<
>

El fútbol femenino de Guatemala sigue expandiéndose, pero las jugadoras no cobran un salario

play
Vicepresidente de Liga Femenina de Guatemala explica la situación contractual de las jugadoras (0:56)

Para el Torneo Clausura 2021, la liga contará con 24 equipos, pero ninguna de las futbolistas tiene un contrato. (0:56)

Para el torneo Clausura 2021, la Liga Nacional de Fútbol Femenino de Guatemala contará con 24 equipos, pero las jugadoras guatemaltecas no cobran un salario

GUATEMALA -- Con el pasar de las temporadas, el fútbol femenino en Guatemala sigue creciendo tanto en calidad como en cantidad de equipos, pero no lo hace en la parte económica. Aún falta dar el último paso para convertirse en una liga totalmente profesional: que las jugadoras obtengan un salario por el trabajo que realizan dentro del campo.

Para el Torneo Clausura 2021, se tendrá la participación de 24 equipos, 12 más que en 2020 y para el 2022 se espera que sean un total de 36 clubes participantes. Esto indica que el fútbol femenino en Guatemala sigue creciendo a grandes pasos, pero no se les ofrece a las jugadoras una parte económica donde muchas de ellas deben tener doble trabajo para seguir jugando. ESPN Digital habló con cuatro representantes de diferentes clubes de la Liga Nacional de Fútbol Femenino sobre la situación de las jugadoras.

Contratos

“Dentro de la liga nosotros tenemos los contratos que firman las jugadoras con los equipos y de manera contractual puedo decir que ninguna jugadora tiene un salario. No está estipulado en los contratos que están archivados en la liga”, comentó Jonathan Interiano, vicepresidente de la Liga Nacional de Fútbol Femenino de Guatemala y presidente del club CSD Concepción. Aunque hay jugadoras que reciben un pago que no está registrado.

“Obviamente de palabra hay directivos que puedan apoyar de una manera, quizá no profesional, pero por lo menos una mensualidad a las jugadoras. Eso ya es un acuerdo interno. El miedo más grande es hacerlo contractual y no cumplirlo porque ahí ya exige un litigio por el incumplimiento”, agregó Interiano.

Juan José Pozuelos, presidente del Deportivo Xela que es el actual campeón de la Liga Femenina, se refirió sobre el tema de salarios. “Aquí en Guatemala prácticamente es una liga amateur. Aunque esté federada y tenga equipos grandes y todo, pero no es profesional. Considero alguien profesional cuando vive de eso, cuando se tiene un salario de un trabajo por el cual está contratado. Actualmente, el fútbol femenino no puede ofrecer mucho a las jugadoras. Hay un par de equipos que sí les están ofreciendo algo atractivo a las jugadoras y eso es bueno”.

“Eso se va evaluando de cómo se comercialice CSD Municipal Femenino, esa es nuestra intención. Incluso, tenemos gente especializada en el mercadeo especialmente para este equipo y en la medida que se va logrando esa alianza de patrocinios, se irá ayudando a las chicas con un aporte económico. En la medida de que se vaya recaudado la inversión, se va a reinvertir en el equipo”, comentó Selvyn Ponciano, gerente administrativo de CSD Municipal.

Patrocinios

Como en cualquier club de fútbol en el mundo, los patrocinios juegan un papel importante para el crecimiento del equipo tanto en la economía como en la calidad del plantel. “Todo inicio es difícil y obviamente aquí la inversión está únicamente volcada al fútbol masculino. Pero de a poco también el club puede ir contribuyendo a ese desarrollo de no solo el equipo sino de la misma Liga Femenina”, agregó Ponciano.

“Actualmente tenemos un grupo grande de patrocinadores, pero el aporte no es grande. Esperamos que algún momento podamos conseguir un patrocinio que por lo menos nos dé el 20% que se invierte en el fútbol masculino. Con eso tendríamos un espectáculo grandísimo porque las jugadoras ya se podrían dedicar a esto 100% de su tiempo. Muchas de ellas tienen dos trabajos”, comentó Pozuelos.

“Esos equipos que tienen plantillas de 750 mil y 800 mil quetzales. Con el 20% de ese presupuesto podemos armar un equipo con jugadoras que se dediquen totalmente a esto y con un salario para ofrecerle”. Pozuelos se refirió a Ana Lucía Martínez y María Amanda Monterroso como ejemplos de jugadoras que se dedican a jugar al 100% en el extranjero.

No salarios, pero sí viáticos

Los equipos no pueden pagar salarios por la falta de apoyo al fútbol femenino y porque no hay presupuesto designado a ese rubro. Lo que hacen los clubes es darle una cierta cantidad de dinero a las jugadoras para apoyarlas en los entrenamientos y partidos.

“Es un tema complicado porque tenemos bastantes jugadoras de escasos recursos que vienen de lugares rurales de Suchitepéquez. En esta temporada se implementó que se le estará apoyando, tal vez, al 90% de las jugadoras con sus viáticos. No podemos hablar de un salario mensual porque no nos alcanza. Está entre nuestros objetivos y metas cumplirlas. Se les apoya con sus viáticos y solo se entrena tres días a la semana con el objetivo de ahorrar en lo económico tanto de la jugadora como del equipo”, comentó Yoselin Chiquirin, vicepresidenta de CSD Suchitepéquez Femenino.

“Es importante que las jugadoras se sientan apoyadas, pero lamentablemente no lo hemos podido hacer como quisiéramos porque el sueño de nuestra planificación es tener un salario mínimo para que se pueda denotar como una profesión. Apoyamos a nuestras jugadoras con los viáticos de traslado de los entrenamientos y de los partidos. Esto va de la mano de una gestión sólida donde vamos a ofrecer no solo resultados deportivos sino también de ellas como desarrollo humano que es lo más importante”, concluyó Jonathan Interiano como presidente del CSD Concepción.

La Liga Femenina va en ascenso futbolísticamente, la calidad se verá cada semana a partir del sábado 13 de marzo cuando oficialmente se juegue la primera jornada del campeonato Clausura 2021.