<
>

Desde vendedor hasta conductor de Uber: Lo que hacen los jugadores de liga menor para sobrevivir sin béisbol

play
¿Debería MLB preocuparse por los jugadores que optan por no jugar la temporada? (0:52)

Jeff Passan explica el efecto de los jugadores que optan por no participar en la próxima corta temporada y por qué suscita preocupación. (0:52)

Cuando se canceló la temporada de béisbol de ligas menores el 30 de junio, cientos de jugadores se quedaron en el aire. A diferencia de sus contrapartes de las ligas mayores, las ligas menores no están sindicalizadas ni protegidas por la ley federal de salario mínimo. La mayoría de ellos ganan un salario bajo durante la temporada (los jugadores de la Clase A ganaron, en promedio, $5,800 el año pasado) y no reciben ninguna compensación durante la temporada baja, lo que significa que muchos ya viven por debajo del umbral de pobreza.

"Cuando jugaba en Cedar Rapids, Iowa, un trabajador de un puesto de comida me dijo que los adolescentes en los Estados Unidos podían ganar más dinero cuidando bebés que yo jugando en el béisbol Clase A", dice Carlos Suniaga, un lanzador de la organización de los Twins.

Sin embargo, Suniaga es uno de los afortunados. Todavía tiene trabajo, por ahora. En mayo, cientos de jugadores de ligas menores fueron liberados por sus equipos; en junio, el draft de MLB se redujo de 40 rondas a cinco. Los Twins estuvieron entre el puñado de franquicias que se comprometieron a pagar a sus jugadores de ligas menores un estipendio semanal (de $400) y brindarles beneficios hasta agosto. Pero incluso ese salvavidas se agotará en unas pocas semanas. Y a fines de septiembre, expirará el Acuerdo Laboral de Béisbol Profesional, que regula la relación entre los equipos de las grandes ligas y las filiales de las ligas menores. MLB ha amenazado con eliminar hasta 42 equipos de ligas menores para la temporada 2021, lo que podría poner fin a las carreras de cientos de jugadores más.

El béisbol de ligas menores no es tan diferente de otras industrias en dificultades en todo el país. Con familias que mantener y sus perspectivas laborales inciertas, muchos prospectos se han visto obligados a tomar un segundo (y hasta tercer) trabajo, mudarse a casa con sus padres o dormir en colchones de aire en apartamentos compartidos para seguir persiguiendo sus sueños. Algunos se debaten si deben abandonar por completo el béisbol. ESPN entrevistó a cinco jugadores de ligas menores cuyo sustento y sus vidas se encuentran en una encrucijada. Aquí están sus historias. - Como se la dijeron a Anthony Olivieri

CONNER O'NEIL, 25
Lanzador en el sistema de los New York Mets
Los Angeles

POR UNA MITAD del año, por lo general estoy haciendo algo, jugar béisbol profesional, algo que solo se le paga a un puñado de personas en este planeta. Y en la otra mitad, vendo pantalones elásticos.

Eso fue lo que pasó por mi mente cuando trabajé en Lululemon, la cadena de ropa deportiva de alta gama, en Melrose en West Hollywood durante las temporadas bajas de 2017 y 2018. La tienda está en un lugar de moda. Veía influencers, gente famosa en YouTube e Instagram y celebridades todo el tiempo. Personas como Tom DeLonge de Blink-182 y el comediante Theo Von, que compraron pantalones cortos de todos los colores que teníamos.

También veía jugadores de béisbol de grandes ligas. Y lo odiaba.

Gastaban dinero como me hubiera gustado a mí. Yo vivía en el estante de ventas especiales. Durante mis turnos, agarraba los artículos rebajados y los ponía al lado de la caja registradora para comprarlos después de que saliera. Hubiera sido una tontería no aprovechar el descuento para empleados: 75% de descuento sobre el precio original.

En una Nochebuena, con los estantes prácticamente vacíos, Trevor Bauer, que ahora está con los Reds, entró a buscar un regalo para su hermano a última hora. Un compañero de trabajo, después de descubrir quién era Bauer, no podía esperar para decirle que yo jugaba para los Mets, dejando de lado el hecho de que yo era solo un jugador de ligas menores. Bauer debe haberse estado rascando la cabeza, preguntándose por qué un jugador de los Mets trabajaba en Lululemon.

Su respuesta: Eso es genial, pero ¿qué tienes en el inventario?

