<
>

'Les hice la promesa de que lo ganaría': Los ganadores de la Semana de las Estrellas de la MLB

play
Liga Americana supera a la Nacional; Vladdy Jr. hace historia (3:35)

El inicialista dominicano conectó un jonrón de dos carreras y se convirtió en el pelotero más joven en ser nombrado Más Valioso. (3:35)

DENVER - La parte baja de la primera entrada del martes comenzó con Fernando Tatis Jr., que podría decirse que es la estrella más magnética del deporte, enfrentándose a Shohei Ohtani, sin duda el talento más singular en la historia del béisbol. Un reconocimiento rápido fue seguido por dos rectas, luego un slider, luego una recta de dedos separados y luego otro slider. Ohtani provocó un elevado. Tatis regresó al dugout desconcertado.

"¡Me dio todo!" Tatis exclamó. "Pensé que solo me iba a dar rectas. Vamos, tío, ¡tiras a cien!"

Una nube oscura se cernió sobre las Grandes Ligas durante las últimas semanas. Las conversaciones incesantes sobre los problemas de la industria con sustancias extrañas fueron seguidas por horribles acusaciones de agresión sexual contra el jugador mejor pagado del deporte, todo en el contexto de una preocupación interminable sobre el futuro del béisbol.

Pero a veces el juego toma el control y nada más parece importar.

A veces, las bolas vuelan, las personalidades salen a la luz, las estrellas jóvenes emergen y la exageración que rodea a estos grandes eventos se hace realidad. Este Juego de Estrellas, ganado por la Liga Americana por marcador de 5-2, produjo todo eso. Sirvió como un descanso muy necesario de los problemas que aquejan a este deporte, tal vez incluso un reconocimiento de que algunos de ellos podrían ser exagerados. También fue una representación enfática de la normalización de la vida en medio de la pandemia de COVID-19, demostrada por las multitudes eléctricas que llenaron el Coors Field durante las últimas dos noches.

"El béisbol ha vuelto", declaró Tatis. "La energía real, la vibra real".

Este Juego de Estrellas y los eventos que lo rodearon tuvieron muchos ganadores, ninguno más que los fanáticos.

Aquí hay otros cinco.

Vladimir Guerrero Jr.

Vlad Jr. entró a esta lista simplemente con su guante.

Luego conectó un slider en conteo de 1-1 sobre el plato de parte de Corbin Burnes y logró un jonrón de 468 pies, el más largo en el Juego de Estrellas en 10 años. Fue su segunda bola bateada a más de 110 mph, y llegó 15 años después del jonrón del Juego de Estrellas de su padre, convirtiéndolos en el tercer dúo de padre e hijo en lograr esa hazaña, junto a Bobby y Barry Bonds y Ken Griffey Sr. y Ken Griffey Jr. Con 22 años y 119 días de edad, se convirtió en el jugador más joven en dar jonrones en el Juego de Estrellas desde Johnny Bench. Al final, también le valió el MVP.

Los compañeros de Guerrero, Lourdes Gurriel Jr. y George Springer, le habían dicho el viernes que si iba al Juego de Estrellas, también podría ganar el MVP.

"Yo les hice una promesa a ellos que lo ganaría", dijo Guerrero, "y afortunadamente lo estoy trayendo de vuelta".

Shohei Ohtani

La Semana del Juego de las Estrellas sirvió también para celebrar la primera mitad sin precedentes de Ohtani. Las cámaras lo seguían a todos lados. Los compañeros jugadores se quedaron boquiabiertos ante sus hazañas. Los miembros de los medios se apiñaron alrededor del dugout, esperando que él simplemente se aventurara afuera. Ohtani encabezó un evento repleto de estrellas, y de alguna manera no decepcionó.

El lunes, participó en un enfrentamiento épico con Juan Soto, acumulando 28 jonrones, 15 de los cuales viajaron más de 475 pies y seis de los cuales llegaron a 500. Ohtani finalmente perdió en el tercer desempate, luego durmió hasta las 10:30 am, llegó al estadio unas horas más tarde, practicó en las jaulas de bateo y pisó el campo alrededor de las 5:30 pm para comenzar su calentamiento previo a su apertura.

En la parte superior de la primera entrada, a Ohtani le quitaron un hit. En la parte baja de la primera, retiró a Fernando Tatis Jr., Max Muncy y Nolan Arenado en orden, el último de los cuales vio rectas consecutivas de 100 mph.

Al final de la noche, como era de esperar, Ohtani fue el lanzador ganador del juego.

"Definitivamente fue más divertido que nervioso", dijo Ohtani a través de su intérprete. "Definitivamente quiero volver al Juego de Estrellas".

La lista de hitos de Ohtani ya es abrumadora. Es el primer jugador en: ser seleccionado para el Juego de Estrellas como lanzador y bateador, conectar 20 jonrones y ponchar a 80 bateadores en la misma temporada, combinar 10 aperturas con 10 jonrones y 10 bases robadas en la misma temporada, alcanzar 32 jonrones y 12 bases robadas al llegar el Juego de Estrellas, una y otra vez. Babe Ruth es la única comparación cercana, e incluso el propio Bambino no hace justicia a la destreza bidireccional de Ohtani.

