<
>

Euro 2020: Tendremos una final Inglaterra-Bélgica? ¿Qué está pasando con tantos autogoles?

play
España tuvo un gran alivio al ver que Suiza eliminara a Francia (1:04)

Alex Pareja ve muy favorita a España para avanzar a semifinales, a pesar de su heroica clasificación ante Francia. (1:04)

La Euro 2020 ha llegado a su ronda de cuartos de final, luego de una emocionante fase de octavos que terminó con la eliminación de Portugal, reinante campeón de Europa; y la salida de Francia, ganadora del Mundial de Rusia 2018. Nuestros redactores analizan lo sucedido, dando su punto de vista para responder algunas preguntas clave.

¿Cuáles fueron tus momentos más destacados?

Gab Marcotti: El dramatismo absoluto vivido en la mayoría de los partidos: la remontada de la selección de Croacia contra España, la remontada de Suiza sobre Francia, el gol que selló el triunfo de Ucrania sobre Suecia, los sustos pasados por Bélgica e Italia. Y también presenciamos una tonelada de talento deslumbrante, aunque creo que lo que más me gustó fue el gol (y la celebración) de Paul Pogba. El camino del seleccionado de Dinamarca hasta llegar a cuartos de final, que a mi criterio es una de las mejores historias del torneo, se ha visto opacada por todo lo anterior. Y si bien el encuentro entre Inglaterra y Alemania decepcionó un poco, es bueno recordar que a veces el fútbol se basa en los resultados y eso está bien.

Mark Ogden: El día que nos obsequió los encuentros España-Croacia y Francia-Suiza pasará a la historia como uno de los más memorables y palpitantes de cualquier torneo futbolístico. Sin embargo, mi momento más destacado fue estar presente en el estadio Wembley y ver el triunfo 2-0 de Inglaterra sobre Alemania, viendo y escuchando la explosión de alegría y alivio tras el gol de Harry Kane (segundo del combinado inglés) que confirmó la victoria. Inglaterra no había vencido a Alemania en un partido de eliminación directa de torneos internacionales desde 1966 y eso pesaba fuertemente sobre sus selecciones anteriores. Pero este triunfo sirvió de catarsis y tras el pitazo final, parecía que habían logrado desprenderse de 55 años de frustraciones acumuladas.

James Olley: Estar en Wembley para presenciar la victoria de la selección de Inglaterra sobre Alemania por primera vez en 55 años en partidos de eliminación directa en competiciones internacionales. Si bien es cierto que el estadio se encontraba a la mitad de su capacidad, nunca había resonado más fuerte en un partido entre selecciones. Había una sensación palpable de que todo era posible, creada en parte por los resultados de otros encuentros dentro de la que seguramente es una de las rondas de eliminación directa más entretenidas que jamás hayamos visto. La victoria de España sobre Croacia será considerado por algunos como el partidazo del torneo; sin embargo, la remontada del seleccionado de Suiza contra Francia fue más dramática, considerando que los suizos tenían desventaja 3-1 en el marcador, faltando nueve minutos para la conclusión del partido.

Julien Laurens: En lo que respecta a dramatismo puro, y a pesar de haber roto mi corazón, Francia-Suiza fue un partido excepcional. Será considerado por siempre como un clásico de la historia de las Eurocopas. Lo tuvo todo: la sorpresa, los penales, el control mostrado por Karim Benzema para marcar y empatar, la remontada de los suizos, el caos táctico de Didier Deschamps, la creencia. Otro momento destacado fue ver a Raheem Sterling volviendo a sentirse como en casa en Wembley para despachar a los alemanes en Londres. España-Croacia también fue una locura, otro clásico. Vaya mi reconocimiento para Alvaro Morata y Luis Enrique por nunca rendirse, creer en sí mismos y su selección. Eso dio resultados.

Rob Dawson: España-Croacia y Francia-Suiza fueron dos encuentros emocionantes. Si eres un seguidor neutral, no hay nada mejor que una remontada surgida de la nada en los últimos minutos del encuentro. En lo que respecta a momentos individuales, es difícil omitir el triunfo de Inglaterra sobre Alemania. Durante su entrevista postpartido, Gareth Southgate comentó haber visto a su antiguo compañero de equipo David Seaman sonriendo en la pantalla gigante de Wembley, y que esperaba haber logrado aliviar parte de los recuerdos de lo vivido en la Eurocopa ’96, cuando el ahora seleccionador falló su tiro en tanda de penales contra Alemania en semifinales, lo que redundó en la eliminación de Inglaterra. Era evidente que se había quitado un peso de los hombros, sensación replicada por todo un país.