Eso fue vergonzoso.

Es una pena que tenga que aceptar trabajos en la temporada baja para mantenerme, pero tengo que hacer lo que tengo que hacer para perseguir mi sueño. No estoy avergonzado, no estoy por encima de eso, pero estoy frustrado porque las 35 horas a la semana que dedico a un trabajo minorista me quitan mi oficio en el terreno. Me veo obligado a solicitar empleo en lugares a los que no les importará si solo estoy allí por unos meses. Mi currículum profesional es bastante bueno, pero no puedo usarlo para nada en este momento. No estoy en un lugar el tiempo suficiente.

Ya no trabajo en Lululemon. He trabajado tan duro para estar entre el pequeño porcentaje de personas que pueden jugar o enseñar béisbol, sin embargo, los turistas adinerados me gritaban cuando iban de compras, mientras que los chicos con grandes bonificaciones pueden permitirse el lujo de concentrarse únicamente en el béisbol durante la temporada baja. y contratar personas para ayudarlos a entrenarse. Mi encuentro con Bauer fue una especie de llamada de atención. Solo quiero hacer algo en lo que pueda utilizar los conocimientos que he adquirido a lo largo de los años.

Tenía un trabajo preparado para entrenar a un equipo de béisbol U16 para una organización sin fines de lucro con sede en el condado de Orange. Es un trabajo de todo el año, pero, aunque solo podía comprometerme por siete meses, ellos me querían de todos modos; están emocionados de tener un jugador activo trabajando con sus hijos. Planeaba hacer conexiones con los padres para poder darles a los niños del equipo lecciones privadas. Esa sería otra fuente de ingresos.

Solicité a fines de junio, un par de meses después de la pandemia. Cuatro días después obtuve el trabajo. Dos días después de eso, me dijeron que el fundador del equipo decidió que no se les pagaría a los entrenadores asistentes. Quiero participar en el béisbol, pero no estoy en condiciones económicas para hacerlo gratis. Haré eso cuando sea papá.

En estos días hago todo lo que puedo. Hago la fisioterapia que me recetaron después de que me desgarré completamente el ligamento ulnar colateral del brazo. Los médicos lo encontraron durante mi examen físico en el entrenamiento de primavera el 13 de marzo. Me operaron al día siguiente.

Estoy intentando solicitar desempleo. Puede ser complicado si eres un atleta. Como soy empleado de los Mets pero vivo en California, me desperté a las 4:30 a.m. un día a fines de julio para poder vencer a las personas que llaman desde Nueva York para solicitar. Marqué el número 20 veces antes de finalmente comunicarme. Averiguaré si consigo desempleo en unas semanas.

Mientras tanto, tal vez encuentre trabajo en una tienda de surf. Pero no voy a volver a Lululemon.

BREINER LICONA, 21
Receptor agente libre
Cartagena, Colombia

MI HIJA, ELIANNA SOFIA, nació en enero en Fort Myers, Florida. Dos meses después, mi novia, Alyze, y yo la pusimos en un asiento para bebés en la camioneta Suzuki Grand Vitara de Alyze y condujimos por dos horas de Fort Myers a Miami, donde me despedí de ellas y abordé un vuelo hacia Colombia. No las he visto desde entonces.

Se suponía que mi viaje de regreso a mi ciudad natal de Cartagena después del cierre del béisbol debido al coronavirus sería rápido. Pensé que este brote de virus desaparecería. Soy el menor de seis hermanos y necesitaba ver al resto de mi familia aquí. Yo también ayudo a apoyarlos. La temporada pasada, guardé el dinero de mi comida para enviarlo a casa. Los Red Sox nos daban 20 dólares al día, así que le enviaba a mi familia unos 100 o 120 dólares al mes. Cuando regresé a Cartagena durante la temporada baja, manejé un Uber y tomé un segundo trabajo como comisionista , un conductor que hace recados para las personas en el vecindario que no pueden hacerlo por sí mismos, una práctica común en Sudamérica.

Las cosas están desesperadas en Colombia ahora. Hay muchos casos positivos de COVID-19 y pocos recursos. El gobierno ha ordenado una cuarentena nacional. Nadie puede entrar o salir del país. Los vuelos internacionales aún siguen en tierra.

