<
>

Los detalles del plan de la temporada pandémica 2020 de MLB, y lo que podría salir mal

play
Los mayores retos que enfrenta MLB en una temporada especial e histórica (3:11)

Juegos sin públicos, rebrote en estados claves y un apretado calendario entre las mayores preocupaciones de las Grandes Ligas. Marly Rivera y Enrique Rojas analizan la temporada 2020. (3:11)

Hace diez días, mientras las Grandes Ligas y la Asociación de Jugadores de la MLB continuaban regateando sobre las finanzas en las discusiones sobre el regreso al juego, un funcionario dijo que todo se sentía como "Juego de Tronos". Toda esta lucha por dinero y poder cuando el peligro real para la temporada 2020 de MLB, la amenaza existencial, se cernía en otra parte.

"Los 'caminantes blancos' del COVID son reales", dijo.

A menos de una semana antes de que los jugadores se presenten en los campos de entrenamiento en anticipación de una temporada que comenzará el 23 o 24 de julio, el béisbol está lidiando con la dificultad de jugar una temporada en medio de una pandemia mundial. Catalogar la tarea como desalentadora no le sirve. La omnipresencia del coronavirus, el aumento en los casos en las últimas semanas, el viaje de una ciudad a otra por equipos y la falta de reglas que limiten explícitamente el movimiento fuera del campo de jugadores y empleados introducen una cruda verdad sobre la reanudación del juego:

Habrá casos COVID-19 a lo largo de MLB.

El Tour de la PGA esta enterándose de la peor manera que incluso en el deporte socialmente más alejado, la ubicuidad del virus está invicta. Es una realidad con la que MLB y los jugadores están dispuestos a vivir, hasta que no lo estén. El manual de operaciones de 101 páginas de las partes para 2020 no aborda con ninguna especificidad cómo se procedería con la temporada en caso de un brote de coronavirus dentro de un equipo.

Si bien los procesos establecidos para manejar casos positivos individuales son respetuosos y serán reforzados con aún más especificidad por cada equipo, el lenguaje con respecto a las acciones que el deporte tomaría con un diluvio de casos es general y vago.

Las respuestas a esas hipótesis vendrían en el momento. Es importante entender que el béisbol no existe en el vacío. La reapertura del deporte agregará decenas de miles de interacciones, cada una con un nivel de peligro, todos los días. El riesgo para los jugadores individuales, debido a su edad y salud general, es mínimo, pero aún muy real. El riesgo para los empleados mayores (mánagers, entrenadores, personal de capacitación) es mucho más palpable. El riesgo para el deporte es, literalmente, inconmensurable.

Hay innumerables preguntas sobre cómo subsistirá el béisbol, o si puede subsistir, durante los próximos cuatro meses. Aquí hay 20 de las más pertinentes:

¿Cuántos jugadores van a dar positivo la próxima semana en el examen de admisión antes de que abran los campos de entrenamientos?

El personal de la liga, los oficiales del equipo y los jugadores se están preparando para una avalancha de resultados positivos, tanto en la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, por sus siglas en inglés) que detecta si una persona actualmente tiene COVID-19 como en la prueba de anticuerpos que identifica una infección pasada.

Se espera que casi 1.800 jugadores se presenten en los campamentos. Un gran número vive en Arizona, Florida, Texas y California, cuatro estados con picos recientes en los casos. Otros vuelan desde países de todo el mundo. Pensar que el béisbol de alguna manera será inmune, que difiere demostrablemente de la población general, sería ingenuo.

En el examen, los jugadores enviarán saliva para la prueba de PCR y sangre para la prueba de anticuerpos. Los jugadores COVID-positivos podrían ser 25, 50, 100, más. Aquellos que dan positivo a través de la prueba de PCR se aislarán inmediatamente hasta que cumplan con ciertas medidas:

  • Dos pruebas negativas de COVID-19, tomadas con al menos 24 horas de diferencia

  • Sin fiebre durante al menos 72 horas (sin usar medicamentos para suprimir la fiebre) y sin síntomas respiratorios, según lo juzgue un médico o personal médico del equipo

  • El médico del equipo y un comité conjunto formado por dos médicos y un representante no médico de MLB y MLBPA consideren que la persona no representa un riesgo de propagación de infección

Existen otros inconvenientes potenciales. Las personas deben satisfacer los requisitos locales de salud. Los médicos del equipo pueden solicitar una evaluación cardíaca. Se realizará un seguimiento de contactos para el individuo positivo. Aquellos que han estado en su presencia deben autoaislarse hasta que se devuelva un resultado negativo en una prueba de COVID. Se someterán a pruebas de temperatura más frecuentes durante 10 días y no podrán regresar a menos que sean asintomáticos.

