<
>

El coronavirus pone en riesgo la remodelación del Camp Nou

play
El reto de Messi para cuando venzamos al coronavirus (1:44)

El capitán del FC Barcelona está a 16 goles de rebasar el rércord Pelé. (1:44)

BARCELONA -- Las obras del ‘Espai Barça’, con la remodelación integral del Camp Nou como punto principal, corren un serio riesgo de aplazarse en su arranque, previsto para este verano, debido a la crisis del coronavirus.

El proyecto, aprobado en un referéndum entre los socios del Barcelona en el año 2014, se fue posponiendo debido a diversas causas hasta que el presidente del club estableció el final de esta temporada como fecha definitiva para la entrada de las gruas al estadio, después de una nueva consulta entre los socios que debiera aprobar la nueva financiación… Pero con la situación actual de pandemia que ha provocado el cese de todas las actividades los planes del club están en el aire.

“No hay novedades”, se traslada desde el Camp Nou, enfatizando en que antes de la pandemia del coronavirus “no había señalada una fecha para el referéndum” y que en la actual situación no es momento “de especular” con un tema que, en la actual coyuntura, no se entiende en el primer plano de las prioridades.

La suspensión de la Liga, sin que haya fecha prevista para su posible reanudación tras el comunicado conjunto entre la patronal y la federación, no hace más que aumentar las dudas, por cuanto acabar la temporada, en el mejor de los casos, a finales del mes de junio provocaría que no pudiera trabajarse en el interior del Camp Nou hasta bien entrado el verano, sin tiempo a adecuar las instalaciones antes del comienzo de la siguiente.

Ese no es, sin embargo, el primer ni mayor problema al que se enfrenta el Barcelona. La crisis del coronavirus, que este lunes ya había provocado oficialmente el contagio, oficialmente, de más de 32 mil personas en España (cifra que en realidad podría ser exponencialmente mayor), ha provocado, con la paralización del fútbol y de todas las actividades del club, una evidente preocupación respecto a su estado económico.

Empieza a sospecharse imposible cerrar el ejercicio con los 11 millones de euros de beneficio presupuestados y todos los esfuerzos se centran en paliar en la medida de lo posible unas pérdidas que ya se entienden inevitables.

En este estado, el orden de preferencias de la directiva de Josep Maria Bartomeu tiene en hacer frente a la alarma financiera como punto principal. Y, relacionado con el proyecto, entra en el escenario el asunto de la financiación: tras la caída de ingresos que sufre el club, ¿se mantendrán las condiciones que tenía firmadas?

Solventar de la mejor manera posible la crisis actual y minimizar las pérdidas que ocasione la pandemia del coronavirus es ahora mismo la prioridad absoluta en el seno del Barcelona… Y, otra vez, el gran proyecto de la remodelación del Camp Nou y todo su entorno queda en cuarentena.