Se viene una Copa América totalmente abierta

La Copa América paralizará el continente ESPN.com

Brasil será anfitrión de la Copa América por primera vez en 30 años, en un torneo repleto de dramatismo. Chile apunta a defender sus dos títulos consecutivos, la Seleção buscará redención en su territorio, y Lionel Messi regresa a su seleccionado para hacer otro intento de ganar algo con Argentina.

Los seleccionados sudamericanos no juegan partidos competitivos desde el mundial del año pasado. Y los equipos que no clasificaron a Rusia no han disputado más que amistosos desde octubre de 2017, pero el letargo se cortará de golpe en Brasil. Es hora de hablar en serio.

La Copa América marca el inicio de un nuevo ciclo competitivo en América del Sur, que se extenderá hasta Qatar a fines de 2022. Muchos entrenadores nuevos están a punto de encarar sus primeros desafíos reales --de los 10 competidores sudamericanos, seis jugarán por puntos por primera vez bajo la dirección de sus entrenadores actuales-- y se han introducido varios jugadores nuevos. Pase lo que pase, cuando se escriba la historia sobre los equipos sudamericanos en el próximo mundial, lo sucedido en Brasil 2019 formará parte de la narrativa.

Las potencias tradicionales también tienen muchos interrogantes. La ausencia de Neymar en el equipo local ha causado cierta ansiedad, aunque, francamente, podría jugar mejor sin él. Roberto Firmino y Gabriel Jesus, quienes acaban de entregar sólidas campañas para Liverpool y Manchester City, respectivamente, tendrán su oportunidad de liderar el equipo.

Argentina tiene a Lionel Messi de vuelta y muy enchufado en la causa, pero el equipo que lo rodea --15 de los 23 hombres del plantel tienen menos de 15 partidos internacionales-- siempre es una preocupación. Ha tenido dificultados cuando tuvo que "hacerlo todo él mismo", pero también es cierto que un plantel verde no tiene el recuerdo de dos derrotas consecutivas en la final de la Copa, las dos contra Chile. Eso podría darles cierta audacia al empujar para adelante. Habrá mucho escrutinio sobre el DT interino, Lionel Scaloni, en lo que constituye su primera función como entrenador principal, ya que antes sedesempeñó como asistente de Jorge Sampaoli en la selección nacional y en Sevilla.

Luego está el tema de los tiempos. Por lo general, las eliminatorias mundialistas comienzan muy pronto después de la Copa América, pero como Qatar 2022 se jugará al final de dicho año calendario, las eliminatorias también se han postergado, y, como resultado, le han quitado un poco de urgencia a la Copa. Más allá de Argentina y su nuevo DT, Bolivia, Colombia y Paraguay recién jugaron sus primeros partidos bajo la dirección de sus nuevos entrenadores en marzo. Con tantos equipos verdes, habrá mucho espacio para sorpresas.

Y la elección de los equipos invitados hace la cosa más intrigante. Japón y Qatar participan en el torneo de 2019, y será fascinante observar su desempeño. El equipo de Japón es mucho mejor que aquel que entregó una actuación muy pobre en su última participación en la Copa América, hace 20 años, mientras que Qatar demostró que tiene cierta calidad tras haber superado a Japón este año en la final de la Copa Asiática. Haber jugado ese campeonato podría significar que los invitados llegan con mejor rodaje que algunos de sus rivales, por lo que se trata de un torneo difícil de predecir.

Y entre medio de todas las tramas del momento están la gran historia y la emoción de la Copa América en sí. Es el certamen continental más antiguo del fútbol, y un reflejo de la extraordinaria velocidad con la que el deporte se arraigó en el cono sur de América durante las primeras décadas del siglo XX. El torneo se jugó por primera vez en 1916, y en sus primeros años se llevaba a cabo con la máxima frecuencia posible, a menudo anualmente. Esto dio lugar a un extraordinario progreso en el estándar y en el desarrollo de un nuevo estilo de juego.

Ambas innovaciones no pasaron desapercibidas para el público europeo cuando Uruguay sorprendió con su medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 1924, con un juego elegante que asombró al público. Cuatro años más tarde volvió a hacerlo en Ámsterdam, y Argentina se llevó la plata. Entonces quedó claro: tenía que haber un torneo abierto a todo el mundo del fútbol, tanto amateur como profesional, para descubrir quién era el mejor. Así nació la Copa Mundial, organizada en Uruguay en 1930, apenas 14 años después de que este pequeño país organizara la primera Copa América. Uruguay también ganó ese certamen.

