<
>

Los equipos más beneficiados en MLB en los tiempos del COVID-19

play
Temporada 2020 de MLB: Nuevo formato, mismos favoritos (2:06)

Enrique Rojas analiza lo que podríamos esperar de la temporada 2020 de las Grandes Ligas con el cambio de formato ante la reducción del calendario. (2:06)

¡Habemus béisbol! Lo que parecía por momentos imposible, debido a la pandemia de coronavirus, pero fundamentalmente por la controversia entre Major League Baseball (MLB) y la Asociación de Peloteros (MLBPA), será un hecho cuando los campeones de la Serie Mundial 2019, los Washington Nationals enfrenten el 23 de julio a los New York Yankees en el National Stadium.

El choque marcará el punto de partida de una temporada atípica, de solamente 60 juegos y que exigirá que cada equipo con aspiraciones tome en serio cada uno de los partidos si quiere clasificar a la postemporada.

Puede parecer un cliché, pero en la campaña 2020 cada juego cuenta y será como un playoff extendido desde el Día 1 hasta el ultimo partido de la Serie Mundial en octubre. El margen de error es infimo.

En medio de circunstancias excepcionales, es natural que nos pregúntemos cuáles son los equipos más beneficiados con el receso forzado y la estructura de 60 partidos.

A simple vista podría señalarse aquellos equipos que recuperaron a piezas clave que estaban lesionadas y hubieran perdido parte de la campaña en condiciones normales. Pero otros factores ayudan a responder esta interrogante.

TAMPA BAY RAYS

Flexibilidad, palabra de orden. La palabra dogmático no parece estar registrada en el manual de trabajo de los Rays. Son capaces de acomodarse a las circunstancias, y eso es vital en una temporada donde la presión sobre los jugadores estará latente desde el día 1. Su evolución ha sido paulatina y constante: 68 victorias en 2016, 80 en 2017, 90 en 2018 y 96 el año pasado. El mánager Kevin Cash le extrajo el zumo al bullpen mejor que el resto de los timoneles de Grandes Ligas, al punto que lideraron las mayores en efectividad; de paso, le dio tiempo de poner "de moda" a los Openers (relevistas que abren y lanzan dos o tres entradas).

No es secreto que para ganar en postemporada necesitas, cuando menos, a tres caballos de batalla. Los Rays cuentan con un tridente de primer nivel. Charlie Morton, Blake Snell y Tyler Glasnow. Morton terminó tercero en la carrera por el Cy Young de la Liga Americana en 2019. Y tiene experiencia en juegos de todo o nada. Él fue el abridor -y ganador- del Juego 7 de la Serie Mundial 2017 para los Houston Astros.

Snell ganó el Cy Young en 2018 y viene de una temporada mediocre (6-8 y 4.29 de efectividad), pero sus números subyacentes indican que tuvo mala suerte. De acuerdo al colega David Schoenfield, su "xwOBA, promedio ponderado esperado de embasamiento, basado en la calidad del contacto, fue en realidad mejor en 2019 que en su temporada de Cy Young y se ubicó en el 8% superior de la liga".

En tanto, Glasnow si logra lanzar como lo hizo en las ocho apeturas (1.86 de efectividad) previas a una lesión que lo marginó durante cuatro meses y supera el inconveniente de enseñar los lanzamientos, como sucedió en el Juego 5 de la Serie Divisional ante los Astros en 2019, puede ser el complemento perfecto. Tres lanzadores que te pueden devorar 12 aperturas cada uno y ser complementados por el mejor bullpen de todo el béisbol y una ofensiva que no cuenta con renombradas estrellas, pero muy eficaz.

HOUSTON ASTROS

La pandemia les permitió a los Astros escapar del escarnio público. Para ellos sin fanáticos sí hay paraíso. Se desconoce hasta qué punto los rivales tratarán de tomar venganza contra los jugadores de Houston por el escándalo de robo de señales que costó el puesto a Jeff Luhnow, gerente general y al mánager AJ Hinch. Pero para ellos, todo lo relacionado al COVID-19 ha sido ganancia constante y sonante. Ya no tendrán que agregar al temor de recibir un pelotazo de sus rivales, jugar con la presión añadida de los abucheos en cada parque de grandes ligas.

