<
>
CONTENIDO EXCLUSIVO

La llegada de Francisco Lindor inicia una nueva era para los Mets, pero todavía hay espacio para un gran movimiento más

play
Las salidas de Lindor y Carrasco de Indians representa el fin de una era (1:07)

Carlos Nava analiza el intercambio entre Cleveland y Mets que incluye al campo corto boricua y al lanzador venezolano. (1:07)

Cuando los New York Mets presentaron oficialmente a Steve Cohen como nuevo propietario del equipo en noviembre, dejó en claro que esta sería una nueva era en la historia de los Mets: "Puedo prometerles que actuaremos como un equipo de mercado importante", aseguró. Dijo todas las demás cosas correctas. Que dejaría que la gente del béisbol tomara las decisiones sobre el béisbol. Que invertirían más en su departamento de análisis y personal de desarrollo de jugadores. Sobre todo, los fanáticos de los Mets apreciaron que casi pudieran identificarse con un hombre con un valor neto estimado de $14.5 mil millones porque él, como ellos, es un fan acérrimo: asistió a su primer juego de los Mets en 1963, cuando el equipo todavía jugaba en el viejo Polo Grounds.

Durante casi dos meses desde entonces, los fanáticos de los Mets esperaron ese movimiento de gran éxito. Finalmente llegó el jueves, con la adquisición del campocorto superestrella Francisco Lindor y lanzador abridor Carlos Carrasco de Cleveland a cambio de jugadores de cuadro Amed Rosario, Andres Giménez y dos prospectos. Lindor es, obviamente, uno de los mejores jugadores en todos los aspectos del juego, dos veces ganador del Guante de Oro y también uno de los cuatro torpederos en la historia de la MLB con al menos tres temporadas de 30 jonrones. A los 27 años, está en el mejor momento de su carrera. Este es un jugador franquicia, no solo por su habilidad en el campo, sino también por esa famosa sonrisa tan amplia como el Puente Whitestone y el motor y el entusiasmo interminables. Gana partidos, vende entradas y atrae televidentes.