<
>

Por sacrificio y pincelazos de talento, James fue figura ante Sevilla

James Rodriguez volvió a ser uno de los mejores jugadores de Real Madrid, que derrotó por 1-0 a Sevilla y alcanzó la cima de la Liga de España después de la quinta jornada.

El cucuteño está aprovechando las oportunidades ante las lesiones y se destacó en el Sánchez Pizjuán por capacidad de marca y también tuvo momentos de lucidez en ataque. Eso es lo que busca Zidane de él y James lo interpreta.

Fue el mejor jugador del primer tiempo, en el que se asoció con todos en cada intento ofensivo y también retrocedió con criterio para ayudar en defensa. Además, generó un par de situaciones de gol. En el complemento trabajó más para cuidar la ventaja y luego fue reemplazado por Valverde.

En 76 minutos de juego, tocó el balón en 52 ocasiones e intentó 37 pases, de los cuales 26 llegaron a destino. No tuvo remates francos al arco pero fue el mediocampista que más pases dio en el último tercio y recuperó dos pelotas.

En esta temporada se ve a un James diferente, más comprometido con el equipo y sacrificado. Sabe que ese es el rol que debe cumplir hoy y que la afición lo valora.