<
>

Diez juegos memorables de la Serie Mundial

play
Momentos memorables en Series Mundiales (1:25)

El Clásico de Otoño ha estado repleto de situaciones inolvidables a lo largo de la historia. Acá te presentamos algunas de las más trascendentales. (1:25)

Resumir en 10 juegos parte de lo mejor de una de las tradiciones más antiguas e importantes del deporte profesional es un sacrilegio. Después de todo, en la Serie Mundial de Grandes Ligas se han jugado más de 650 partidos en 115 ediciones en 117 años.

Hasta la aparición de la Liga Americana en 1901, la Liga Nacional no tenía pareja para enfrentar a su campeón al final de la temporada.

En 1903 los dos circuitos, enemistados por peleas territoriales y otras menudencias típicas de las rivalidades entre empresas que pelean por los mismos consumidores, se pusieron de acuerdo para jugar un campeonato de campeones, que casualmente ganaron los Boston Americans (ahora Red Sox) de la nueva liga a los Pittsburgh Pirates de la Nacional.

La molestia de la derrota caló tan hondo en los orgullosos dueños de los clubes de la Liga Nacional, que los Gigantes de New York decidieron que no ganarían nada enfrentando a Boston, "un rival inferior", y cancelaron la edición de 1904.

Pero una vez más se impuso la sensatez, se firmó un pacto de no agresión en el que las ligas acordaron formalmente enfrentarse cada año para decidir el campeón de campeones en una "Serie Mundial". Desde entonces, solamente la huelga de peloteros de 1994-95 ha impedido realizar el evento.

En un orden cronológico inverso (de los más recientes a los más antiguos) esta es mi selección de 10 grandes juegos de Serie Mundial que están instalados en la leyenda popular del béisbol.

Juego #7 del 2016: Cubs sobrevivió al jonrón de Rajai Davis

En un duelo de dos equipos que sumaban más de 170 años sin ganar el título, los Chicago Cubs derrotaban por tres carreras a los Cleveland Indians con dos outs en la octava entrada del séptimo juego en el Progressive Field con Jon Lester en el box y Aroldis Chapman en el bullpen. Parecía cuestión de tiempo para los visitantes, que no celebraban desde 1908.

Después que Lester retiró al puertorriqueño Francisco Lindor y a Mike Napoli, el dominicano José Ramírez pegó sencillo. El mánager Joe Maddon no titubeó y llamó a Chapman para buscar un salvamento de cuatro outs. Brandon Guyer pegó doble para impulsar a Ramírez y Rajai Davis siguió con uno de los jonrones más dramáticos en tiempos recientes para empatar el choque 6-6.

Pero los Cubs se repusieron para evitar uno de los mayores colapsos del clásico. Chapman retiró la oposición en el noveno, Ben Zobrist y el venezolano Miguel Montero impulsaron una carrera cada uno en el décimo y aunque Carl Edwards permitió una carrera en el cierre del acto, Mike Montgomery retiró al dominicano Michael Martinez para cerrar el encuentro y darle el triunfo 8-7 a los visitantes.

Juego #4 del 2001: Nació primer "Míster Noviembre"

Debido a los ataques terroristas de septiembre en varios puntos de Estados Unidos, el calendario de Grandes Ligas se atrasó en una semana y la Serie Mundial del 2001 arrancó el 27 de octubre, lo más tarde de la historia. Los Arizona Diamondbacks ganaron los primeros dos encuentros en Phoenix, pero los New York Yankees salieron airosos en el primero en casa.

El juego 4 arrancó el 31 de octubre en Yankee Stadium. Arizona estaba al frente 3-1 en la novena entrada cuando Tino Martínez bateó jonrón de dos carreras contra el cerrador surcoreano Byung-Hyun Kim para empatar 3-3 la pizarra y mandar el choque a extrainnings.

Como en una película de suspenso, el adorado "Capitán" Derek Jeter entró al cajón de bateo contra Kim con dos outs en la décima entrada exactamente cuando una campana en el parque indicaba que terminaba octubre y comenzaba noviembre, la primera vez que el clásico invadía el mes 11 del calendario.

Cuatro minutos después, en cuenta de 3-2, Jeter metió un jonrón de línea por el jardín derecho para dar el triunfo a los Yankees y empatar 2-2 la Serie Mundial. "Mr. Noviembre" fue el título más fácil de la historia para la reseña del partido en los periódicos de la gran manzana.

Juego #6 de 1993: Joe Carter terminó todo con jonrón

Los Toronto Blue Jays derrotaron a los Atlanta Braves en 1992 para darle a Canadá su primer título de Serie Mundial.

En 1993, Toronto regresó al evento, esta vez contra los Philadelphia Phillies. Curt Schilling lanzó blanqueada 2-0 para superar al dominicano Juan Guzmán (7 IL 1 CL) en un memorable duelo de lanzadores en el quinto choque y acercar a los Phillies 2-3.