Eso es mucho.

Es solo el comienzo. Y tiene que ser así si el béisbol se va a jugar en 2020.

Entonces, ¿por qué jugar?

Esa no es una pregunta irrazonable. La respuesta es que los jugadores dicen que quieren, los propietarios dicen que quieren, los funcionarios federales quieren que lo hagan y los funcionarios de salud locales no han dicho que no se pueda. Solo había dos opciones simples a mano: temporada o no temporada. El béisbol eligió la temporada.

Todos los involucrados reconocen que el béisbol en 2020, el deporte en 2020, es un castillo de naipes. Todo lo que se necesita es un municipio para amenazar todo el esfuerzo. Sí, MLB tiene la capacidad de mover juegos. Digamos que un gobernador bloquea un estado. Un equipo programado para organizar juegos podría teóricamente moverse a un sitio sustituto. Pero, ¿y si eso les sucede a dos equipos? ¿O tres? ¿O cinco? En algún momento, la cantidad podría ser demasiado abrumadora para continuar.

Como lo expresó un ejecutivo: "El béisbol que enferma a las personas no es el béisbol".

¿Entonces esto podría irse completamente de las manos?

Oh, absolutamente. Y si ocurre el escenario descrito arriba, el acuerdo de marzo entre los jugadores y los propietarios otorga al comisionado Rob Manfred amplios poderes para cancelar la temporada.

El martes, cuando la liga y el sindicato estaban finalizando el protocolo de salud y seguridad, hubo un pequeño retraso sobre el lenguaje sobre la capacidad de Manfred para dirigir una temporada. Ya el acuerdo de marzo abordó el "derecho de Manfred a suspender o cancelar juegos". El lenguaje en cuestión, según una copia obtenida por ESPN, dice que Manfred puede hacerlo si "la cantidad de jugadores que no están disponibles para realizar servicios debido al COVID-19 es tan grande que se socava la integridad competitiva de la temporada".

La redacción general ofrece a Manfred un amplio espacio, lo que tiene sentido porque como comisionado se supone que vele por los mejores intereses del béisbol. Los jugadores, escépticos después de que meses de negociaciones se hubieran vuelto feas, se mostraron reticentes ante la posibilidad unilateral de Manfred de cancelar una temporada cuando hacerlo terminaría inmediatamente con su capacidad de recibir su dinero. Finalmente, los jugadores estuvieron de acuerdo, allanando el camino para el regreso de la temporada.

Vale la pena señalar: MLB está procediendo con campos de entrenamiento pese a que siete jugadores y cinco empleados de los Philadelphia Phillies dieron positivo al COVID-19. Los equipos han reconocido públicamente al menos una docena de otros casos positivos. Como mínimo, eso establece una línea de base para ilustrar lo que la liga aceptará.

Entonces, ¿qué constituye el debilitamiento de la integridad competitiva?

La respuesta puede caer primero en los equipos. El manual de operaciones asigna una gran cantidad de responsabilidad a las organizaciones: equipar sus estadios para cumplir con los mandatos de distanciamiento social, calcular la logística en caso de pruebas positivas como local y visitante, organizar viajes que cumplan con las estrictas reglas y, quizás lo más importante, hacer el juicio de valor de cuándo se viola esta noción nebulosa de integridad competitiva.

"No hemos resuelto esto", dijo un gerente general esta semana, y no está solo. ¿Un equipo que tiene tres pruebas positivas, pero todos ellos son lanzadores abridores, podría alegar que la integridad competitiva se ha visto socavada y moverse para cerrar sus operaciones? Probablemente no. Pero, ¿qué pasa si sus pruebas iniciales son positivas y necesitan pasar las primeras dos semanas del campo de entrenamiento en cuarentena y no están listos para las primeras dos semanas de una temporada que dura solo nueve?

