<
>

Paulinho regresa al Guangzhou Evergrande

play
La presentación fallida de Paulinho en Barcelona (0:20)

Al nuevo refuerzo del conjunto culé se le complicó hacer más de tres jueguitos seguidos. (0:20)

BARCELONA -- Paulinho Bezerra, acabó su aventura como futbolista del FC Barcelona apenas un año después de su fichaje, tras solventarse este domingo su regreso al Guangzhou Evergrande en un curioso acuerdo entre los dos clubes, que establece su cesión por una temporada con una opción obligatoria de compra, según confirmó a ESPN una fuente oficial del club azulgrana, en el verano de 2019.

El retorno a China del mediocampista brasileño, próximo a cumplir los 30 años, empezó a tomar cuerpo durante la disputa del Mundial y fue el propio jugador el que, tras la eliminación de su selección, admitió en primera persona tal posibilidad, en la que trabajaba su agente, Kia Joorabchian, con los ejecutivos del Barcelona.

En un primer momento se especuló con la posibilidad de que el Guangzhou pagase 50 millones de euros por su fichaje, lo que dejaría un beneficio de 10 millones respecto a lo invertido en agosto de 2017 por el Barça, pero debido a las restrictivas leyes impuestas por la federación china, el club no estaría en disposición de hacer tal desembolso de manera inmediata, por lo que se convino tras las negociaciones establecer esta modalidad de cesión con obligación de compra el próximo año.

El Guangzhou Evergrande anunció la incorporación de Paulinho sin dar detalles de una operación que el Barcelona no confirmó por completo hasta obtener todas las garantías respecto a la obligatoriedad que la entidad entrenada por Fabio Cannavaro aceptó para fichar al jugador, quien de acuerdo a diversas informaciones habría firmado un contrato por lo que resta de curso en China (hasta diciembre) y las próximas tres temporadas con un salario cercano a los 14 millones de euros y que habría sido capital para entender su decisión de abandonar el Camp Nou.

Discutido por el entorno pero tan apreciado como valorado por la plantilla y el cuerpo técnico, con Valverde al frente, Paulinho tomó la decisión de regresar al fútbol chino por una simple cuestión monetaria, que le aseguran unos ingresos inimaginables en el Barcelona en una operación inalcanzable para ningún otro club europeo.