En el sexto encuentro, con 52,195 en el Skydome de Toronto, los Phillies anotaron cinco veces en la séptima entrada para llegar al noveno en ventaja 6-5 con su cerrador, el zurdo Mitch "La Cosa Loca" Williams, buscando tres outs para forzar un séptimo y decisivo choque.

Williams transfirió a Rickey Henderson, dominó a Devon White, pero Paul Molitor bateó sencillo (su hit 12 en 23 turnos en la serie) para poner las carreras del empate y el triunfo en circulación. Carter desapareció por el jardín izquierdo el quinto lanzamiento de Williams para dejar a los Phillies en el campo y darle a los Blue Jays su segundo título consecutivo.

Fue apenas la segunda vez en la historia que la Serie Mundial terminaba con un jonrón.

Juego #7 de 1991: Blanqueada 1-0 de 10 innings para Jack Morris

Los Atlanta Braves y Minnesota Twins jugaron una tremenda Serie Mundial, en la que el pitcheo mandó y apenas un juego pasó de 10 carreras entre ambos equipos. Gene Larkin bateó un sencillo con las bases llenas en la décima entrada contra el relevista dominicano Alejandro Peña para decidir el triunfo de Minnesota en el juego 7.

Pero fue el esfuerzo del derecho Jack Morris lo más destacado del encuentro. "El Gato" lanzó blanqueada de 10 entradas y 122 lanzamientos para superar a John Smoltz (7.1 innings en blanco) y el bullpen de los Braves ante 55,118 aficionados en el Metrodome.

Juego #1 de 1988: Jonrón de Kirk Gibson cambió la serie

En 1988, los Oakland Athletics eran por mucho el mejor equipo de Grandes Ligas. Ganaron 104 juegos en la serie regular y despacharon a Boston en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Los Angeles Dodgers tenían al súper pitcher Orel Hershiser, pero su mejor bateador, Kirk Gibson, entró al roster del Clásico de Otoño pese a que prácticamente se movía en silla de ruedas debido a lesiones en ambas piernas.

En el primer juego, Oakland anotó cuatro carreras en dos entradas al abridor Tim Belcher en lo que parecía un presagio de una soberana paliza del campeón de la Liga Americana. De alguna manera, los Dodgers se las arreglaron para llegar a la novena entrada perdiendo 3-4 para enfrentar al súper cerrador Dennis Eckersley, quien salvó 45 juegos y quedó segundo en la votación del Cy Young.

Eckersley dominó a los primeros dos bateadores, pero transfirió al emergente Mike Davis. El mánager Tom LaSorda mandó a Gibson a batear de emergente por el pitcher Alejandro Peña. Dos rectas afuera, dos fouls para Gibson, quien fue el Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en la serie regular, pero apenas si podía afincarse en el plato en ese momento.

Con la cuenta en 3-2, Gibson conectó un slider de Eckersley por encima de la verja del jardín derecho para alegría de la mayoría de los 55,983 fanáticos en Dodger Stadium, dar el triunfo esa noche a los Dodgers y cambiar el rumbo de la serie. Gibson no apareció en ningún otro juego. No fue necesario. Los Dodgers vencieron a los Athletics en cinco juegos.

En 1995 en una encuesta, los habitantes de Los Angeles escogieron el jonrón de Gibson como el momento más importante en la historia deportiva de la ciudad.

Juego #6 de 1986: Error de Buckner hundió a Boston

En 1986, los Boston Red Sox estuvieron a ley de un strike de vencer a los New York Mets en el sexto juego de la Serie Mundial y conseguir su primer campeonato desde 1918. Boston ganó 4-2 en el Fenway Park en el juego #5 para ponerse a un tiro de quebrar "La Maldición del Bambino" y anotó dos veces en la primera parte de la décima entrada para irse arriba 5-3 en el sexto cotejo, en el Shea Stadium.

El cerrador Cavil Schilraldi retiró a Wally Backman y Keith Hernández, pero Gary Carter, el emergente Kevin Mitchell y Ray Knight batearon sencillos consecutivos para acercar a los Mets 5-4. Bob Stanley sustituyó a Schiraldi y lanzó pitcheo desviado que permitió anotar a Mitchell la carrera del empate.

Mookie Wilson bateó un rodado por primera base que William Buckner dejó pasar entre sus piernas, permitiendo anotar a Knight la carrera del triunfo para empatar la serie. En el juego #7, New York ganó 8-5 para atrapar el segundo título de su historia.

Juego #6 de 1975: Carlton Fisk "sopló" su jonrón

Hasta que Boston ganó en el 2004 (y luego en 2007, 2013 y 2018) el palo de Carlton Fisk en el sexto juego de la Serie Mundial de 1975 contra los Cincinnati Reds fue el acontecimiento más importante en la historia reciente de una de las franquicias más importantes de Estados Unidos.