O tal vez hay más positivos. ¿Cinco? ¿Siete? ¿Diez? ¿Cinco positivos y otros 10 expuestos y que necesiten cuarentena? ¿Cuántos son demasiados?

No hay un número establecido en el manual de operaciones. La clave de seguridad del sistema se basa en el juicio. Eso asusta a mucha gente, no solo a los jugadores, que temen que jugar conlleve un riesgo moral. ¿Acaso MLB, cauteloso de cerrar después de pasar tanto tiempo y esfuerzo recomenzando operaciones, no actuará con decisión? ¿Los propietarios, asustados por el daño que esto haría a sus negocios a corto y largo plazo, presionarán para jugar? ¿Los jugadores, que corren el riesgo, tendrán una voz igual en el asunto?

Vamos a un punto aún más granular: ¿Qué pasa si hay una serie de pruebas positivas... pero solo uno de los casos es sintomático? Las pruebas de admisión podrían ofrecer una respuesta general a esa pregunta, con la mayoría de los positivos probablemente asintomáticos.

¿Qué pasa si alguien es hospitalizado?

El manual de operaciones tampoco responde eso. Una cosa es tener jugadores asintomáticos o incluso aquellos con síntomas similares a la gripe. La hospitalización es una situación completamente diferente, y la reacción de la liga ante ese escenario hipotético, dijo un jugador, podría no ser necesariamente consistente.

"Si se trata de un utility que nadie conoce, ¿eso va a cerrar la temporada? Probablemente no", dijo. "Si es Mike Trout o alguien importante en los Yankees? Sí podría pasar".

La mayoría de los equipos se están reuniendo en sus estadios locales para los campos de entrenamiento. Comenzarán a viajar regularmente en menos de un mes. ¿Es esta la mejor manera de hacerlo?

No hay una buena manera. Así es la vida con una enfermedad altamente transmisible en una nación que confundió su respuesta a la misma y parece que no puede hacer lo que casi todos los demás países del mundo tienen. Incluso si MLB y los jugadores fueran perfectos, puede que eso no sea suficiente. Y no serán perfectos.

Solo piense: los otros dos planes con las mayores posibilidades que MLB consideró fueron una burbuja de 30 equipos en Arizona o el uso de ciudades centrales en Arizona, Texas y Florida. Cualquiera de las opciones se vería desastrosa en este momento. El coronavirus hace que la planificación sea casi imposible, lo que hace que la preparación y la flexibilidad sean mucho más importantes.

Y eso recae explícitamente en Rob Manfred. Esta es su mayor prueba de liderazgo. Ha demostrado ser un negociador astuto y ha ganado miles de millones de dólares para los propietarios. Dominar los elementos públicos del trabajo ha resultado ser más difícil de alcanzar. El desastre del robo de señas, el catalogar el trofeo de la Serie Mundial como una "pieza de metal", la fealdad de las negociaciones económicas: Manfred se ha convertido en un saco de boxeo práctico para los fanáticos.

Esto es completamente diferente. Requiere claridad moral y presciencia, la última de las cuales es especialmente rara cuando nadie puede predecir a dónde irá el coronavirus. Lo que ningún líder quiere tampoco es ser la persona que reaccionó demasiado tarde. Entonces, con el control de la temporada y la capacidad de reprogramar juegos, Manfred no necesita ser tímido para actuar rápidamente cuando sea necesario.

¿Alguien más puede apagar el deporte?

Los gobiernos. El federal, el estatal, el local. Los políticos y funcionarios de salud. Todo lo que se necesita es un pedido estatal en California. Si cinco equipos necesitan reubicarse en ubicaciones alternativas, ¿qué tan rápido pueden hacerlo? ¿Las divisiones del Oeste van a jugar menos juegos que el resto de la liga? ¿O es demasiado para que el juego pueda aguantarlo y un preludio de un cierre?

La noción de que un estado pueda interponerse para afectar la temporada no es descabellada. El plan de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut para poner en cuarentena a los viajeros de zonas críticas podría haber puesto en peligro los juegos de los Yankees y los Mets contra Tampa Bay y Miami. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, los eximió.

