante, son otros números los que tienen a los Texans con el optimismo alto. Watson lanzó 19 pases de anotación, y de haber jugado hasta el final de la temporada con el mismo ritmo, su temporada proyectaba para terminar con 48 pases de touchdown.

Quizás la única interrogante que queda por responder en Houston respecto a la campaña de novato de Watson es, ¿a quién se le ocurrió la brillante idea --ahem, O'Brien, ahem-- de iniciar la campaña con Tom Savage como quarterback titular? Fuera de eso, no hay muchas dudas en torno a lo que podemos esperar de Watson en su regreso.

¿Cuál es el estado del ataque terrestre de los Texans?

Teóricamente, el juego por tierra de los Texans deberá ser mucho mejor. No solamente el regreso de Watson obliga a las defensivas a enfocarse en otros lados, sino que se espera que Lamar Miller juegue mucho mejor de lo que jugó en el 2017, cuando apenas sumó 888 yardas y tres touchdowns en 16 partidos, 13 de ellos iniciando como titular.

Miller ha perdido peso en el receso de temporada, y espera sentirse con mayor velocidad y agilidad. La ofensiva terrestre de los Texans se colocó entre las últimas de la NFL el año pasado con apenas ocho touchdowns terrestres como equipo, y eso no es suficientemente bueno para un equipo que puede hacer maravillas si explota la carrera para dar paso a los pases con engaño de carrera.

Recientemente, O'Brien declaró que Miller es un corredor de tres intentos, aunque no sabemos qué tanto se debe esa declaración a la fe en Miller, o al hecho de que el prometedor D'Onta Foreman sigue en rehabilitación tras romperse el tendón de Aquiles el año pasado. Mientras vuelve Foreman, se espera que el veterano Alfred Blue le dé un respiro a Miller de vez en cuando.

¿Será suficientemente confiable la línea ofensiva?

Básicamente, hay cuatro caras nuevas entre los cinco titulares proyectados de los Texans. Julie'n Davenport, el tackle izquierdo, fue un recluta de cuarta ronda el año pasado que no se hizo de la titularidad hasta la recta final de la temporada pasada. El tackle derecho es Seantrel Henderson, quien se incorpora este año procedente de los Buffalo Bills. Los guardias son Senio Kelemete y Zach Fulton, quienes vienen de los New Orleans Saints y Kansas City Chiefs, respectivamente, con Fulton aportando más experiencia como titular de tiempo completo al iniciar más del doble de partidos que Kelemete pese a tener un año menos como profesional.

Fuera de ellos, el único titular con "experiencia" que regresa a su puesto respecto al año pasado es el centro Nick Martin, quien inició 14 partidos como novato en el 2017.

La línea ofensiva de Houston fue un problema el año pasado, y esa es la razón por la que se hicieron tantos cambios. Sin embargo, siempre será un riesgo modificar tan profundamente una unidad que depende de la continuidad para mostrar cohesión, y es de esperarse que los linieros ofensivos de los Texans tarden en encontrar sincronía. Aquí es donde la movilidad de Watson debe ayudar a quitarle presión a los cinco que lleva por delante. Sin embargo, si los cambios fallan, Watson se verá muy castigado y el juego terrestre tendrá muchos problemas para caminar.

¿En qué nivel volverá J.J. Watt?

Es difícil asegurar que el tres veces Jugador Defensivo del Año en la NFL volverá en un nivel que le permita convertirse en el único jugador en la historia de la liga en capturar ese nombramiento en cuatro ocasiones. Después de todo, Watt no solamente regresa de una fractura en la pierna, sino regresa de una desafortunada racha que le ha visto cargar con lesiones de ingle, de músculos del torso, y cirugías de espalda que lo han limitado a ocho de 32 posibles partidos en los últimos dos años.

Antes del 2016, Watt había iniciado la totalidad de los 80 partidos de temporada regular NFL de sus cinco temporadas en la liga, sobreponiéndose a cualquier lesión menor. La cuestión ahora es diferente. No solamente Watt enfrenta la tarea de volver a poner su cuerpo en forma para el castigo de una campaña de NFL --lo que no dudamos que logre--, sino que existe el reto mental de dejar todo atrás. El propio Watt ha admitido tener sus momentos de duda durante la larga rehabilitación del año pasado.

La buena noticia para los Texans, es que hay suficiente talento entre los siete frontales como para ser pacientes con Watt. Jadeveon Clowney se convierte poco a poco en un jugador dominante, mientras que Whitney Mercilus estaba jugando a un nivel alto en el 2017 antes de que su temporada pasada también se viera terminada anticipadamente por lesión. Eso sin contar al apoyador interno Benardrick McKinney, quien no tarda en ganarse su primer viaje al Pro Bowl, y al jugador de segundo año Zach Cunningham, quien se ha ganado los elogios de Watt.

Es difícil apostar en contra de alguien como Watt, pero calculo que, si no hay contratiempos en el 2018, realmente lo veremos en su nivel habitual la temporada del 2019.

¿Cuán lejos está la defensiva de llegar a las primeras planas de la NFL?

Para todo el talento que existe a ese lado del ovoide, nadie aceptó más puntos la temporada pasada que Houston, con 27.2 por partido.

La realidad es que, para todo lo que ha invertido Houston en su defensiva, en términos de draft, los réditos son pobres. Los Texans han pagado selecciones de primera ronda por el esquinero Kevin Johnson, Clowney, Mercilus, Watt, el esquinero Kareem Jackson y el linebacker Brian Cushing del 2009 a la fecha. En ese lapso, solamente han quedado entre las cinco mejores defensivas de la NFL en puntos permitidos una vez, en el 2011, cuando se colocaron cuartos.

La cosa puede cambiar este año. Clowney y McKinney alcanzan su madurez como jugadores, Mercilus y Watt regresan de lesiones, y se espera que Johnson tenga finalmente un impacto importante, luego de iniciar apenas siete partidos a lo largo de los últimos dos años. Adiciones veteranas como los esquineros Tyrann Mathieu, quien viene de los Arizona Cardinals, Johnson Bademosi, proveniente de los New England Patriots, y Aaron Colvin, proveniente de los Jacksonville Jaguars, junto con el novato de tercera ronda, Justin Reid, deben inyectarle nueva sangre valiosa a la defensiva secundaria.

Quedan dudas en la línea defensiva junto a Watt, pero en términos generales, se trata de una unidad veterana con calidad probada que debe colocarse entre las mejores 10 en puntos recibidos.