"La Gran Maquinaria Roja" de Cincinnati llegó al Fenway Park en ventaja 3-2 en la serie y anotó seis carreras entre las entradas cinco y ocho para borrar un déficit 0-3 y acercarse al título. Un jonrón de tres carreras de Bernie Carbo contra Rawly Eastwick empató las acciones 6-6 en el cierre del octavo.

El partido seguía empatado en el episodio 12. El relevista Pat Darcy, quien retiró sin mayores inconvenientes a los seis bateadores que había enfrentado, seguía en el box para un tercer inning. El primer bateador, Fisk, metió un palo alto, pero pegado al poste de foul por encima del monstruo verde en el jardín izquierdo para terminar el juego y forzar un séptimo, que ganó Cincinnati.

La imagen de Fisk moviendo sus brazos como si empujara la pelota para que se mantuviera en zona buena antes de comenzar a correr las bases, es una postal icónica de MLB.

Juego #7 de 1960: Mazeroski bateó el jonrón más grande de la historia

Los poderosos Yankees de Mickey Mantle, Roger Maris y Yogi Berra batearon tanto que incluso superaron todas las expectativas, sin embargo fueron los Pittsburgh Pirates quienes ganaron la Serie Mundial de 1960, gracias al que ese momento fue considerado como "el jonrón más grande de la historia".

El clásico de otoño estaba empatado 3-3 luego de seis juegos, pero los Yankees superaban 55-17 en carreras anotadas a los Pirates cuando arrancó el choque decisivo en el Forbes Field. Los triunfos de New York habían sido con marcadores 16-3, 10-0 y 12-0, mientras que Pittsburgh había ganado 6-4, 3-2 y 5-2. El último fue una fiesta de palos.

Los Yankees lograron un rally de cuatro carreras en el sexto y los Pirates otro de cinco en el octavo. El encuentro estaba 9-9 en el noveno, cuando el 2B Bill Mazeroski, octavo en la alineación, arrancó pegando jonrón entre los jardines izquierdo y central contra Ralph Terry para dejar a los Yankees en el campo.

Un extraordinario jugador defensivo con bate de regular a flojo, Mazeroki se convirtió en el primer jugador que terminaba la Serie Mundial con un cuadrangular.

play
0:54

Se acabó la maldición, Chicago Cubs conquistó la Serie Mundial por primera vez en 108 años

En un emocionante juego siete, la novena de la Ciudad de los Vientos derrotó a Cleveland Indians en 10 entradas en 2016.

Juego #5 de 1956: Don Larsen estuvo perfecto

Los Dodgers de Brooklyn y los Yankees, dos acérrimos rivales de New York y de la Serie Mundial, se vieron las caras por segundo año seguido, por cuarta vez en cinco años y por última vez como vecinos, en el clásico de otoño.

La serie estaba empatada 2-2 cuando saltaron al campo del Yankee Stadium original el 8 de octubre. Los Dodgers mandaron al box a Sal Maglie, quien lanzó juego completo con 10 ponches en el triunfo 6-3 del juego uno. Por los Yankees comenzó Don Larsen, quien regaló cuatro boletos y permitió cuatro carreras sucias en 1.2 entradas en el choque número dos.

En la serie regular, Larsen tuvo marca de 11-5 y efectividad de 3.26. En 1954, con los Baltimore Orioles, lideró la liga con 21 derrotas y solo ganó tres encuentros. En su carrera, Larsen tuvo una foja de 81-91, 3.78.

Pero ese día, Larsen estuvo maravilloso, retirando a los 27 Dodgers que enfrentó (siete ponchados) para anotarse el único juego perfecto en la historia de la Serie Mundial. New York ganó 2-0 el encuentro y la serie en siete partidos.

Juego #3 de 1932: Ruth señaló por donde batearía jonrón

La de 1932 no fue una Serie Mundial muy cerrada. Los Yankees barrieron a los Cubs en cuatro juegos y los superaron en carreras 35-19. Pero esa fue la serie en donde nació una de las leyendas urbanas más contadas de la historia del béisbol.

En la quinta entrada del juego #3 en el Wrigley Field, el mediático Babe Ruth bateó un jonrón contra Charlie Root momentos después de haber señalado hacía la zona del jardín central, por donde exactamente pasó la pelota posteriormente.

Hay testimonios, incluyendo un video, que confirman que Ruth ciertamente señaló antes de pegar el jonrón y mientras corría seguía haciendo gestos hacia la cueva de los Cubs. Lo que no se sabe 100% es si predijo que sacaría la pelota por el lugar que había señalado.

Lo que sí sabemos es que el jonrón anunciado de Ruth tiene un lugar especial en la rica narrativa del pasatiempo nacional de los norteamericanos, que es particularmente débil con cualquier episodio que protagonice Ruth, sin importar mucho el grado de veracidad.