Otros estados podrían emprender órdenes similares. Y si lo hacen, el béisbol podría no encontrarse protegido.

Entonces, ¿cómo está tratando el béisbol de evitar que se propague el COVID-19?

Comprobaciones de temperatura, pruebas y distanciamiento. Los jugadores tomarán sus temperaturas usando un termómetro digital personal dos veces más temprano en el día antes de ingresar al estadio, donde serán examinados nuevamente. Si la temperatura de un jugador se registra a 100.4 grados Fahrenheit o más, será examinado. Los jugadores y el cuerpo técnico serán evaluados cada dos días. Y luego están las medidas de distanciamiento social, reforzadas por todo, desde casilleros a 6 pies de distancia hasta jugadores inactivos sentados en las gradas, hasta estrictas reglas de embarque y desembarque.

¿Funcionará?

Uhhhhhhhh. Podria. Hay algunos optimistas en el béisbol. Hay algunos pesimistas en el béisbol. Se siente mucho como el país, en realidad.

Los optimistas creen que el protocolo es fuerte, la resolución de jugar es motivadora y que la liga y los equipos van a poder resistir las pruebas positivas y seguir jugando. Los pesimistas temen que la reunión de grupos, el viaje, la presencia de aquellos que no son evaluados con tanta frecuencia como los jugadores o entrenadores, y el mal momento del regreso del béisbol coincida con el creciente número de casos.

¿Quién puede ayudar a la probabilidad de éxito?

Los jugadores. El protocolo aborda a las "Personas cubiertas": todas las personas que van y vienen del estadio todos los días. Pero las palabras en el protocolo están dirigidas a aquellos que son jóvenes, ricos y libres de consecuencias: "MLB no restringirá formalmente las actividades de los Individuos Cubiertos cuando estén fuera de las instalaciones del Club, pero esperará que los Individuos Cubiertos en cada Club se aseguren que todos actúen de manera responsable. Las acciones descuidadas de un solo individuo ponen en riesgo a todo el equipo (y sus familias), y los Individuos Cubiertos en cada Club deben acordar su propio código de conducta fuera del campo para ellos y sus familiares. minimizar el riesgo para los demás ".

Esa última parte es especialmente cierta. Varios jugadores veteranos le han dicho a ESPN que tienen la intención de liderar reuniones directas y severas del equipo a su llegada al campo de entrenamiento. Todos tenían alguna versión del mismo mensaje: la única forma en que esto funciona es si hacemos todo lo posible para evitar el COVID. Nuestra salud depende de ello. La salud de nuestras familias depende de ello. Nuestros cheques de pago dependen de ello. Nuestro sustento depende de ello. Y nuestra capacidad de ganar un campeonato depende de ello. Especialmente en una temporada de 60 juegos, el equipo que se mantenga saludable será el equipo que gane. Entonces no seas egoísta. No hay clubes. No hay barras llenas. Ninguna ganancia a corto plazo vale la pena poner en peligro lo que este equipo puede lograr.

¿Pueden hacerlo?

Has usado ese GIF antes.

Lo sé. Es apropiado ¿Estás tratando de decir que 900 jugadores de la lista activa y 1,800 en total practicarán la autodisciplina como si fueran monjes? Eso es... ¿ilusorio? ¿Ingenuo? ¿Divertidísimo? ¿Todo lo anterior? Eso es correcto.

Y eso es solo acerca de salir. Los líderes también abordarán el comportamiento en el estadio. Los hábitos de los jugadores tienden a estar arraigados y, sin embargo, el protocolo, por ridículo que sea en algunos lugares, es lo suficientemente asiduo como para proporcionar una buena hoja de ruta para circunnavegar con seguridad sobre el COVID. En cuanto a los argumentos de venta, no está mal.

La peor parte es que, aunque una buena proporción de jugadores probablemente seguirá los pasos adecuados, todo lo que se necesita es uno que no lo haga. Un tipo que sale, que se siente demasiado cerca de los demás, que sienta un cosquilleo en la garganta en un avión e intente sofocar la tos. Con el béisbol, con los deportes, nunca se tratará simplemente de los números de casos, las hospitalizaciones y las tasas de mortalidad. El elemento óptico que existe es poderoso y carga una lupa en pequeños puntos calientes. La única industria comparable a los deportes, en términos de las noticias que generan las pruebas positivas de coronavirus, es la política.

