<
>

Bartomeu resta trascendencia a alguna crisis en el Barça

play
Paulo Silas: "La única salvación para Neymar es volver a Barcelona" (2:36)

ESPN Redes (2:36)

BARCELONA -- “Estoy animado”. Josep Maria Bartomeu, acostumbrado a lidiar con escenarios complicados y no pocas crisis, acudió a cara descubierta a una rueda de prensa complicada, atendiendo a la renuncia de Jordi Mestre y la tormenta que sufre el Barcelona, para no quitarle protagonismo a De Jong en su presentación posterior.

El presidente del Barça habló de todo lo que se preguntó. De Neymar y de Griezmann; de Coutinho y Dembélé. Y también de la fuerza que mantiene la directiva a pesar de los cambios, de Segura, sin asegurar su futuro y de Valverde, dando por descontado el suyo.

“Vamos a ver… Es que nunca pregunté en junta si se quería que siguiera Valverde. Tiene contrato en vigor y se da por hecha su continuidad”, proclamó el presidente en su única referencia al entrenador, cuya permanencia en el banquillo dejó fuera de toda duda.

“A Jordi Mestre le agradezco su trabajo estos años”, explicó de entrada el mandatario, señalando que su salida “me la dijo hace algunos días. Entre otras razones, claro, por las discrepancias existentes en el área deportiva del club. Siempre hay un cansancio y es entendible”.

“Desde ayer asumo el cargo y me doy unos días para estudiar, hablar con las personas responsables de las áreas correspondientes y hacer una reflexión antes de tomar decisiones”, solventó Bartomeu, quien quiso dejar “muy claro” que la salida de Mestre “no tiene nada que ver con Neymar ni con ese 200 por ciento que dijo hace dos años… Simplemente hubo unas discrepancias en el área deportiva y eso, unido a otros temas, le hizo dejar el cargo”.

Unido al papel de Jordi Mestre, en las últimas horas y debido a su dimisión se especuló, se dio por hecha prácticamente, con la dimisión o salida de Pep Segura. Con el manager Bartomeu no fue nada claro ni concluyente. “Es el manager general del fútbol… Nada ha cambiado pero, repito, voy a hacer un análisis con tranquilidad y si hubiera que decidirse alguna cosa ya se informará” resumió el presidente.

“Estoy acostumbrado a asumir responsabilidades cuando toca y por eso asumo la labor de Mestre porque ya lo hice durante cinco años en la etapa de Rosell y conozco cómo se trabaja el mercado. Ya lo hice con las tareas de Arroyo cuando dejó el club y no es un asunto que tenga que provocar sorpresa”, relató el dirigente para explicar esa nueva tarea que, repitió, “no es nueva para mi”.

Respecto al desgaste o cansancio personal y de la junta por las varias dimisiones sucedidas en los últimos tiempos, Bartomeu aclaró que “durante estos nueve años en el club han ido dimitiendo unas personas y se han incorporado otras nuevas. Es habitual que haya altas y bajas porque, además, son cargos por los que no se cobra. No hay ninguna crisis, al contrario, los cambios hacen más fuertes al club. Y después de este suceso el club saldrá también fortalecido” aseguró.

“Tenemos ganas e ilusión. Y un gran proyecto por delante”, solventó el dirigente, conviniendo su nota de “notable” para la pasada temporada por los resultados de las distintas secciones del club y alertando que “no soy amigo de poner notas individuales”.

“Estoy animado. Estamos animados e ilusionados con el proyecto que viene, que empieza hoy con la presentación de De Jong y el comienzo de la nueva temporada”, concluyó Bartomeu.