<
>

Playoffs de la MLB 2020: ¿un regreso en la SCLA de un 0-3? He aquí por qué estos Astros de Houston podrían hacerlo

play
El pitcheo de los Astros ha rivalizado con Tampa Bay (1:47)

Para el Juego 6 se perfila un duelo entre lanzadores estelares. (1:47)

Al final de cada día durante la postemporada de béisbol, ejecuto una serie de simulaciones para estimar las probabilidades actualizadas de cada serie y el resultado final del torneo. Agrego los resultados más recientes a un registro y los envío a la sede de Bristol para incluirlos en nuestra cobertura en curso de los los playoffs.

Aquí está la progresión de las probabilidades de los Houston Astros ganar la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Tampa Bay Rays , así como la Serie Mundial, durante los últimos ocho días:

Esto es como la escena de una película en la que un personaje se está ahogando, llamémosle "Astro", y el héroe, al que llamaremos "Dusty", lo saca del agua. Dusty se lanza a una reanimación cardiopulmonar desesperada y comienza a suplicarle a Astro que se despierte y mire al cielo en busca de un milagro, mientras todos los demás, Alex, José, Carlos y el pequeño Zack, se quedan mirando todo el asunto aterrorizados. En poco tiempo, la realidad se establece. Es demasiado tarde. Astro no respira. Astro se ha ido.

Entonces, de repente, Astro escupe el chorro de agua como si fuera una ballena y sus ojos se abren de par en par y jadea por aire. ¡Dusty se regocija! Alex, José, Carlos y el pequeño Zack bailan de júbilo. Astro está muy vivo.

¿Qué se puede decir luego de que Carlos Correa -- quién no tiene nada que ver con esa prolongada analogía anterior, se visualizara a sí mismo conectando un jonrón, les dice a todos que va a conectar un jonrón y luego conecta un jonrón para mantener a los Astros con vida un día más? Es algo de cuento de hadas, aunque dado el índice de aprobación pública de los Astros que ingresan a esta postemporada, podría ser el tipo de cuento de hadas en el que el príncipe abandona a Cenicienta y se va a bailar a discotecas con las malvadas hermanastras.

Que los Astros hayan evitado la eliminación al ganar juegos consecutivos con anotaciones de 4-3 después de caer en un hoyo de 0-3 para comenzar la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra Tampa Bay no es una cuestión de que cobren vida, o que los Rays caigan en una especie de terrible modo de estrangulamiento. Básicamente, hemos visto desarrollarse el mismo juego cinco veces seguidas. Los Rays ganaron los primeros tres y los Astros los dos últimos. Es la secuenciación lo que hace que esto sea tan revelador.

Debido a esa secuencia, los Astros ya han hecho historia. Treinta y ocho equipos se han quedado atrás en una serie 3-0. Cuatro de ellos han forzado un Juego 6. Los Astros son el cuarto. Aquí está la lista de los demás:

  • Braves 1998: Forzaron un Juego 6 en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional contra los Padres pero perdieron.

  • Mets 1999: Forzaron un Juego 6 en la SCLN contra los Braves, pero perdieron.

  • Red Sox 2004: Forzaron un Juego 6 en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, ganaron ese, ganaron el Juego 7, ganaron la Serie Mundial y celebraron, mientras que de alguna manera Jimmy Fallon y Drew Barrymore encontraron su camino hacia el campo.

Los Astros aún tienen un largo camino por recorrer antes de abrirse camino en "Fever Pitch 2: Dustyy's Revenge", pero ya se han aventurado en un territorio donde pocos equipos 0-3 han llegado. Eso es bastante intenso. Pero, ¿pueden continuar con esto? ¿Lo harán?

Las respuestas: no lo sé y no lo sé. Pero hay muchos factores incrustados en la forma en que esta serie se ha desarrollado para sugerir que, al menos, los Astros tienen una oportunidad real de hacer esto.