¿Qué sucede cuando un jugador de positivo como visitante?

Si su hogar está a poca distancia en automóvil, puede dirigirse allí. Si no... probablemente esté atrapado en una ciudad de visitante durante al menos una semana o dos.

La comunicación y la cooperación entre los equipos serán primordiales si el béisbol va a suceder en 2020. Los jugadores darán positivo en la carretera, y cuando lo hagan, el equipo de la carretera querrá consultar con el equipo local para encontrar un lugar adecuado para quedarse, ya sea un hotel, un condominio o no. Además, el equipo cuyo jugador de positivo se asegurará que un empleado permanezca en la ciudad con él para garantizar su bienestar y recuperación. Los equipos harán lo mismo en los casos de conmoción cerebral.

¿Pueden los jugadores simplemente optar por no participar de la temporada?

Absolutamente. Algunos ya lo están planificando. Con la fecha de reporte a los campos de entrenamiento tan temprano como el miércoles para los lanzadores y receptores y los grupos de jugadores de 60 hombres que se están completando, la noticia debería filtrarse en los próximos días.

Los casos considerados de alto riesgo, con una condición preexistente que los hace más susceptibles a COVID, pueden hacerlo y retener su salario y tiempo de servicio. Aquellos que no son de alto riesgo pero tienen una esposa embarazada (Mike Trout, Bryce Harper, Gerrit Cole y Zack Wheeler entre ellos) o un miembro de la familia inmunocomprometido puede optar por no jugar, como cualquier otro jugador, pero no se le pagará ni recibirá tiempo de servicio.

Vale la pena señalar: si la temporada se cancela durante los campamentos de entrenamiento, los jugadores recibirán su tiempo de servicio completo del año pasado, incluso si optaron por no participar, porque el acuerdo de marzo lo otorga. Si la temporada comienza y se detiene... esa es una historia diferente.

¿De qué se trata los grupos de jugadores de 60 hombres?

Rápidamente: de aquí en adelante, al menos para las próximas preguntas, operemos como si la temporada estuviera sucediendo, aunque solo sea porque las advertencias en cada párrafo no encajan particularmente bien.

Entonces, los grupos. Debido a que el béisbol de ligas menores no va a ocurrir este año, los equipos de MLB no tienen un sistema de fincas del que puedan sacar jugadores. Debido a que los brotes de coronavirus son posibilidades muy reales, surgió la necesidad de un roster extra profundo. Por lo tanto, los equipos pueden invitar a hasta 60 jugadores a entrenar.

Los equipos comenzarán los entrenamientos con 30 jugadores y una escuadra adicional (llamada en inglés taxi squad) de tres personas que los acompañará a cada juego. Dos semanas después de la temporada, los rosters se reducirán a 28, y dos semanas después de eso, estarán en 26 por el resto de la temporada. Mientras tanto, los jugadores sobrantes del grupo de 60 hombres practicarán, jugarán entre ellos y tendrán un montón de tiempo de inactividad.

"¿Quieres saber quién me preocupa que se enferme?" dijo un agente. "Son todos los chicos que no van a estar en los rosters de Grandes Ligas y van a tener todo el tiempo libre del mundo y van a estar en apartamentos porque literalmente no se les pagará para jugar".

Esto es lo que quiere decir: como parte del acuerdo de marzo, MLB adelantó a los jugadores $170 millones en salarios. Ese dinero se dividió en cuatro categorías. Los jugadores con contratos garantizados recibieron $286,500. Aquellos con divisiones de liga menor en sus acuerdos recibieron $60,000, $ 30,000 o $16,500. Jugadores en los rosters de 40 hombres de su equipo por primera vez, como el mejor prospecto de Atlanta Cristian Pache, recibió la suma más baja.