Tom Hamilton: Esta ronda de partidos nos consintió demasiado. Todos fueron fascinantes y apasionantes, cada uno a su manera; siendo el triunfo 5-3 de España sobre Croacia un asombroso vaivén futbolístico; y poco después, ese nivel de emoción fue igualado por la tanda de penales en la que Suiza se impuso a Francia. El gol de Pogba fue fantástico, al igual que el tanto de Thorgan Hazard que selló el triunfo de Bélgica contra Portugal. Adicionalmente, debemos tomar en cuenta el primer gol de Benzema contra los suizos, al mejor estilo de Dennis Bergkamp, que quizás quede opacado por la eliminación del conjunto galo. Y es imposible no cautivarse con el trayecto de la selección de Dinamarca en esta Euro, siendo Kasper Dolberg su último héroe. Aunque, viendo todo lo que ha debido soportar durante este torneo, teníamos que sonreír cuando Morata marcó contra Suiza. El hombre de la Juventus ha generado titulares durante todo el campeonato (para bien o para mal) y se merecía convertir su gol.

play
2:26

Es hora que Portugal entienda que la vida va más allá de Cristiano Ronaldo

Para Toño Valle Portugal puede estar mejor en un futuro próximo sin Cristiano Ronaldo.

¿Necesitas reconsiderar el pronóstico para la final que hiciste previo a la ronda?

Olley: Ah, sólo un poco. Francia era mi clara favorita antes del inicio del torneo, incluso formando parte del “Grupo de la Muerte”, y Suiza parecía ser el trampolín perfecto para llegar a las rondas decisivas. Para empeorar las cosas, pensé que la selección de los Países Bajos saldría airosa tras sumar tres victorias en el Grupo C. Italia-Bélgica es un encuentro de pronóstico reservado, por lo reñido del enfrentamiento; aunque Austria causó muchos problemas a los italianos y la mayor profusión de municiones dentro del conjunto belga puede terminar imponiéndose. Del otro lado de la llave, Inglaterra tiene en sus manos clasificar a la final.

Laurens: Necesito revisar mi pronóstico, porque vaticiné una final Francia-Alemania… ¡y ambas selecciones quedaron eliminadas! Es sencillo pronosticar un lado de la llave: Inglaterra avanzará a la final porque ningún rival en su cruce puede detenerlos. En esta ocasión, reservaré un cupo a la final para Bélgica. Los “Diablos Rojos” han aprendido mucho del Mundial de Rusia 2018 y su derrota en semifinales contra Francia. Actualmente, este grupo de jugadores está listo para disputar su primera final y alcanzar su primer trofeo en un torneo importante.

Dawson: Mi pronóstico era Francia-Inglaterra, pero lo hice antes de que Suiza despachara a los galos luego de tener ventaja 3-1 faltando 10 minutos para concluir el encuentro. Inglaterra debería imponerse en una llave que incluye a las selecciones de Ucrania, Dinamarca y la República Checa. Si bien es cierto que Bélgica tiene el enfrentamiento de cuartos de final más complicado con Italia, también cuentan con la plantilla que puede llevarlos a jugar en Wembley este 11 de julio.

Hamilton: Pues bien, mi audaz pronóstico de que Francia clasificaría a la final y se lo llevaría todo ahora suena un poco tonto; así que vamos por un enfrentamiento Italia-Inglaterra para este 11 de julio en Wembley. Vaticiné que Dinamarca llegaría lejos en el torneo desde el principio, y podrían sorprendernos a todos y ganar el campeonato. Por su parte, Bélgica marcha con paso seguro, aunque me temo que las lesiones podrían dejarles fuera. Italia es dirigida de forma brillante por el seleccionador Roberto Mancini; y con Inglaterra montada en la cresta de la ola tras vencer a Alemania, podríamos tener un encuentro muy sabroso para la final.

Marcotti: Creía que la final sería Bélgica-Alemania; por eso, obviamente necesito reconsiderar la supuesta clasificación de los germanos tras su derrota. La lógica en este momento nos sugiere que Inglaterra llegará allí, pero quiero seguir creyendo en el hada madrina de los daneses, por lo que iré con ellos. Me siento un poco menos seguro con respecto a Bélgica luego de la lesión sufrida por Kevin De Bruyne, aunque creo que debo mantenerme fiel a ellos.

Ogden: Predije una final Francia-Inglaterra antes del inicio de los octavos de final, aunque no me habría sorprendido con una derrota inglesa ante Alemania. Sin embargo, nunca tuve en mis cuentas el revés sufrido por Francia a manos de Suiza, y la derrota del campeón del mundo ha abierto muchísimo el panorama de la Euro 2020. Luego de la eliminación de Les Blues, diré que Bélgica clasificará a la final. Pero todo depende del estado físico de De Bruyne y Eden Hazard con miras a su encuentro de cuartos de final contra Italia.

play
3:58

¿Inglaterra tiene el camino libre a la Final de la Euro?