Por cierto, la pausa obligada permitió que los Astros recuperaran a su as y Cy Young de 2019, el derecho Justin Verlander, quien se había sometido a una operación en la ingle.

NEW YORK YANKEES

La incertidumbre por las lesiones recurrentes entre los peloteros de los Yankees dejó de serlo tras beneficiarse como nadie del receso forzado. Dos de sus principales bombarderos: Aaron Judge y Giancarlo Stanton lograron recuperarse a tiempo de lesiones y deben estar en la alineación titular para el Día Inaugural contra los Nationals. También es probable que puedan contar con Aaron Hicks. Y es un hecho que recuperaron al lanzador zurdo James Paxton, quien será el segundo abridor en la rotación de pitcheo. Cuatro probables "bajas" que ahora podrán aportar al equipo desde el incio de la contienda. Eso no es una buena noticia, yo diría que es una bendición.

NEW YORK METS

Los Mets parecen estar embrujados. Desde que llegaron a la Serie Mundial en 2015 han estado asechados por las lesiones. A pesar de contar un cuerpo de abridores sólido, no han podido hacerse justicia. Las lesiones una y otra vez han destruido sus ilusiones de volver a ser un contendiente serio. Pero en una temporada corta, la fortaleza de ese pitcheo, si no se lesiona, se magnifica.

Si bien no contarán al inicio con Noah Syndergaard, todavía pueden darse el lujo de tener una rotación de seis abridores: Jacob deGrom, Michael Wacha, Marcus Stroman, Rick Porcello, Seth Lugo y Steven Matz. Ellos podrían realizar 10 aperturas per cápita a toda máquina. Y si reciben el respaldo de una temporada de recuperación del cerrador Edwin Díaz y el preparador Dellin Betances, entonces son serios contendientes en la Liga Nacional en una temporada corta.

Tampoco hay que obviar que el receso por la pandemia permitió que recuperaran al toletero Yoenis Céspedes. Había dudas sobre su estancia con el equipo al iniciarse la temporada, pero el parón le permitió estar listo y la implementación del bateador designado en la Liga Nacional le despeja el camino para que el equipo de Queens pueda aprovechar su poder ofensivo sin tener que exponerlo a una recaída mientras juega en los jardines.

LOS ANGELES ANGELS

Cualquier equipo que tenga a Joe Maddon en su puesto de mando tendrá posibilidades de ser contendiente. Puede gustar o no su forma de dirigir, pero el creativo timonel habla con resultados. El mayor de todos, cuando obró el milagro de ganar la Serie Mundial 2016 con los Chicago Cubs tras 108 años de sequía y maldiciones que ensombrecieron al equipo.

Su nuevo equipo, los Angels, no intimida. Su pitcheo abridor y relevista no encandila. ¿Podrá Shonhei Ohtani completar la temporada como pelotero de dos vías? ¿Ganará Mike Trout su cuarto premio MVP? ¿Le alcanzará a Albert Pujols el tiempo para acercarse a varios hitos en su carrera de Salón de la Fama? ¿Anthony Rendon producirá a la sombra de Trout números de MVP? Estás pudieran ser las interrogantes más recurrentes que se hacen los fanáticos del segundo equipo de Los Angeles.

En cambio, ¿los Angels podrán competir en la división Oeste con Astros y Athletics por un puesto en la postemporada? Sí, creo que sí. En una temporada acortada, donde no siempre gana el mejor y más estable, los Angels tienen opciones. Si Maddon logra que su pitcheo responda medianamente bien, la ofensiva de Trout, Rendon, Pujols y Othani podría poner en aprietos a cualquiera.

En una temporada normal, de 162 juegos, los Angels no deberían estar en esta conversación.