Antes de entrar en esos factores, hagamos una pausa para comprobar la realidad: puede ver las probabilidades en la tabla anterior. Las probabilidades de los Astros siguen siendo remotas. Y siguen as;i no solo porque todavía están atrás de la serie 3-2 sino porque están jugando contra los Rays. Los Rays ingresaron a esta serie como grandes favoritos por una buena razón: han sido un mejor equipo que Houston durante toda la campaña. Han llegado tan lejos en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, a pesar de que varios de sus bateadores clave están en problemas, porque tienen una plantilla de extraordinaria profundidad y versatilidad. Antes del partido, el mánager de Houston, Dusty Baker, incluso dijo que se sentía como si Tampa Bay tuviera más jugadores en su roster que su club.

Tampa Bay sigue siendo el favorito para ganar cualquier juego individual de esta serie. Y dado que los Rays necesitan ganar solo un juego más en lugar de los dos que necesitan los Astros, los Rays todavía están en una muy buena posición. A pesar de la naturaleza devastadora de ver a Correa terminar el Juego 5 con un bambinazo ganador al jardín central, los Rays parecían desconcertados durante sus Zooms posteriores al juego. Elogiaron a los Astros y esperaban tener a Blake Snell y Charlie Morton alineados para los próximos dos juegos, si es necesario.

"Han sido dos partidos difíciles y, oigan, ellos juegan bien", dijo Kevin Kiermaier. "Sabemos que tenemos un oponente realmente bueno allí, y tenemos que salir mañana temprano y a menudo con los bates encendidos y dejar que Blake haga lo suyo e intentar conseguir algunas carreras para él".

Pero si vives en Houston, y seamos sinceros, si estás apoyando a los Astros, o vives en Houston, tienes un pariente en la organización o estás realmente apoyando a Dusty Baker, todas buenas razones, hay una serie de indicadores que se inclinan a su favor:

1. Tu equipo ya ha superado la historia.

Explicado anteriormente.

2. Su arrogancia ha vuelto.

De acuerdo, entiendo que esto es un cliché serio e intangible de los periodistas deportivos de antaño. Pero es difícil pasarlo por alto. Habiendo estado un poco con los Astros en los últimos años, una cosa que siempre me llamó la atención fue la arrogancia y la confianza que marcaron la forma en que jugaban y se comportaban. Este año, simplemente no se parecían a ese equipo. Parecían un grupo de chicos que llegaban tarde a una reserva para cenar.

Eso cambió una vez que comenzó la postemporada, pero a medida que se daban las oportunidades una tras otra en el camino de los Rays en esta ronda, esa fugaz calidad de arrogancia pasó. Hubo una reunión de equipo, que es más pasto de los clichés de redacción deportiva. Pero bueno, funcionó, ¿no? ¿No crees que la arrogancia es una cosa? Bueno, con la temporada en juego, Correa dijo que iba a conectar un jonrón y luego lo hizo.

¿Qué es eso sino arrogancia?

Ahora, nada de esto sugiere que los Astros crean en sí mismos más que los Rays. Los Rays han florecido en la oscuridad durante años, la mejor evidencia de confianza en sí mismos que existe. Se trata más de la dinámica del camerino de los Astros. Cuando este equipo se comporta como lo ha hecho durante las últimas dos noches, es muy difícil de superar.

3. No usaron a Framber Valdez y tienen a Lance McCullers Jr. alineado para el Juego 7.

Los Rays tienen todas las razones para sentirse bien con los lanzadores que han alineado para comenzar los próximos dos juegos. Y después de que Baker exprimió todo lo que podía de su bullpen el jueves, mientras que el mánager de los Rays, Kevin Cash, pudo sacar más longitud de sus relevistas, el personal general de Tampa Bay está en mejor forma de cara al viernes.

Pero incluso cuando los Astros lograron la victoria en el Juego 5, sus planes de pitcheo estuvieron muy cerca de convertirse en cenizas. Con los Rays intentando tomar la delantera en la parte alta de la novena, con Mike Zunino comenzando la entrada con un sencillo y el corredor emergente Kiermaier llegando a la segunda base en un lanzamiento descontrolado, Baker hizo que Valdez tirara en el bullpen detrás del cerrador Ryan Pressly. Pressly salió de los problemas sin que Baker tuviera que hurgar más profundo en su profundidad de lanzadores. Eso es enorme.