Análisis contrarreloj del triunfo de los ingleses sobre Alemania en octavos de final del torneo europeo.

¿Qué seleccionadores te han impresionado y quiénes se han visto en problemas?

Dawson: Luis Enrique demostró la fortaleza de su carácter, manteniéndose fiel a Álvaro Morata cuando la decisión fácil habría sido sucumbir a la presión externa y elegir a otro jugador. Su lealtad rindió dividendos y no sólo porque Morata convirtió el cuarto gol de la selección de España en su triunfo 5-3 sobre Croacia. Su actuación fue fantástica en líneas generales, especialmente por la forma en la que mantuvo posesión e incorporó a otros en diversas situaciones de juego. Kylian Mbappe falló el penal decisivo para la causa de Francia, sellando la eliminación ante Suiza; sin embargo, Didier Deschamps debería asumir la mayor parte de la responsabilidad tras el resultado. No hubo necesidad de cambiar su sistema táctico, colocando a Francia en desventaja desde el pitazo inicial.

Hamilton: Kasper Hjulmand, seleccionador de Dinamarca, ha sido mi figura del torneo. Ha logrado navegar todo lo que se ha puesto en frente de su plantilla y a pesar de ello, han jugado un fútbol maravilloso y tener posibilidades legítimas de ganar este torneo. Luis Enrique se mantiene fiel a su filosofía como técnico y eso finalmente ha rendido frutos, mientras que el seleccionador de Inglaterra Southgate y el italiano Mancini han tomado decisiones audaces que dieron resultados. Pero en el caso de los entrenadores que han sufrido, no hay que mirar más allá de quienes ya han vuelto a casa, como el francés Deschamps y el saliente seleccionador de Alemania Joachim Low. Ambas plantillas fueron mucho más mediocres que la suma de sus partes.

Marcotti: En lo que respecta a la táctica, Mancini ha causado fuerte impresión positiva, por la forma en la que ha logrado reinventar al seleccionado de Italia y a este grupo de jugadores. Asimismo, Luis Enrique ha tenido un buen torneo, aunque a veces sus opciones a la hora de conformar la plantilla me dejan perplejo. Y tengo que dar un reconocimiento a Hjulmand, simplemente por lo que respecta a su gestión humana, considerando todo lo que ha pasado su selección de Dinamarca. Del otro lado de la moneda, creo que Frank de Boer no logró satisfacer las expectativas. Sabía que Low tendría problemas, aunque no me imaginaba que serían tan graves. Y en el caso de Deschamps, he sido crítico por largo tiempo; por lo que no puedo decir que me sorprendió lo ocurrido; sin embargo, su cambio a una línea defensiva de tres fue una decisión tan extrema (y tan extremadamente mala), no puedo cerrar este capítulo sin mencionarla.

Ogden: Vladimir Petkovic ha estado a cargo de la selección de Suiza desde 2014, aunque en raras ocasiones genera titulares o recibe elogios. Quizás Deschamps y Francia le subestimaron previo a su encuentro en Bucarest, porque Petkovic inspiró a los suizos para obtener una victoria que se hizo famosa, con un plan técnico y su inteligente utilización de suplentes. Suiza está bien organizada; aunque también cuentan con estilo y eso es producto de la astucia de Petkovic como DT. En lo que respecta a los entrenadores que han tenido resultados por debajo de lo esperado, Low parecía haberse quedado sin ideas durante la breve estadía del conjunto alemán en el torneo. El entrenador, que disputaba su último torneo antes de dejar el puesto, ha supervisado un periodo lleno de éxitos durante sus 15 años a cargo del combinado nacional, aunque debió haber partido tras la eliminación de Die Mannschaft en fase de grupos del último Mundial, celebrado en Rusia.

Olley: Olley: Southgate merece elogios por haber asumido este torneo con un plan claro. Su filosofía causó cierta consternación entre algunos seguidores ingleses, principalmente porque era totalmente distinto a lo esperado: una plantilla llena de potencial en el ataque que dio prioridad al fútbol seguro y estabilidad defensiva. No es vistoso (y persiste la sospecha de que la balanza podría inclinarse demasiado hacia el otro lado) aunque sí es altamente efectivo. Comparémoslo con la Alemania de Low, que contaba con jugadores talentosos a su disposición, aunque nunca logró darles forma de unidad efectiva durante el torneo. A pesar de ello, logró conseguir formas de marcar cuatro goles contra Portugal. De igual forma, la decisión de Deschamps de cambiar de sistema táctico y plantilla para el partido contra Suiza evidentemente contribuyó a la sorpresiva eliminación de Francia, considerando cuánto mejoraron al volver a su más frecuente formación 4-4-2 en el segundo tiempo; aunque a pesar de ello, no lograron asegurar el resultado.