El contrato de Pache requiere una división de $46,000 en ligas menores. Eso es en una temporada completa. En esta temporada parcial, si se pasa la totalidad del tiempo fuera del roster activo de los Bravos, a Pache se le pagaría un salario de alrededor de $17,000. Lo que significa que podría pasar los próximos tres meses jugando béisbol (entrenamiento de julio, agosto y septiembre para estar listo) por un total de aproximadamente $500.

Si bien es cierto que Pache recibió el resto de ese dinero como anticipo, la idea de que él reciba $40 por semana, antes de impuestos, es cómica. Así es el hecho de que hay muchos más jugadores jóvenes en los rosters de 40 jugadores en la misma posición.

El perdón por el anticipo a los jugadores con acuerdos divididos, por un total de alrededor de $33 millones, fue parte del acuerdo que surgió de la reunión de Manfred con el director ejecutivo del sindicato Tony Clark. La MLBPA presionó para tener más juegos y una mayor cantidad de dinero potencial para la nueva postemporada de TV, y cuando la liga impuso su calendario, ya no incluía el perdón anticipado. Según las fuentes, la idea de potencialmente tener meses de trabajo casi de gratis no está bien para un gran grupo de jugadores jóvenes.

¿Qué más les preocupa?

Buena manipulación del tiempo de servicio, por supuesto. Un tutorial: normalmente hay 186 días en una temporada. Los jugadores obtienen servicio de Grandes Ligas todos los días que están en la lista de Grandes Ligas, y 172 días de servicio equivalen a un año completo. La manipulación del tiempo de servicio ocurre cuando un equipo llama a un jugador de las ligas menores lo suficientemente tarde como para que no pueda ganar los 172 días completos.

El acuerdo de marzo describe la fórmula de servicio de esta temporada: (A x (186/B)), donde A es la cantidad de días que pasaron en el roster de Grandes Ligas y B es la cantidad de días en la temporada. Sabemos que B es 66, lo que significa que, para recibir un año completo de servicio de Grandes Ligas, los jugadores deben pasar al menos 61 de esos 66 días en el roster activo. En otras palabras, los equipos pueden dejar a sus mejores prospectos fuera de su roster de Grandes Ligas por menos de una semana, retrasar la agencia libre del jugador por un año y atribuirla a las circunstancias excepcionales de 2020.

La fecha de corte exacta: cualquier jugador que sea subido el 29 de junio o más tarde no tendrá el año completo de servicio.

Otra preocupación: algunos jugadores con contratos de un año sin garantía comienzan a preocuparse por el desempleo. Por lo general, si un equipo corta a un jugador con ese trato al final de los entrenamientos de primavera, se le debe pagar un pago de terminación de 45 días. No según el manual de operaciones, que dice que a los jugadores se les pagará durante 45 días "a la tasa ajustada". Y teniendo en cuenta que los equipos buscan escatimar y ahorrar donde puedan, descargar a algunos veteranos caros a una fracción de su costo anticipado es exactamente cómo a algunos grupos de propietarios les importa operar.

¿Por qué?

Porque dicen que las pérdidas serán, como dijo el dueño de los Cachorros, Tom Ricketts, "Bíblicas". Tal vez estaba hablando del libro de Eclesiastés 5:10, que dice: "Quien ama el dinero nunca tiene suficiente; quien ama la riqueza nunca está satisfecho con sus ingresos".

De todos modos, los propietarios afirman que la mayoría de las pérdidas provienen de la falta de venta de boletos. Es por eso que el dueño de los Astros de Houston, Jim Crane, dijo que mientras los casos de coronavirus se disparan en Texas, su plan es... vender boletos para los juegos. Dijo que la única forma de compensar la pérdida de ingresos es vender boletos, mercancías, cerveza, "lo que quieran tener", dijo Crane.

La capacidad de Crane para decir algo incorrecto en el momento equivocado permanece invicta en 2020, aunque oculto en la página 28 del manual de operaciones hay una frase muy simple que se esconde en medio de un párrafo: "Los clubes pueden permitir la asistencia de los fanáticos a los juegos con la aprobación de MLB y las autoridades locales relevantes".

En caso de que MLB pase por los campos de entrenamiento y que los jugadores encuentren un buen ritmo en el nuevo entorno, la noción de fanáticos no está totalmente fuera del alcance de las posibilidades. Es solo ... bueno, ya les hemos dado más de 3,500 palabras sobre esto. Sabes lo que es.