JUGADORES A SEGUIR

Gabriel Jesus

Supuestamente iba a ser la solución a los desconcertantes problemas de Brasil en la posición de centro delantero, pero perdió la forma en el momento equivocado. Tras haber marcado tan libremente durante las eliminatorias, todo salió mal en Rusia 2018. El joven delantero de Manchester City sufre el estigma de ser el número 9 de Brasil que no logró marcar ni un solo gol en un mundial, y el entrenador Tite luego se lamentó de no haberlo sacado.

Pasado el mundial perdió la titularidad y se pasó el resto de la campaña como suplente de Roberto Firmino, pero parece haber dado un giro en el momento justo. Con cinco goles en los últimos tres partidos, Jesus debería arrancar la Copa de titular adelante, donde tendrá toda la presión de rendir en el torneo.

James Rodríguez

La gran revelación de Mundial 2014 seguramente disfrutará de volver al escenario de su gran triunfo. Ha pasado cinco años frustrantes. Incapaz de ser protagonista en el Real Madrid de Cristiano Ronaldo, fue enviado en préstamo a Bayern Munich, donde no logró brillar, y ahora enfrenta un futuro incierto. Pero en la selección nacional no caben dudas de su importancia para la causa, que quedó clarísima en la mansedumbre de Colombia mientras él estuvo lesionado durante Rusia 2018.

Rodríguez claramente disfruta su estatus en el seleccionado, a juzgar por lo que vimos en las fechas FIFA de marzo, y esto no ha cambiado desde la llegada de Carlos Queiroz. Durante la Copa probablemente tendrá libertad para moverse a gusto adelante, causando problemas en las defensas contrarias para recordarle a todo el mundo de la genialidad de sus actuaciones en 2014.

Lionel Messi

Los fanáticos del fútbol están empezando a darse cuenta de que cada actuación de Messi nos acerca más a la última. Así que es un lindo bonus que algunos de esos partidos sean con Argentina.

Luego del desastre del Mundial 2018, cuando cayeron fácilmente ante el eventual ganador, Francia, no estaba claro si Messi volvería a jugar para su país. Se mantuvo al margen del fútbol internacional hasta marzo, pero ahora es evidente que quiere ir por un ciclo más con el deseo de ganar al menos un título importante con la selección nacional.

Hay otra Copa en su territorio el año que viene, pero el libro seguramente se cerrará con el Mundial 2022. Con esto en mente y con Argentina actualmente dirigida por un interino, habría sido comprensible si Messi hubiera decidido tomarse el verano europeo libre. En cambio, está dispuesto a correr el riesgo una vez más, lo que le suma otra capa más de interés al torneo.

FECHAS Y PARTIDOS IMPERDIBLES

15 de junio, Argentina vs. Colombia, Grupo B

Un excelente duelo para iluminar el primer sábado de la Copa (en vivo por ESPN+, 6 pm ET). Desde el asombroso triunfo de Colombia por 5-0 en Buenos Aires en 1993, éste ha sido uno de los duelos más entretenidos de América del Sur. Y el hecho de que serán co-anfitriones de la Copa del año que viene y están en pleno tironeo para decidir qué país tendrá los partidos más importantes de la fase de eliminación, incluida la final, es un condimento extra.

Argentina obviamente ha ganado dos Mundiales, pero de los países sudamericanos que nunca han ganado la Copa Mundial, Colombia es el que tiene mejores probabilidades de hacerlo. Así que éste será un encuentro de pesos pesados en el excelente estadio Fonte Nova de Salvador.

17 de junio, Chile vs. Japón, Grupo C

Chile llega a este partido como campeón reinante tras haber levantado la copa en 2015, y de defenderla el año siguiente en New Jersey. Es duro para un equipo en reconstrucción, y la presión es grande. Las expectativas son muy altas para la selección de 2019.

Y será igualmente interesante ver lo que propone Japón (en vivo por ESPN+, 7 p.m. ET). En 1999, su incursión anterior en la Copa, eran novatos. Desde entonces han jugado los seis mundiales y deberían llegar a Brasil sin rastros de complejo de inferioridad. Ah, y tampoco les faltará apoyo; arrancan la campaña en la ciudad con el mayor número de inmigrantes japoneses en el mundo.

18 de junio, Brasil vs. Venezuela, Grupo A

Venezuela, que hace 20 años prácticamente no tenía presencia en el mundo del fútbol, hoy es un equipo serio, y destacó su progreso con un convincente triunfo sobre Argentina en Madrid. Ha vencido a Brasil en un amistoso, y logró un empate en un torneo, pero hasta ahora nunca ha logrado superar a Brasil por puntos. Convencidos de que este equipo los llevará a su primer mundial, apuntan alto (en vivo por ESPN+, 8:30 p.m. ET).

Brasil, mientras tanto, estará bajo presión. ¿Podrá Venezuela aprovechar la situación? En un rincón, el pentacampeón del mundo; en el otro, un equipo sin tradición. Será fascinante ver si los forasteros tienen posibilidades.