Laurens: Comencemos con las decepciones. El fracaso de Francia se debe a Deschamps. Eligió la táctica incorrecta y los jugadores equivocados para enfrentarse a Suiza. Las decisiones de Fernando Santos con la selección de Portugal para su partido contra Bélgica fueron igualmente malas, mientras que De Boer falló tan pronto como se elevó el nivel de los rivales de Holanda, y eso que era el combinado de la República Checa. Sin embargo, muy bien por Luis Enrique, por siempre creer y no cambiar el estilo de su España; por Mancini y Hjulmand, por darle a Italia y Dinamarca una verdadera identidad, y a Roberto Martínez y Southgate por haber lidiado tan bien con presiones extremas.

play
1:58

¿Francia debe ir a Catar 2022 con Zidane al frente?

Análisis contrarreloj de la eliminación del conjunto galo en la Euro 2020 y si se debe hacer un relevo en la dirección técnica de Les Blues.

Vimos 9 autogoles. ¿Qué teoría tienen al respecto?

Ogden: Cuando consideramos los autogoles de forma individual, el hecho de que se haya anotado tan poco no puede ser más que una extraña coincidencia. No existe comparación directa, por ejemplo, entre el gol en puerta propia de Martin Dubravka que perjudicó a Eslovaquia en su partido contra España y el fracaso del guardameta español Unai Simon de atajar el pase de Pedri contra Croacia. La falta de familiaridad con el balón del torneo pudo haber sido un factor menor; pero un balón es un balón. Es redondo y se mueve, así que echarle la culpa a la pelota sería buscar excusas.

Marcotti: Creo que simplemente se trata del tamaño de la muestra, junto con los caprichos del azar. Dos de los goles en puerta propia responsabilidad de los arqueros fueron errores extraños. No creo que haya muchas lecturas que hacer, distintas a que las ligas domésticas se muestran un poco más contentas a la hora de otorgar la autoría de goles, incluso producto de grandes desviaciones del balón, posiblemente porque le conviene tanto al atacante como al defensor. La UEFA parece ser un poco más racional en ese sentido.

Olley: Un cínico podría decir que la escasez de goles es consecuencia de una disminución en el nivel de calidad, producto del incremento de las selecciones participantes hasta alcanzar 24; considerando que el segundo mayor registro de autogoles (3) ocurrió en la Eurocopa 2016, cuando el formato cambió por primera vez. Sin embargo, las selecciones de elite han tenido fuerte incidencia en ello. Y los dos tantos ‘anotados’ por Portugal fueron producto de sobrecargas por las bandas y defensores que quedaron con pocas alternativas. Se puede decir lo mismo, en menor medida, del tanto convertido por el alemán Mats Hummels contra Francia. Lo que puede ocurrir en cualquier parte: es poco probable que Dubravka cometa el mismo error en el que incurrió contra España por el remanente de su carrera. Lo mismo del error de Simón cuando España se enfrentó a Croacia.

Laurens: ¿Existe una explicación racional? Realmente no: más casos de mala suerte y malas jugadas. Vimos momentos de pura locura; por ejemplo, cuando Dubravka golpeó el balón hasta caer en su propio arco, o cuando Simón pensó en pasar incluso antes de controlar la pelota. También vimos momentos de pura mediocridad. Por ejemplo, cuando Hummels y Juraj Kucka no pudieron acertar con sus pies. Merih Demiral, Ruben Dias y Raphael Guerreiro son todos jugadores de verdadera calidad; sin embargo, fueron víctimas de excelentes centros. Wojciech Szczesny y Lucas Hradecky no tuvieron suerte cuando la pelota golpeó contra el palo.

Dawson: Es una anomalía. No puedes tomar en cuenta errores como los cometidos por Dubravka o Simón. Juega el mismo torneo nueve veces más y no podrás igualar esa cantidad de autogoles. Simplemente, es una de esas cosas que pueden ocurrir en el fútbol.

Hamilton: Indudablemente, una gran cantidad de jugadores sufren fatiga mental luego de esta campaña interminable; y quizás eso haya repercutido en ciertas decisiones tomadas en momentos clave. Un par de goles en puerta propia (Demiral y Hummels en sus respectivos debuts) pueden responsabilizarse a malas posiciones. Algunos fueron puro y simple producto de la mala suerte: Szczesny no podía hacer nada a la hora de su autogol contra Eslovaquia, cuando la pelota rebotó de su poste para impactar contra él y entrar al arco. También tenemos el caso del absurdo debut de Croacia contra España, cuando el pase de Pedri se le escurrió a Simón. No parece haber ningún factor unificador entre los nueve goles, distinto a los elementos básicos de las desgracias futbolísticas: mala suerte y presión.