Así que estoy varado a 1,200 millas de mi hija. Cuando me fui, le dije a Alyze que volvería pronto. Las semanas se convirtieron en un mes y un mes en cinco. Es imposible predecir cuánto tiempo durará. Todo lo que puedo hacer es esperar hasta que abran los aeropuertos y me permitan viajar de nuevo.

Elianna tiene 7 meses ahora y la veo crecer a través de videollamadas diarias en WhatsApp. Alyze y yo estamos planeando casarnos cuando pueda regresar a Florida.

Me preocupa cómo voy a sostener a mi hija. Es casi imposible encontrar trabajo aquí en Sudamérica ahora. Después del cierre de la temporada, los Red Sox continuaron pagando 370 dólares a la semana, después de impuestos. Le envié todo lo que pude a Alyze.

Luego, el 28 de mayo, más de dos meses después de que me fui de Fort Myers, recibí una llamada que me decía que los Medias Rojas me habían dejado libre. Me dijeron que la pandemia había obligado a la organización a tomar una decisión financiera difícil. Los pagos se detuvieron. Sentí que mis sueños se habían derrumbado.

Los Medias Rojas dijeron que no cancelarán mi visa P-1, que es para los atletas extranjeros que están trabajando en los Estados Unidos y espero firmar con otro equipo. He escuchado interés por parte de algunos cazatalentos, pero nada más.

Mientras tanto, hago ejercicios siempre que puedo, con la ayuda de mis hermanos. Hago práctica de bateo en la calle, lanzando tiros suaves contra una lona negra que coloco a unos pasos de mi puerta principal. Me agacho en la acera delantera y practico recibir la pelota como receptor.

A solo unos pasos de donde entreno, mi familia abrió un puesto de frutas y verduras en la parte sombreada de la acera. Llenamos cajas usadas con plátanos y piñas y las vendemos, por aproximadamente 80 centavos las 2 libras. Tomaremos todo el dinero que podamos conseguir. - -Gueorgui Milkov contribuyó con la traducción de este informe.

TREY COBB, 26
Lanzador en el sistema de los New York Mets
Tulsa, Oklahoma

CUANDO ME ENTERÉ que mi esposa, Kaci, y yo íbamos a tener gemelos en 2019, sabía que necesitaba retirarme del béisbol.

Nos sentamos en el automóvil fuera de la oficina, donde acabábamos de recibir esta noticia inesperada que nos cambió la vida y miramos a través del parabrisas hacia nuestro futuro. Estábamos entusiasmados con la eventual llegada de los gemelos, pero nos preocupaba cómo los mantendríamos. Pronto estaríamos en Buy Buy Baby diciendo: "Necesitamos dos de esos, y dos de esos..." ¿Cómo podríamos pagarlo todo? Miré a Kaci y ella me miró a mí, y llegamos a la misma conclusión antes de que ninguno de los dos hubiera dicho una palabra.

Necesitaba un nuevo trabajo.

Estaba ganando $700 cada dos semanas, pero solo durante los cinco meses del año que lanzo en el sistema de los Mets. Después de mi primer año como profesional, 2017, regresé a Oklahoma durante la temporada baja y acepté un trabajo en Ross Dress for Less, la tienda por departamentos de ventas a descuento. Trabajé en el almacén desde las 7 a.m. hasta el mediodía antes de conducir alrededor de una hora hasta el estado de Oklahoma, donde estaba tomando el último curso que necesitaba para terminar mi licenciatura en economía.

Pero el béisbol de ligas menores no es para el hombre de familia. Entonces, después de que mostramos el video de la ecografía a mis padres a principios de 2019, les dije que había terminado con mi carrera.

Me detuvieron y dijeron que no querían que me arrepintiera de renunciar a algo que ha sido la pasión de mi vida. Nos dijeron más tarde, después de que nacieran los bebés, que podíamos mudarnos a Tulsa y vivir con ellos.

Incluso con la ayuda de mis padres, no ha sido fácil. No mucho antes de descubrir que sería padre, me sometí a una cirugía Tommy John para reparar un ligamento del codo. Estuve fuera toda la temporada 2019 y, en lugar de jugar, me rehabilité en las instalaciones de los Mets en Florida. Kaci y yo vivíamos con cuatro de mis compañeros de equipo de la universidad en un lugar de tres habitaciones. Kaci tenía una regla: tenía que tener su propio baño. Por eso, y por nuestro perro, obtuvimos el dormitorio principal. No fue del todo malo. En agosto, el equipo me envió a casa en Oklahoma. Así que empacamos nuestras pertenencias, nos mudamos del lugar que compartíamos con mis compañeros y comenzamos de nuevo. Los bebés nacieron dos meses antes, el 20 de octubre. Pasamos los siguientes 45 días en la unidad neonatal de cuidados intensivos del hospital.

