<
>

Grandeza del fallecido Lou Brock fue más allá del béisbol

play
Kurkjian recuerda el engaño de Henderson el día que le pasó a Brock (1:32)

Rickey Henderson le pasó a Lou Brock como el máximo estafador de bases en la historia el 1 de mayo de 1991, y Tim Kurkjian recordó algo sobre ese día que no ocurrió como se planificó. (1:32)

Lou Brock será recordado por ser parte de uno de los cambios más desiguales de todos los tiempos en la historia de las Grandes Ligas, el acuerdo de 1964 que lo envió de los Chicago Cubs como parte de un paquete a los St. Louis Cardinals por el lanzador veterano Ernie Broglio.

Brock será recordado por sus 3,023 hits --2,713 de ellos para los Cardinals. El tener la segunda mejor marca de bases robadas en la historia y su grandeza en la postemporada son cosas que no solo se recordarán en St. Louis o en Cooperstown, donde encontrarás su placa en el Salón de la Fama del Béisbol.

Además de todo eso, recordaré a Lou Brock como uno de los hombres más amables, dulces y gentiles que he conocido.

En 1991, cuando Rickey Henderson rompió el récord de Brock de más bases robadas en todos los tiempos, los dos se hicieron amigos cercanos y juntos escribieron un breve discurso que Rickey leería, en el campo, inmediatamente después de eclipsar el hito.

Rickey guardaría el discurso en el bolsillo de su uniforme. Pero cuando Henderson se robó la base No. 939 para establecer el nuevo estándar, fue comprensiblemente atrapado en el momento. Sacó la almohadilla de tercera base del suelo, la levantó por encima de su cabeza y anunció a la multitud en el Oakland Coliseum: "Hoy, soy el más grande de todos los tiempos".

Brock sólo pudo sonreír y decir: "No, Rickey, ¿el discurso? ¿Qué hay del discurso?" Vio a Henderson después del juego. Brock sonrió de nuevo y dijo: "Rickey me dijo: 'Lo siento, lo olvidé'".

Brock nos contó esa historia a mi hijo, Jeff, y a mí en la tienda de golf en Cooperstown 10 años después. Mi hijo tenía 10 años. Lou Brock habló con nosotros, principalmente con mi hijo, durante 20 minutos, no solo sobre béisbol, principalmente sobre la vida.

"Tienes una gran sonrisa", le dijo a Jeff. "Que todos lo vean. Una gran sonrisa puede desarmar a la gente como ninguna otra cosa. Sonríe tanto como puedas. No sonreímos lo suficiente en el mundo de hoy".

Hoy es un día triste. Pero cada vez que alguna vez he pensado en Lou Brock y lo pensaré, sonreiré.