<
>

Prensa califica de histórica la victoria del Eintracht sobre Barcelona

Barcelona se quedó en el camino en la lucha por el título de la Europa League y la prensa alemana calificó de histórico el triunfo del Eintracht Frankfurt

La prensa alemana calificó de "histórico" el triunfo del Eintracht Frankfurt sobre el Barcelona en el Camp Nou, que le da al equipo alemán la clasificación a las semifinales de la Liga Europa.

"Fue un partido para parar la respiración y una gran lucha del Eintracht para derrotar por 2-3 al Barcelona en el Camp Nou. Una noche que entrará en los libros de historia", dice en su comentario del partido la revista "Kicker".

"Si se hace excepción de la turbulenta fase final, el Eintracht mostró un partido perfecto. Muy bien organizado, compacto, agresivo, descarado, frío ante la portería. En resumen, fue una pieza maestra del equipo y del cuerpo técnico", agrega esa misma publicación.

La revista "Sport Bild", por su parte, se desborda en adjetivos y juegos de palabras para calificar el triunfo del Eintracht, o del GeilTracht, como lo llama, recurriendo el adjetivo "geil" que tiene varias significaciones pero apunta a algo altamente emocional.

"Fráncfort furioso, Frankfurt fantástico, Frankfurt fabuloso", sigue el Sport Bild jugando con la letra F de Frankfurt.

"El Eintracht derrotó de forma sensacional por 2-3 al gran, gran FC Barcelona y está en semifinales de la Liga Europa. Se trata de una de las grandes sorpresas de la historia de las competiciones europeas", añade.

El diario "Frankfurter Allgemeine" le dedica un aparte al meta Kevin Trapp, que jugaba en el PSG la noche en que el equipo parisino perdió 6-1 en el Camp Nou, y al hecho de que 30.000 seguidores del Eintracht hayan asistido al estadio.

"Kevin Trapp resumió el ambiente de forma lacónica: sentía que estaba en Fráncfort. Pero él estaba en Barcelona donde una vez, jugando para el PSG, sufrió la derrota más amarga de su carrera", dice ese diario.

El "Frankfurter Rundschau", por su parte, destaca que la presencia de seguidores del Eintracht había hecho que ya antes del comienzo del partido el Jueves Santo se convirtiera en un día de fiesta para el equipo.