<
>

Shakur Stevenson podría ser mejor de lo que pensábamos

play
Shakur Stevenson tuvo noche completa: victoria y propuesta de matrimonio en el ring (0:46)

En el ring, Stevenson le propone matrimonio a su novia tras su monumental triunfo sobre Oscar Valdez. (0:46)

LAS VEGAS -- El resultado nunca estuvo en duda.

La cumbre de las 130 libras resultó ser un desajuste total, ya que Shakur Stevenson usó un soberbio recto de izquierda e inteligencia en el ring, propia de peleadores más experimentados, para dominar a Óscar Valdez en el duelo de unificación titular el sábado en el MGM Grand Garden Arena.

Si bien Stevenson (18-0, 9 KO) no respondió preguntas sobre su barbilla, dureza o capacidad para manejar la adversidad, y no está claro cuándo se verá obligado a hacerlo, a través de 18 peleas profesionales, claramente es uno de los 10 mejores boxeadores en el mundo libra por libra.

La extraña combinación de precisión de los golpes, junto con la capacidad de medir la distancia con su jab y combinar efectivamente los golpes al cuerpo, será una tarea difícil para cualquier oponente. Con 130 libras, es incomparable.

Top Rank, el promotor de Stevenson desde su debut profesional en 2017, lo colocó estratégicamente en uno de sus espectáculos más grandes del año, un evento precedido por el Día 3 del draft de la NFL. Y cumplió con una actuación que mostró su increíble jab y perspicacia boxística. Stevenson incluso se anotó una caída en la ronda 8 después de que un gancho de derecha contundente enviara a Valdez a tropezar contra las cuerdas antes de que una segunda mano derecha lo derribara a la lona.

Si Stevenson va a encontrar un desafío, necesitará subir a 135 libras y perseguir un título en una tercera división. Un posible oponente futuro: Devin Haney, quien estaba en primera fila. Haney se enfrentará a George Kambosos Jr. por el campeonato indiscutible de peso ligero el 4 de junio en Melbourne, Australia, por ESPN.

"Devin definitivamente es una gran pelea para mí; Devin es un gran peleador", dijo Stevenson, un joven de 24 años de Newark, New Jersey. "Podemos alinearlo en el futuro... Soy una superestrella en este deporte. Los alineas, los nombras, estoy listo para quien sea... Podría ir a recoger todos los cinturones en 130, ser indiscutible. Merezco ser una superestrella, así que esto es lo que tengo que hacer".

Desde que Stevenson obtuvo la plata en los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro, un logro acompañado de lágrimas de decepción, ha sido seguido por el estrellato.

A diferencia de la NFL y la NBA, donde los jugadores reclutados a menudo se insertan en roles estelares desde el primer día, se requiere mucha paciencia para ver si un boxeador está a la altura de las expectativas. La primera docena de peleas de la carrera profesional de un boxeador generalmente se reservan para generar entusiasmo y aumentar gradualmente la competencia.

El arte del emparejamiento es un delicado equilibrio. El modus operandi es no solo mantener el récord invicto del luchador, sino también desarrollar sus habilidades en el camino. Si la receta se ejecuta correctamente, el boxeador finalmente está listo para un desafío genuino al mismo tiempo que su perfil de estrella está en ciernes.

El proceso puede llevar años. Para Stevenson, el viaje desde su debut profesional hasta esa primera pelea de vara de medir duró cinco años y 18 peleas. No hay duda ahora de que Stevenson es un boxeador de élite de buena fe después de la victoria sobre Valdez.

Durante el proceso, mientras Stevenson se daba un festín con los oponentes oficiales del Medio Oeste, un rito de iniciación para cualquier gran prospecto, estaba claro que estaba destinado a la grandeza. Una cosa es, por supuesto, brillar contra enemigos cuidadosamente seleccionados para hacerte lucir bien. Otra es ponerlo todo junto contra campeones probados.

Además, esas peleas de desarrollo temprano rara vez brindan la oportunidad de responder algunas preguntas importantes. ¿El boxeador tiene barbilla? ¿Qué pasa con la dureza? ¿Cómo maneja la adversidad?

En algún momento, Stevenson tendrá que responder esas preguntas, pero no tuvo que hacerlo el sábado.

El escenario ahora está listo para que rompa la lista libra por libra y salte al verdadero estrellato. Más de 10,000 fanáticos asistieron a la pelea en Las Vegas, y la mayoría de ellos eran seguidores de Valdez. A Stevenson no le importó que la multitud lo apoyara.

Pelea mucho como una versión zurda de Floyd Mayweather y ya posee una de las mejores defensas en el deporte. Ahora Stevenson necesita una oposición más dura para alcanzar nuevas alturas.

Mayweather demostró que los boxeadores de mentalidad defensiva pueden alcanzar el estrellato. Stevenson hizo que Valdez pareciera tonto a veces, y estuvo en control desde la campana inicial.

Stevenson ya no es el siguiente en la lista. Finalmente, ha llegado.