Su excelencia es casi indescriptible, pero Freddie Freeman hizo un intento válido de capturarla:

"Ni siquiera entiendo cómo su cerebro puede cambiar de "tengo que sacar tres outs, y luego tengo que anotar una carrera para mí". No entiendo eso en un juego de béisbol de Grandes Ligas. Cada vez que está en el campo, te sorprende que tenga la energía, la energía mental para manejar eso. Veo a los muchachos lanzar. Cuando lanzan, ejecutan el plan en el juego que tenían desde antes. Pero con él, está planeando el juego y luego tiene que hacer prácticas de bateo en la jaula. Tiene literalmente un día de 12 horas todos los días. Es asombroso, porque luego hace tantos lanzamientos, entonces tienes para cuidar tu brazo al día siguiente, tienes que sacar todo el ácido láctico de tu cuerpo, y luego tienes que hacer DH por la noche. Todos los días, estoy asombrado. Realmente lo estoy. Estoy feliz de que alguien lo está haciendo. No sé si alguien alguna vez lo hará como lo está haciendo Shohei, pero al menos esa puerta se ha abierto y tal vez dejemos que la gente lo intente un poco más ".

Nolan Arenado

Las camisetas de Nolan Arenado decoraron el Coors Field durante estas dos últimas noches, un recordatorio persistente de lo que se perdió el primer día de febrero, cuando una mal administrada franquicia de los Colorado Rockies canjeó a su jugador estrella a los St. Louis Cardinals .

Esta semana, sin embargo, Arenado fue compañero de casillero con su ex compañero de equipo Trevor Story, y por un breve momento, se sintió como si nada hubiera cambiado.

"Es como si nunca se hubiera ido", dijo Story el lunes por la tarde. Horas más tarde, Arenado sirvió como el ayudante de Story para el Derby de Cuadrangulares, manteniéndolo hidratado y animando a la multitud durante los intermedios. A la tarde siguiente, Arenado, que regresaba a Coors Field por segunda vez este mes, recibió una estridente ovación.

"Lo necesitaba", dijo su ex compañero de equipo, el abridor de los Rockies Germán Márquez.

Arenado lo llamó "una de las mejores cosas que he tenido en mi vida, en mi carrera. Estoy muy agradecido por ello".

Arenado creció y se convirtió en una estrella en Denver. Durante ocho años, desde los 21 en 2013 hasta los 29 en 2020, se estableció como posiblemente el mejor antesalista del juego. Fue un defensor magnífico, un bateador feroz, una presencia destacada. Y, sin embargo, parte de él no estaba seguro de cómo se apreciaría eso.

"Creo que todos podemos entender eso", dijo Arenado. "A veces, cuando haces el trabajo, y lo haces bien, a veces no se nota. A veces quieres que te aprecien por lo que hiciste. Y eso es en la vida cotidiana. Puede ser cualquier cosa. Haces algo con alguien, quiero que te den las gracias, supongo, de alguna manera. No es que quieras que te den las gracias, pero el hecho de que lo hayan hecho significa mucho ".

Los finalistas del Derby

El Home Run Derby se redujo a Pete Alonso y Trey Mancini, dos finalistas que trajeron alegría pura por razones muy diferentes.

Mancini fue una inspiración. Pasó la temporada 2020 sometiéndose a tratamientos de quimioterapia quincenales en su recuperación de cáncer de colon en etapa 3, luchó para recuperarse, perdió a un querido amigo debido al cáncer cerebral en el camino, ganó una invitación al concurso de jonrones y casi ganó todo.

"Creo que puede ser un ejemplo de que puedes volver a tu vida normal, incluso si a veces tienes esto sobre ti", dijo Mancini. "Ese es el mensaje que realmente quería transmitir".

Alonso fue una fuerza de la naturaleza. Exudaba confianza durante toda la noche: declinaba tomar sorbos de Gatorade, animaba a la multitud durante los tiempos muertos, continuamente movía la cabeza al ritmo del hip-hop de Nueva York y utilizó un bate extravagante que contenía la historia de su vida. Alonso fue el dueño del evento, convirtiéndose en el tercer ganador consecutivo de un Derby de todos los tiempos. Posteriormente, se declaró a sí mismo "el mejor bateador de poder del planeta".

¿Quién puede disputarle tal honor?

Liam Hendriks

Hendriks no sabía que todavía estaba conectado al micrófono de la TV mientras trabajaba la novena entrada. Ya no podía escuchar la transmisión de FOX, por lo que pensó que estaba fuera del aire. Y por eso lanzó como lo haría normalmente, lo que significó lanzar muchas palabrotas en televisión nacional.

La novena entrada de Hendriks fue un evento. Mezcló una bola de nudillos, solo por diversión, y trabajó alrededor de un par de imparables para terminar el juego. Como señaló Marly Rivera de ESPN : El lanzador ganador del Juego de Estrellas fue un jugador japonés de doble vía. El MVP fue un joven de 22 años de República Dominicana. Y el salvamento fue para un australiano de 32 años.

Todo esto ocurrió a raíz de comentarios miopes sobre la comprensión del idioma inglés de Shohei Ohtani, en un evento que se había movido de ciudad debido a preocupaciones sobre las leyes de votación que supuestamente obstaculizaban a las minorías, y fue perfecto.