Los Mets brindaron todo el apoyo que puede brindar una organización. En lugar de obligarme a presentarme en persona para recibir actualizaciones sobre rehabilitación, me dijeron que me quedara en casa con los gemelos. Jared Banner, director ejecutivo de desarrollo de jugadores, llama y envía mensajes de texto con regularidad. Eso no los tienes en todas las organizaciones, ya que aquí te sientes como parte de la familia.

En enero pasado, me presenté en Florida para continuar con la rehabilitación. Cuando la temporada de béisbol se cerró debido a la pandemia, regresé a Tulsa y comencé a dar lecciones de béisbol. El negocio está en auge porque los niños juegan torneos aquí en Oklahoma. Le daré una lección a un niño y luego el resto del equipo querrá venir. Ahora estoy dando 20 lecciones a la semana y gano cerca de $4,200 al mes. Eso es casi lo mismo que gano en toda una temporada jugando. Kaci y yo tenemos nuestro propio lugar ahora, y estamos tratando de ahorrar tanto dinero como podamos para poder usarlo para cubrir nuestros gastos durante la temporada cuando el béisbol comience nuevamente.

Cuando suceda, tendré que averiguar cómo mantener a mi familia con $ 700 cada dos semanas.

CARLOS SUNIAGA, 23
Lanzador en el sistema de los Minnesota Twins
Fort Myers, Florida

YO ESTABA NERVIOSO. Fue a fines de mayo, cuando los equipos comenzaron a liberar a los jugadores de ligas menores debido a la pandemia de COVID-19, y yo estaba sentado en mi dormitorio en el complejo de los Twins en Fort Myers, Florida, solo con mis pensamientos.

Pensé en la cirugía de Tommy John a la que me había sometido ocho meses antes, de la que todavía me estaba rehabilitando, una cirugía que me impediría firmar con otro equipo si Minnesota me dejaba ir.

Mi familia: necesitaban los ingresos de mi carrera en el béisbol para sobrevivir. Vivían con los $200, divididos entre mi mamá y mi papá, que están separados, que envío a Venezuela cada dos semanas. Necesitaban el dólar estadounidense para sobrevivir. El dinero venezolano, el bolívar, no tiene valor porque la economía se ha derrumbado. Los sueldos para quienes pueden encontrar trabajo equivalen a $3 o $4 dólares estadounidenses al mes, y una caja de huevos puede costar $5.

Cuando firmé con los Mellizos en noviembre de 2014, obtuve un bono por firmar de $70,000. Tuve que enviar $21,000 a la academia de béisbol en la que entrenaba cuando me firmaron. También compré un departamento en Venezuela (lo alquilo cuando puedo encontrar personas que puedan pagar) y se lo di a mis padres.

De donde soy, no hay muchas otras fuentes de ingresos. Crecí en la Isla de Margarita, frente a la costa de Venezuela en el Caribe. Confiamos en el turismo; es donde la gente va de vacaciones, lo que no está sucediendo ahora. Los jugadores de béisbol venezolanos, que por lo general juegan béisbol de invierno en casa para obtener ingresos de temporada baja, ni siquiera pueden hacer eso ahora. El año pasado, MLB prohibió jugar a cualquier persona bajo contrato con sus equipos debido a las sanciones económicas de Estados Unidos contra el régimen de Venezuela.

Cuando otros jugadores regresaron a sus países cuando se canceló el entrenamiento de primavera, los Mellizos me permitieron quedarme en Fort Myers y continuar con mi rehabilitación. Eso me trae de vuelta a ese dormitorio con dos camas dobles. Lo tenía todo para mí. Estaba en el suelo, entre las camas, fortaleciendo mi brazo; los Twins me dieron ejercicios para hacer con una banda y pesas ligeras.

Un amigo llamó a la puerta de mi dormitorio, irrumpiendo.

Los Twins, me dijo, no liberarían a nadie. Todavía tenía trabajo.

Estaba extasiado. Yo celebré. Luego volví al trabajo.