"Dije una oración a mi papá y a mi hermano", dijo Baker, contando lo que pasaba por su mente mientras Correa caminaba hacia el plato antes del ganador del juego. "Y yo dije, 'Por favor, Señor, déjanos ganar aquí, porque si no lo hacemos, tenemos que usar a Framber, y entonces no tendríamos a Framber mañana para empezar".

No olvidemos que Valdez y McCullers posiblemente superaron a Snell y Morton en los dos primeros juegos de la serie, aunque los Rays ganaron ambos:

Lanzadores: EL, H, CL, BB, K
Valdez & McCullers: 13, 8, 3, 4, 19
Snell & Morton: 10, 11, 1, 3, 7

La clave para Baker probablemente sea la longitud. Dado el estado de su bullpen después de los Juegos 4 y 5, necesita que Valdez y McCullers repitan sus aperturas desde temprano en la serie. No es una hazaña fácil: el ejército de analistas de los Rays está analizando esos comentarios a medida que se escriben estas palabras, pero si pueden hacerlo, la ventaja del bullpen de Tampa Bay se minimiza.

4. Su suerte ha cambiado.

Una cosa sobre el béisbol: se puede decir que las oportunidades se igualan con el tiempo, pero no hay garantía de que se igualen en el transcurso de una serie corta. Pero en este caso, parece que las cosas ya están regresando a la normalidad.

Durante los primeros tres juegos de la serie, los bateadores de los Astros tuvieron aproximadamente un 33% más de bolas golpeadas con una velocidad de salida de 80 mph o más que los Rays. Su OPS en esas bolas fue de .836. La cifra de la temporada regular de Grandes Ligas en esa categoría fue de 1.052. (Los Rays estaban en .977). En los últimos dos juegos, esa cifra para los Astros es 1.152.

5. ¡Son chicos!

Los equipos se combinaron para utilizar ocho lanzadores novatos en sus respectivos juegos más importantes de la temporada. Eso es alucinante. El mayor de los cuatro novatos que usaron los Astros (Andre Scrubb) tiene 25 años. Apenas tenía 9 cuando los Medias Rojas lograron su épico regreso.

Creo que debido a que los Astros tienen tantas caras que conocen la postemporada jugando en la serie, la gente pasa por alto la cantidad de pérdidas que han tenido en su cuerpo de lanzadores desde la Serie Mundial del año pasado. Houston tuvo el tercer personal más joven de las mayores esta temporada.

¿Crees que ese grupo está intimidado por la historia de equipos que han caído en un hueco 0-3? No conocen la historia.

6. Los bateadores de los Astros están bateando mejor que los bateadores de los Rays, y sus lanzadores están tirando mejor que los lanzadores de los Rays.

Sí, es una muestra breve y un concepto simple, pero es cierto. En la serie, Houston tiene un OPS de .759 en comparación con .647 de los Rays. El wOBA de los Astros es .325 contra un wOBA esperado (basado en sus bolas bateadas) de .395. Tampa Bay tiene un wOBA de .279 y un xwOBA de .289 (según TruMedia). Mejor proceso, mejores resultados.

Y sigue: los bateadores de Houston tienen 34 ponches y 17 bases por bolas. Tampa Bay tiene 57 ponches y 14 bases por bolas. Houston tiene una ventaja de 8-7 en jonrones. Ambos equipos han tenido 31 turnos al bate con corredores en posición de anotar y han producido seis hits en esos lugares para un promedio de .194. Sin embargo, los Rays han superado a los Astros 9-3 en esos hits. No irías a Las Vegas para apostar a que esa tendencia continúa.

7. Si el impulso es una cosa real, los Astros lo tienen.

No se trata solo de que hayan ganado los dos juegos más recientes, sino de dónde empezaron antes de esos concursos y de la naturaleza dramática que tuvieron. Houston está en lo alto.

"Vaya, ese será uno de los mejores juegos de la historia", dijo Baker. "Y, con suerte, será una de las mayores remontadas de la historia después de dos partidos más".

Los Rays siguen siendo los favoritos. Pero hay muchas razones para pensar que los Astros pueden lograr el milagro y hay evidencia que los respalda.