<
>

Barcelona necesita cortar su pésima racha en el Camp Nou para volver a una semifinal europea

play
Barcelona rescata el empate ante un complicado Eintrach Frankfurt (1:20)

En un duelo en el que el cuadro alemán elevó la exigencia física y táctica, Xavi Hernández hizo reaccionar al club azulgrana con los ingresos de Frankie de Jong y Ousmane Dembélé para resolver la eliminatoria en Barcelona e ir a la Semifinal de la Europa (1:20)

BARCELONA -- El Barcelona solo ha ganado uno de sus últimos siete partidos de competición europea en el Camp Nou. Después de solventar a domicilio su clasificación en las dos últimas rondas de la Europa League, habiendo empatado ambas como local, el equipo azulgrana deberá tomar su pase a las semifinales venciendo al Eintracht Frankfurt en casa, donde solo lo consiguió ante el Dynamo Kiev este curso en la peor racha que se recuerda, con tres empates y otras tantas derrotas.

Ausente de una semifinal europea desde el barrido que sufrió en 2019 a manos del Liverpool en Anfield en la Champions, el Barça buscará este jueves su primera presencia en la penúltima ronda de la Europa League, competición que sustituyó a la Copa de la UEFA y que disputó por última vez en la temporada 2003-04 en la que fue eliminado por el Celtic en los octavos de final.

Su última presencia en unas semifinales del segundo torneo continental fue en el curso 1995-96, cayendo a manos del Bayern Munich que a la postre se proclamó campeón de la competición.

Será el partido 285 del Barça como local en el Camp Nou en competición europea, desde su estreno en la Copa de Ferias, en noviembre de 1957 y venciendo (1-0) al Birmingham City. De los 284 disputados hasta la fecha venció en 204 ocasiones, empatando 50 y perdiendo los restantes 30, sumando 706 goles a favor y 224 en contra.

Centrado en rivales alemanes desde que comenzó el siglo XXI, el Barcelona ha jugado 16 partidos en su estadio, con 14 victorias y dos derrotas (ambas frente al Bayern). En partido de eliminación directa jugó cinco, con cuatro victorias y una derrota (1-0 al Schalke 04 en cuartos de 2008, 4-0 al Bayern en cuartos de 2009, 4-0 al Stuttgart en octavos de 2010, 0-3 ante Bayern en semifinales de 2013 y 3-0 al propio Bayern en semifinales de 2015).

Principal candidato al título e indiscutible favorito ante el Eintracht Frankfurt, el equipo azulgrana se enfrenta, sin embargo, a una estadística que le pone en guardia de manera evidente: apenas ha ganado un partido europeo en el Camp Nou de los últimos siete disputados y los dos únicos jugados en Europa League (Napoli y Galatasaray) los empató, ambos con Xavi Hernández en el banquillo.

Tras enlazar dos triunfos en las dos primeras jornadas como local en la fase de grupos de la temporada 2020-21 (5-1 al Ferencvaros y 2-1 al Dynamo Kiev), el Barça dirigido por Ronald Koeman, ya clasificado para los octavos de final, fue aplastado en la última fecha de la liguilla por la Juventus (0-3). Después, en octavos de final, el Paris Saint-Germain selló su clasificación en el partido de ida (https://espndeportes.espn.com/futbol/reporte?juegoId=590726) arrasando en el Camp Nou por 1-4.

DE LA RACHA... AL DESPLOME
Desde que el 11 de mayo de 2013 fue derrotado (y eliminado) por el Bayern Munich en la vuelta de las semifinales (0-3) y hasta que le goleó la Juventus (0-3) en el cierre de la fase de grupos el 8 de diciembre de 2020, el Barcelona había permanecido hasta 38 partidos sin derrota en el estadio, sumando 34 victorias y 4 empates en partidos europeos disputados en el Camp Nou.

Solo le arrancaron igualadas el Atlético de Madrid (1-1) en los cuartos de final del curso 2013-14 (que acabaría provocando la eliminación azulgrana), la Juventus (0-0) en la misma ronda de la temporada 2016-17 (también KO del Barça) y Tottenham Hotspur (1-1) y Slavia Prague (0-0) en la fase de grupos de los cursos 2018-19 y 2019-20. En la última jornada de la liguilla de la temporada pasada se acabó la racha y se abrió la puerta al infierno.

El Barça, que había ganado 0-2 en Turín, tenía cerrado su pase a octavos y, prácticamente, como primero de grupo, pero fue golpeado de mala manera por la Juve en el estadio, y de jugar los octavos con el factor campo a favor ante rivales como Lazio, Borussia Mönchengladbach, Atalanta, Leipzig o Porto pasó a enfrentarse al PSG, jugando la ida en el Camp Nou y quedando, prácticamente, eliminado al perder por 1-4, con hat-trick de un descomunal Kylian Mbappé.

Ahí se despidió de la Champions el pasado curso, para observar que su rendimiento como local en Europa en esta temporada no mejoraba. Se estrenó en la fase de grupos de la Champions con un terrible 0-3 ante el Bayern, ganó por la mínima (1-0) al Dynamo Kiev y prácticamente se despidió de su pase a octavos empatando (0-0) con el Benfica, en el que fue primer encuentro continental de Xavi al frente del equipo.

Descabalgado de la Champions al ser aplastado en Munich (3-0) en el cierre de la liguilla, el Barça pasó a jugar la Europa League, enlazando dos empates locales ante Napoli y Galatasaray en sus dos primeras eliminatorias, que solventó ganando los partidos de vuelta en Italia y Turquía.

Así, el equipo azulgrana acumula una racha nada tranquilizadora de una victoria, tres empates y tres derrotas en sus últimos siete partidos europeos disputados en el Camp Nou. Una marca que está obligado a mejorar este jueves ante el Eintracht si quiere disputar la que será su primera semifinal desde 2019 y la primera en la Europa League.