<
>

El Barcelona de Koeman encuentra el camino al vencer al Girona, con dos goles de Messi

play
El Messi que todos queremos ver: teledirigido de derecha al ángulo (1:12)

Con la pierna menos hábil, Leo aumentó el marcador ante Girona. (1:12)

BARCELONA -- El Barcelona de Ronald Koeman ya tiene algo. No es una máquina, ni de lejos, pero empieza a mostrar una personalidad definida que invita en cierta manera al optimismo. Este miércoles derrotó al Girona por 3-1 en el segundo amistoso de la pretemporada y más allá de la luz especial que pudieron desprender algunos jugadores, en particular sobresalió la imagen colectiva de un equipo que dio la sensación de saber qué quiere. Y cómo quiere hacerlo.

A diferencia del estreno frente al Nàstic el entrenador azulgrana mantuvo a su once inicial durante la primera hora de partido, cuando hizo nueve cambios. Y si el sábado anterior puso a Antoine Griezmann de 9 y Lionel Messi por detrás, esta vez resolvió hacerlo al revés, juntando a Frenkie De Jong con Sergio Busquets en el pivote y acompañando en las bandas Trincao y Philippe Coutinho.

Ágil, con ideas y armonioso, el Barça suplió la falta de preparación física con un futbol mucho más destacado que el visto cinco días antes. Para que no faltase de nada siguió sufriendo en defensa, lo que parece un mal endémico, pero con el balón se gustó mucho más de lo que se habría esperado.

La conducción de De Jong, jefe absoluto en la creación, recordó a aquel magnífico jugador del Ajax Amsterdam... Aunque sufrió hasta cuatro pérdidas de balón, siendo una fatal por acabar en el gol del Girona, que deberá resolver; el desdoble de Trincao, encarando con atrevimiento y recordando al joven Figo que llegó al Barça hace 25 años, también se catapultó al plano, de la misma forma que la facilidad de Coutinho para combinar o la sobriedad de Ronald Araújo en la zaga, invitando a preguntarse si al Barça no le basta con lo que tiene en el centro de la defensa con el joven Cuenca como cuarto protagonista.

Messi. Claro. A Lionel, esta vez más avanzado, le dio igual cualquier cambio de rol porque sin necesidad de convertirse en el crack indiscutible, lo que no deja de ser una excelente noticia, marcó dos goles, uno afortunado con rebote y el otro majestuoso, con un remate desde lejos con la derecha fenomenal.

CAMBIOS
Se gustó el Barça de la primera hora y para que no pudiera decirse nada de los secundarios que entraron en grupo en el minuto 62 nadie desentonó en la media hora final. De hecho, esa imagen colectiva y firme mostró la mejor de las noticias.

Personalizando habría que hablar de Pedri, descarado a la hora de rematar sin pensarlo, listo y rápido de reflejos al jugar al primer toque como Riqui Puig, un tipo especialmente dotado para ver el pase que nadie adivina. También se mostró bien Carles Aleñá y Nelson Semedo. Incluso Junior Firpo...

Y Konrad de la Fuente. Especial anotación para el juvenil que parece haber entrado por los ojos a Koeman y brilló de manera destacada por su rapidez en la banda.

No. El Barça no ha ganado nada porque ni tan solo ha comenzado a competir pero sí, Koeman sí mostró este miércoles que tiene una hoja de ruta clara. Y a lo visto este miércoles se ha ganado el derecho a que se crea en él y en su proyecto.