Si los juegos realmente se llevan a cabo, ¿cómo se verán?

Puede que no sean geniales. La combinación de un entrenamiento de primavera abortado, tres meses fuera y tres semanas de entrenamiento de primavera 2.0 no necesariamente presagia un gran béisbol.

Se verá diferente, y no solo porque haya un bateador designado en la Liga Nacional ahora y un corredor comenzará en la segunda base en entradas adicionales. La falta de tiempo para aumentar la carga de trabajo de los abridores podría llevar a organizaciones más profundas a apilar dos abridores en el mismo juego, una estrategia conocida como 'piggybacking'. Es bastante común en las ligas menores, donde los equipos intentan limitar las entradas de los lanzadores jóvenes. ¿En las Grandes Ligas? Eso sería nuevo.

Recuerden, nadie sabe cómo van a responder los lanzadores. Algunos han estado tirando regularmente. Otros no han recogido una pelota. Muchos evaluadores creen que las lesiones aumentarán entre los lanzadores.

Para los bateadores, las lesiones de tejidos blandos son la mayor preocupación. Los isquiotibiales, en particular, son músculos delicados que a menudo se tensan en el primer mes de la temporada. Eso podría deberse al clima de marzo y abril. Podría ser el ascenso del entrenamiento de primavera hacia la velocidad del juego.

La mayor preocupación, naturalmente, son los casos de COVID-19, y la realidad de que las pruebas de saliva que se administren podrían producir falsos positivos además de los reales. Incluso si un ligero brote no cierra una temporada, puede arruinarla rápidamente.

¿No pueden los equipos en esa posición buscar hacer intercambios?

No después del 31 de agosto. Esa es la fecha límite este año. Y recuerde, también, los intercambios pueden ser difíciles de conseguir. Los cazatalentos no han visto prospectos desde marzo. Y el envío de un jugador en medio de una pandemia, dijo un gerente general, "se siente mal".

Entonces, ¿qué sucede si hay un brote el 1 de septiembre?

Con suerte, hay suficientes jugadores en el grupo de 60 jugadores para formar un equipo representativo. Pero supongamos que hay una situación grave en la que tanto los receptores en la lista activa como dos más en los 60 hombres dieron positivo para COVID-19.

La respuesta: Ve a Nashville, Tennessee, donde el equipo de Triple A los Sounds están comenzando su propia liga satelital. No parece que vaya a ser demasiado elegante: 40 juegos entre dos equipos de agentes libres de ligas menores que recibirán $400 por semana a partir del 23 de julio, la fecha de inicio planteada de la temporada de MLB.

"Los muchachos van a salir de allí", dijo un funcionario. "Especialmente los receptores y los brazos del bullpen. Todos vamos a necesitar de ambas cosas, y si estos son los únicos juegos que se juegan, estarán más listos para jugar".

Guardé la pregunta más importante para el final.

Apuesto a que es algo embriagador. ¿Qué tienes?

¿MLB realmente va a imponer una prohibición de escupir?

¿Esa es la pregunta más importante?

Sí.

Bien. Por supuesto que no lo harán.

Esta es la regla del manual de operaciones: "Está prohibido escupir (incluyendo, entre otros, saliva, semillas de girasol o cáscaras de maní, o tabaco) en todo momento en las instalaciones del Club (incluso en el campo). La goma de mascar si está permitida". Aparte del claro soborno perpetuado por los cabilderos del chicle, el resto de la regla está allí más como un recordatorio.

El virus, huelga decirlo, está aquí, y es lo que puede terminar esta temporada antes de que comience. Entonces, si los jugadores piensan por un segundo que probablemente no deberían escupir entre lanzamientos... esa es una expectoración menos potencialmente dañina. Sumen docenas, cientos, miles, y tal vez cambie el cálculo. Eso y distanciarse y ser responsable.

Hay tantos lugares en los que las cosas pueden salir mal que, si MLB completa una temporada, no solo tendrá que agradecer su protocolo y comportamiento, sino una mina de suerte. El béisbol bien puede estar de vuelta, sí. Pero solo por cuánto tiempo es una incógnita.