<
>

El estilo ganador de Jurgen Klopp lideró la transformación del Liverpool

play
¿Klopp cree que al Liverpool se le puede escapar el título de la Premier? (0:40)

El entrenador se refirió a la posibilidad de que el Manchester City pueda alcanzarlos en la cima de la tabla, algo que parece imposible. (0:40)

LONDRES -- El título de la Premier League logrado este jueves por el Liverpool se asociará para siempre con el carisma, el impulso y la pasión de su director técnico, Jurgen Klopp, pero esas cualidades individuales contradicen un estilo de dirigir que evita el control autocrático.

Klopp se hizo cargo de un club que no ganaba un título de liga desde 1990 y el impacto instantáneo del alemán fue inyectar confianza, seguridad y entusiasmo, elementos muy necesarios en el club.

"Debido a que se sentía un poco como una depresión aquí, creo que tenía sentido ser extremadamente animado", dijo en su momento y eso fue ciertamente evidente desde sus primeros meses a cargo.

Sin embargo, mientras que las risas y el pensamiento positivo de Klopp conquistaron a los fanáticos, detrás de escena estaba implementando un enfoque que iba mucho más allá del 'futbol de heavy metal', una frase que acuñó en su club anterior, Borussia Dortmund.

“No actúes como si lo supieras todo y prepárate para admitirlo. No es una filosofía real, es solo mi estilo de vida”, dijo Klopp en una entrevista reciente en el club.

"Ten personas fuertes a tu alrededor con mejores conocimientos de los que tú tienes en diferentes áreas".

Éste fue exactamente el enfoque que Klopp tomó desde el principio.

Dejó en claro que no iba a microgestionar todos los aspectos del club. Cuando un empleado le preguntó a qué hora quería que el autobús saliera con el equipo antes de un juego, su respuesta fue: "¿Por qué me preguntas?"

Es posible que los técnicos anteriores siempre hayan decidido tales asuntos, pero Klopp estaba diciendo dos cosas con esa respuesta: en primer lugar, tenía cosas más importantes de las que preocuparse, pero, lo que es más importante, otras personas sabían mejor la respuesta a esa pregunta.

La gerencia de la Premier League se ha alejado de la idea de la vieja escuela del 'jefe' que manejaba transferencias y contratos, horarios de autobuses, rutinas de entrenamiento, así como tácticas y selección.

'LLÁMAME'

Delegar es una opción que Klopp toma más en serio que la mayoría.

Fue un enfoque que utilizó en Dortmund, donde una vez explicó por qué no, a diferencia de algunos entrenadores, viajaba para buscar talento.

"No voy a viajar por toda Alemania y descubrir gemas, eso no tiene sentido. Realmente necesitas decirle a tus scouts, 'esto es lo que estamos buscando, y si encuentras a alguien, 'llámame'".

Liverpool, como todos los mejores clubes, tiene un departamento de reclutamiento integrado por especialistas en identificación de talentos, que utilizan datos, así como los ojos y oídos de su personal.

Cuando se trata de transferencias, Klopp trabaja en estrecha colaboración con el director deportivo Michael Edwards, una asociación que ha ayudado a construir piezas clave en el lado ganador del título.

También ha habido un reclutamiento enfocado en la experiencia en los departamentos de análisis y ciencias del deporte, donde nuevamente, Klopp opera en gran medida sobre la base de la "necesidad de saber".

Cuando Klopp obtiene información clave, tiene el don de presentarla a los jugadores de manera concisa y efectiva.

"Su conocimiento de cuándo dar información y cuándo no, qué dar y qué no hacer se encuentra en un nivel diferente", dijo el analista de Liverpool, Mark Leyland.

Klopp, de 52 años, se apresura a abrazar a un jugador y es aclamado por escuchar e instruir, pero ese enfoque relajado o afectuoso puede enmascarar su lado más duro.

Entonces, ¿es un 'manejador de jugadores' o un líder exigente?

Klopp no ​​tiene dudas: "Es a la vez: amigo y sargento de instrucción".

Es una combinación ganadora.